Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

En varios trabajos recientes diversos analistas y observadores de la vida política latinoamericana han reprochado a los intelectuales y militantes de izquierda su silencio ante lo que está ocurriendo en Venezuela. Ese silencio, dicen, sólo refuerza los peores rasgos del gobierno de Nicolás Maduro. Este reclamo lo hizo hace unas pocas semanas un destacado intelectual venezolano, Edgardo Lander, y más recientemente, en una producción especial de Página/12, lo reiteraron dos colegas de Argentina: Roberto Gargarella y Maristella Svampa.[1]

Con la malignidad de quienes se sienten amparados por tantos años de impunidad como son los que alberga la propia historia argentina, el gobierno de Mauricio Macri intentó nuevamente colar por vía judicial la idea de tirar por el suelo uno de los logros más saludables obtenidos por la sociedad argentina en su conjunto: el castigo a los que tanto mataron, torturaron, hicieron desaparecer y desterraron a decenas de miles de argentinos y argentinas. 

Era casi fines de año del 2016 y me comunique con el compatriota Jaime Idme para ver si podía aprovechar mi viaje a Lima para verme con Antauro (preso desde el 2005 en varios penales de máxima seguridad hasta la actual base de Chorrillos y con una controvertida sentencia judicial de 25 años de cárcel por sedición y la muerte de cuatro policías pero donde “el centinela” en una carta abierta asumió haberse infiltrado y asesinar a algunos de los muertos en combate que le achacan al hermano menor de los Humala), y preguntarle algunas cosas que siempre rodeaban mi mente con respecto a su trayectoria política y especialmente sobre la organización de la mística insurrección del Andahuaylazo. Y Jaime (que se había “comido” 7 años de “cana” por el Andahuaylazo), con su mirada coqueta pero firme me sacó la cita al instante.

Los autobuses que transportan a casi 200 delegados y delegadas del “V Seminario por la Paz y por la abolición de las bases extranjeras” serpentean la ruta que conduce desde Guantánamo hasta Caimanera,  pequeña población que tiene una involuntaria particularidad: estar desde hace más cien años a pocos metros del imperialismo más letal del planeta y a la vez ser el destacamento de autodefensa del pueblo cubano ante el usurpador estadounidense que ocupa la Base militar y cárcel de exterminio de Guantánamo.Cuando ya faltaba poco para llegar al punto indicado, la gratitud y afabilidad de los habitantes de ese entorno se demostraba como sólo saben hacerlo los hijos e hijas del pueblo de Cuba. Desde los tradicionales pioneros y pioneras (alumnos de colegios primarios) hasta grupos de pobladores portando las banderas de la estrella solitaria, aplauden y festejan a ambos lados de la carretera. Saludan con su mano levantada y muestran fervor ante la solidaridad internacionalista que vienen a traerle tantos visitantes amantes de la paz entre los pueblos.

Con esta decisión del presidente Maduro de ir a Constituyente es reordenar las fuerzas programáticas del texto constitucional en un cuerpo blindado, ético y salvaguardar lo que se puede salvaguardar y darle un vuelco a lo que haya que voltear.

Frases


“Tenemos que ayudar todos los días al nacimiento de la conciencia cuando no la haya, y al fortalecimiento de la conciencia cuando ya exista”

Hugo Chávez

Correos del Sur