Al norte del continente, el líder indígena Leonard Peltier, preso político en cárceles de los Estados Unidos, exigió su libertad en una carta pública señalando que día con día los pueblos indígenas vivían “con recordatorios” del exterminio, en los continuos intentos de apropiarse de su cultura y de su tierra, a la que además envenenaban.