Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

Brasil vive horas decisivas. Michel Temer intenta arrastrar la agonía de su gobierno, consciente de que el grupo O Globo ya decidió –con la unilateralidad que lo caracteriza– que es hora de su salida. Ha definido resistir a pesar de estar bajo una tormenta perfecta: pésima situación económica, creciente valoración negativa a su gestión y perdida de apoyo mediático. La situación de crisis es evidente en otros aspectos: el hasta ahora aliado PSDB, tradicional partido de la derecha brasileña, ya reconoce ante medios que la experiencia Temer se aproxima a su final. Incluso Fernando Henrique Cardoso, ex presidente del país e histórico dirigente de los tucanos, dejó traslucir en sus redes sociales que una renuncia sería algo factible en el escenario planteado, demostrando su propio apetito de poder.

La semana termina con Brasil a las puertas del colapso absoluto. El jueves pasado la fiscalía general de la unión solicitó al Supremo Tribunal Federal, por conducto del procurador general, Rodrigo Janot, que se abran investigaciones contra el presidente Michel Temer. Edson Fachin, ministro de la Corte Suprema encargado de deliberar, lo autorizó.

En el gobierno argentino de Mauricio Macri, al menos tres de cada diez funcionarios que integran el gabinete nacional provienen del sector privado y en su mayoría alguna vez ocuparon un puesto de alta gerencia en ese sector, lo que se hace más incomprensible cuando se verifica que éstos ocupan el 60% de los cargos en la Secretaría de la Presidencia y del 50% en el ministerio de Energía, señala un informe del Observatorio de las Elites Argentinas de la Universidad Nacional de San Martín.

La tarea de Michel Temer está cumplida y, en consecuencia, también su mandato como Presidente está a punto de concluir. El verdadero propósito de quienes lo llevaron hasta el sitial de la presidencia fue, en primer lugar, garantizar el golpe parlamentario contra Dilma Rousseff. Luego, una vez en el cargo, Temer debía habilitar los caminos “institucionales” y legales para desandar lo hecho por el gobierno del PT y sus aliados. En otras palabras: echar por tierra las conquistas de derechos construidas durante los gobiernos de Lula y de Dilma. Varios pasos fueron dados en esa línea a pesar de las protestas y de la resistencia popular. Otros fueron frenados por esa misma movilización. Es más: en este preciso momento Temer estaba en camino a introducir profundas reformas en el régimen laboral e impositivo, con graves perjuicios para los derechos de los trabajadores.

Ni rescate de la confianza en el gobierno ni recuperación económica, ni el fin de la corrupción. Temer termina como había empezado: en la mediocridad y en la intrascendencia.

Frases


“Tenemos que ayudar todos los días al nacimiento de la conciencia cuando no la haya, y al fortalecimiento de la conciencia cuando ya exista”

Hugo Chávez

Correos del Sur