Demasiado fuerte es el prestigio de la Democracia como para que la clase dominante siga negándola.

Esta importante cuestión la he tratado en otras oportunidades en esta misma página, pero creí conveniente replantearla a propósito de estas preguntas: ¿Cuántos venezolanos, potenciales votantes por Maduro, creen que existe una guerra económica, responsable de los altos precios y, en general, de la difícil situación económica del país’? ¿Cuántos creen que la mayor responsabilidad es del gobierno? No creo que alguien tenga respuestas certeras, o lo más aproximadas posible, pero si, muchas estimaciones.

La regresión conservadora que está viviendo el mundo en términos políticos, en particular en América Latina significa el mayor retroceso de la historia de nuestro continente. Hay quienes han dicho que el período que se está viviendo retrotrae a la región a lo peor de las dictaduras militares neoliberales de seguridad nacional de los años 70 y 80 del siglo pasado, sin embargo, desde mi opinión, la marcha atrás es mucho mayor aún, creo que volvimos a comienzos del siglo XX cuando durante las presidencias en Estados Unidos de Teodoro Roosevelt (1901-1909) y William Howard Taft (1909-1913) se implementaron las políticas del “gran garrote” y la “diplomacia del dólar”, caracterizadas por un proceso de creciente intervención militar y económica de la potencia norteamericana en América Latina y sobre todo en el Caribe.

Si todo lo que sucede no es cuestionado severamente, pensamos que todo es natural.

Como una gracia, casi una morisqueta, anuncia el periódico mayamero Nuevo Herald, la inminente constitución de un supuesto "gobierno paralelo" en Venezuela, con el deseo de que represente cabalmente los intereses e instrucciones del Tío Sam. Esto no es más que un espejismo, una ilusión que alimentan para seguir jugando con la esperanza de la derecha histérica continental.

Frases

“La integración caribeña latinoamericana es la única manera de salvar a nuestros pueblos de la hegemonía imperialista”

Hugo Rafael Chávez Frías

Correos del Sur Nº65