Jesús resucitado significa, para las y los que profesamos la fe cristiana, la victoria de la vida sobre la muerte, del bien sobre el mal. Por eso en cada pascua es bueno reflexionar sobre cómo lograr una resurrección permanente de esos valores que nos permitan vivir en una sociedad auténticamente humana.

 

Nunca Brasil estuvo tan pendiente del destino de una persona, como Brasil ahora está pendiente del destino de Lula. Para que se tenga una idea de cómo el tema Lula invade todos los espacios de los medios, el día en que el Supremo Tribunal Federal votó a favor de Lula, el Jornal Nacional, el principal noticiero de TV Globo –que estaba preparado para una resolución en contra de Lula– dedicó sus primeros 34 minutos para la cobertura de la decisión del STF.

Han transcurrido 59 años desde el triunfo de la Revolución Cubana, que dio inicio a la tercera ola emancipadora1 en América Latina, y 20 años desde el triunfo político-electoral del comandante Hugo Chávez en Venezuela, quien, sobre la impronta del primero, dio inicio a la constitución de gobiernos revolucionarios y progresistas en toda la región, colocando en evidencia la crisis del neoliberalismo. El rasgo característico de todos estos años —en que se han sucedido períodos y coyunturas de avance popular pero también de regresiones reaccionarias propias de la dinámica revolución/contrarrevolución—, es el de una América Latina convertida en escenario de una ardua e intensa disputa antagónica entre dominación y emancipación.

En medio de la mayor ofensiva de los jueces y de los medios que lo atacan, Lula inicia su cuarta caravana por las distintas regiones de Brasil. Esta vez visitó por las tres provincias del sur del país: Rio Grande do Sul, Santa Catarina y Parana, provincias hoy básicamente conservadoras.

“A Los Pinos, o a La Chingada”. Con esa frase ilustra Andrés Manuel López Obrador su futuro cercano. O triunfa en las elecciones del 1 de julio y se gana el derecho a utilizar la residencia presidencial de Los Pinos, en la Ciudad de México o, en caso de perderlas, se va a “La Chingada”, su finca en Palenque, Chiapas.

Frases

“La integración caribeña latinoamericana es la única manera de salvar a nuestros pueblos de la hegemonía imperialista”

Hugo Rafael Chávez Frías

Correos del Sur Nº65