Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

Lo que se observa justamente en la dimensión y profundidad de los cambios a largo plazo que le proponen a la sociedad de sus países. En cuya medida se ve la inviabilidad de sus políticas a largo plazo a través de los votos, tal como ha sucedido en otros momentos de la historia latinoamericana.

Dentro de la Iglesia Católica hay una secta denominada Opus Dei, nombre que se traduce por “Obra de Dios”,  a la cual sus adictos la llaman simplemente “La Obra”. Pues bien, esta secta fue fundada en 1928 por el sacerdote español Josemaría Escrivá de Balaguer, con el celestial objetivo de producir santos en masa, los mismos que los reclutaba entre jóvenes de las clases ricas, aristocráticas, dominantes con el propósito  de encumbrarlos al poder político.

Hace pocos días Michel Temer, que ocupa la presidencia de Brasil desde el golpe institucional del año pasado, afirmó que la economía empezaba a mostrar resultados excelentes.

Una vez más el neoliberalismo quiso presentarse como panacea para resolver los problemas de países latinoamericanos. Y una vez más produce desastres y no soluciones.

A sus 35 años, alto y delgado, con su imponente estatura se pavonea sutilmente irradiando una confianza matizada con cierta humildad, que no sucumbe a su apuesta apariencia y carisma natural. Es el líder de un bloque de 55 diputados de la Asamblea Nacional venezolana. Dadas todas las apariencias, su personalidad y su importante posición deberían atraer a todos los medios corporativos estadounidenses sensacionalistas que escuchan atentamente cada palabra, ansiosos de captar imágenes de los diputados y sus seguidores para hacer de ello una “noticia”.