Con un clima gremial cada día más denso, un horizonte de la economía aún más preocupante que el presente y el registro callejero flotando entre decepción e incertidumbre absoluta, se debe prestar atención a la probabilidad de que haya tomado cuerpo, formalmente, la intención de meter presa a Cristina.