Aliados y adversarios del presidente Michel Temer, ungido a raíz del golpe institucional que destituyó a la presidenta Dilma Rousseff el año pasado, convergen en al menos un punto: es admirable la capacidad de integrantes de su gobierno de cometer deslices olímpicos en una secuencia sin antecedentes.