Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

La dialéctica de la revolución y el enfrentamiento de clases que la impulsa aproxima la crisis venezolana a su inexorable desenlace. Las alternativas son dos y sólo dos: consolidación y avance de la revolución o derrota de la revolución.  La brutal ofensiva de la oposición -criminal por sus métodos y sus propósitos antidemocráticos- encuentra en los gobiernos conservadores de la región y en desprestigiados ex gobernantes figurones que inflan su pecho en defensa de la “oposición democrática” en Venezuela y exigen al gobierno de Maduro la inmediata liberación de los “presos políticos”. La canalla mediática y "la embajada" hacen lo suyo y multiplican por mil estas mentiras. Los criminales que incendian un hospital de niños forman parte de esa supuesta legión de demócratas que luchan para deponer la “tiranía” de Maduro. También lo son los terroristas -¿se los puede llamar de otro modo?- que incendian, destruyen, saquean, agreden y matan con total impunidad (protegidos por las policías de las 19 alcaldías opositoras, de las 335 que hay en el país). Si la policía bolivariana -que no lleva armas de fuego desde los tiempos de Chávez- los captura se produce una pasmosa mutación: la derecha y sus medios convierten a esos delincuentes comunes en “presos políticos” y “combatientes por la libertad”,  como los que en El Salvador asesinaron a Monseñor  Oscar Arnulfo Romero y a los jesuitas de la UCA; o como los “contras” que asolaron la Nicaragua sandinista financiados por la operación “Irán-Contras” planeada y ejecutada desde  la Casa Blanca.

Los meses de lucha precedentes, a lo largo y ancho de nuestra América Latina, dieron a muchas personas razones suficientes para creer que nos encontrábamos al borde del abismo, y frente a una inexorable victoria neoliberal sobre una efímera época progresista. Por un lado, hemos encontrado a los apologistas de la desigualdad y la injusticia reclamando cabezas y repitiendo a gritos que los pueblos hemos fracasado. Pero también, encontramos voces desde la izquierda que se han precipitado a hablar de un fracaso provocado por la blasfemia de un socialismo que nunca fue, y una profanación de los “rígidos” caminos de la historia.

Colombia y Venezuela atraviesan un momento complejo de su historia como naciones. Ambas viven una encendida disputa entre fuerzas e intereses políticos contrarios. La intensa batalla política, ideológica, mediática y violenta que se vive a lado y lado, mantiene en permanente movimiento sus cimientos. Este escenario de disputa por el poder no es ajeno al interés de Estados Unidos por mantener su papel hegemónico en la región.

Conferencia pronunciada por Frei Betto en el teatro Guaso de Guantánamo el 26 de abril de 2017, invitado por el Centro Memorial Martin Luther King Jr., en el marco de las actividades por sus 30 años.

En la coyuntura actual de enfrentamiento y terrorismo alentada por grupos ultraderechistas en Venezuela, los revolucionarios tendrán que asumir como línea fundamental de combate la organización y la movilización revolucionaria del pueblo como pasos trascendentales que aceleren la praxis de la democracia directa por parte de los sectores populares. Se impone así, como agenda primordial de los distintos factores revolucionarios, la consolidación del poder constituyente del pueblo, a fin de que sea éste quien determine realmente la transformación estructural del vigente Estado burgués liberal, las nuevas relaciones de producción bajo una óptica postcapitalista y la evolución democrática del país, y no una minoría que nada más vele por sus propios intereses.

Frases


“Tenemos que ayudar todos los días al nacimiento de la conciencia cuando no la haya, y al fortalecimiento de la conciencia cuando ya exista”

Hugo Chávez

Correos del Sur