Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

El próximo domingo 4 de junio, México vivirá una jornada electoral que marcará el pulso político de cara a las presidenciales del 2018. Tres estados considerados bastiones históricos del oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI) elegirán a sus respectivos gobernadores para los próximos seis años: el neurálgico Estado de México (Edomex), Cohauila (ubicado al noreste, en la frontera con Estados Unidos) y Nayarit (en el oeste, costero al Pacífico).

Hay gente que realmente no le teme al ridículo, al contrario, se esfuerza singularmente en ocupar ese espacio de lo grotesco y estrafalario.  El sociólogo y analista político alemán Heinz Dieterich es uno de ellos.

En varios trabajos recientes diversos analistas y observadores de la vida política latinoamericana han reprochado a los intelectuales y militantes de izquierda su silencio ante lo que está ocurriendo en Venezuela. Ese silencio, dicen, sólo refuerza los peores rasgos del gobierno de Nicolás Maduro. Este reclamo lo hizo hace unas pocas semanas un destacado intelectual venezolano, Edgardo Lander, y más recientemente, en una producción especial de Página/12, lo reiteraron dos colegas de Argentina: Roberto Gargarella y Maristella Svampa.[1]

Con la malignidad de quienes se sienten amparados por tantos años de impunidad como son los que alberga la propia historia argentina, el gobierno de Mauricio Macri intentó nuevamente colar por vía judicial la idea de tirar por el suelo uno de los logros más saludables obtenidos por la sociedad argentina en su conjunto: el castigo a los que tanto mataron, torturaron, hicieron desaparecer y desterraron a decenas de miles de argentinos y argentinas. 

Era casi fines de año del 2016 y me comunique con el compatriota Jaime Idme para ver si podía aprovechar mi viaje a Lima para verme con Antauro (preso desde el 2005 en varios penales de máxima seguridad hasta la actual base de Chorrillos y con una controvertida sentencia judicial de 25 años de cárcel por sedición y la muerte de cuatro policías pero donde “el centinela” en una carta abierta asumió haberse infiltrado y asesinar a algunos de los muertos en combate que le achacan al hermano menor de los Humala), y preguntarle algunas cosas que siempre rodeaban mi mente con respecto a su trayectoria política y especialmente sobre la organización de la mística insurrección del Andahuaylazo. Y Jaime (que se había “comido” 7 años de “cana” por el Andahuaylazo), con su mirada coqueta pero firme me sacó la cita al instante.

Frases


"Los hombres van en dos bandos: los que aman y fundan y los que odian y deshacen."

José Martí