Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

La historia de las diferencias entre las múltiples posiciones de izquierda en América Latina es mucho más larga y dolorosa que una simple carta firmada por un grupo de intelectuales más o menos famosos, más o menos activos, más o menos participativos, es la historia de confrontaciones terribles de las cuáles siempre sale avante el enemigo común, que se solaza con tales diatribas para terminar utilizándolas a su favor.

Ya antes del inicio de su Asamblea General LXVII, fijado para el 19 de junio en Cancún, la OEA recibió en México un nocaut al mentón con uncontundente discurso de David Fernández, rector de la Universidad Iberoamericana. En una jornada de pretensiones claramente antivenezolanas convocada en ese centro de estudios el viernes 9, el sacerdote jesuita dijo verdades que no muchos en la academia se atreven a decir.Con ellas aguó la fiesta a un supuesto debate académico sobre la putrefacta y desprestigiada institución que encabeza Luis Almagro pero que en realidad estaría dedicado a distorsionar y mentir sobre la realidad venezolana.

Turbulencias habrá y habrán, quienes en un pasado fuimos inocentes, soñadoras y soñadores por ley de la vida, van y vamos tomando el pulso de la historia de Venezuela, la curva de aprendizaje es cada día más ascendente y aprendemos de lo que se autocriticó el Comandante Fidel, “de creer que alguien sabía cómo construir el Socialismo”, estamos aprendiendo como aprendió el pueblo cubano, vietnamita y demás pueblos revolucionarios del mundo, que se atrevieron hacer y no le tuvieron miedo hacer revolución con sus propias y escasas herramientas, la pregunta y la respuesta básica es saber a quién se beneficia con el actuar revolucionario. 

En la cotidianidad de la gente se palpa fuertemente el impacto de las consecuencias de la Guerra Económica generada por los nefastos “agentes mercantiles” devenidos en actores políticos, los cuales con sus múltiples distorsiones y artimañas encarecen y especulan con los productos más esenciales de nuestra cesta básica. Están acostumbrados a manipular a su antojo y beneficio todo el aparato productivo y la cadena de distribución y comercialización de alimentos y medicamentos. Son los agentes del parasitismo productivo, que siempre han vivido a costillas de la renta petrolera, más que de la competitividad y la producción eficiente.

Durante los últimos dos meses Venezuela afrontó una terrible oleada de violencia. Ya se computan más de 60 muertos entre escuelas saqueadas, edificios públicos incendiados, transportes públicos destruidos y hospitales evacuados. Los grandes medios de comunicación sólo transmiten en cadena denuncias macabras del gobierno. Han instalando la imagen de un dictador en conflicto con los demócratas de la oposición.

Frases


"Nunca pensé que poner un plato de comida en la mesa de un pobre generaría tanto odio de una élite que se harta de tirar comida a la basura todos los dias"

Lula Da Silva

Correos del Sur Nº34