Es cada vez más peligroso el avance del Gobierno sobre la Justicia. Desde que se inventaron por decreto una Corte Suprema adicta, afinaron un sistema de sometimiento a la judicatura tal que ya a esta altura semeja rompimiento de la institucionalidad.