La imagen es clara: sentado bajo el sol junto al portón de ingreso de la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba, capital del estado de Paraná, un hombre canoso y de vasta barba blanca, vestido con una camisa roja y con una bufanda del mismo color sobre los hombros, espera. Parece cansado.