Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

A esta altura, es posible asegurar que una –la única –de las promesas de Michel Temer al asumir la presidencia hace poco más de un año se cumplió rigurosamente. En aquella ocasión, luego del golpe institucional que destituyó a Dilma Rousseff y sus 54 millones 500 mil votos, Temer dijo llegaba para “unir al país”, y lo hizo: hoy están todos en contra él y a favor de que sea catapultado del sillón presidencial que ocupa de manera ilegítima. 

No se puede dejar de comentar sobre la continuada violencia que se sigue presentando en las calles de los mismos sectores de algunas ciudades del país. Los que la alientan siguen esperando un “sacudón”, que no se produce, para tristeza de una minoría que no atina propuesta alguna al país, ni tiene la capacidad de conducir, ni satisfacer las expectativas de sus seguidores en la oposición.

El 24 de mayo sintetizó buena parte de la crisis política de Brasil. Represión en Brasilia, asesinatos de campesinos en Pará, privatización de la Amazonía y los militares a la calle.

Cada día son mayores las pruebas de que los representantes del régimen que sustituyó al gobierno legítimo de Dilma Rousseff son los verdaderos corruptos que durante años han saqueado las arcas de la nación sudamericana.

Se dice que los animales venenosos, cuando están por morir, tiran sus peores venenos. Ese parece ser el comportamiento de Michel Temer, a quien sus mismos aliados ya habían comunicado que su gobierno había terminado. Ayer llamó, precipitadamente, a las fuerzas armadas, para protegerse de la manifestación más grande de la historia de Brasilia, con 150 mil personas llegadas de todas las provincias de Brasil.

Frases


"Los hombres van en dos bandos: los que aman y fundan y los que odian y deshacen."

José Martí

Correos del Sur