Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

Imposible resumir los más importantes hechos criminales y vandálicos ocurridos entre el 19 de abril y este viernes: han sido tres días de muerte y de destrozos a la propiedad pública y privada; entre los primeros el hospital Materno Infantil Hugo Chávez, el liceo Gustavo Herrera, las instalaciones del Metro, varios CDI, Mercales incendiados, Corpoelec; en Maracaibo las sedes del Min-Vivienda y del Instituto de Deportes; en Valencia robaron el cableado de la autopista del Este, y otros daños menores; autobuses quemados en Margarita, etc., y en el sector privado decenas de modestos comercios saqueados en El Valle y otras zonas.

Nuestro país, lamentablemente, vuelve a ser sacudido por la violencia. Lo advertí en el último artículo, nos debatimos entre el cielo y el infierno. A esta altura, nuevamente, nuestro pueblo y sociedad se han visto afectados por la violencia en las calles de algunas de nuestras ciudades: Caracas, Maracay, Valencia, San Cristóbal, estremecidos por las muy tristes imágenes de las víctimas y por el luto que embarga a esas familias, para ellos todo mi sentimiento de solidaridad y condolencias, es intolerable que esto siga ocurriendo.

Por lo menos ocho parques nacionales serán concesionados a la iniciativa privada en el transcurso de este año, según anunció este viernes el ministro brasileño de Medio Ambiente, Sarney Filho.

La hipótesis de que Argentina se encuentra actualmente sumergida en un proceso de tipo contrarrevolucionario puede parecer exagerada.

Cuando el 19 de abril del 2013 Nicolás Maduro juramentó como presidente, supimos que lo peor de esos días había pasado. El intento de Golpe de Estado iniciado el 14 a la noche no había triunfado. El saldo eran 11 asesinados, locales del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) y Centros de Diagnóstico Integral atacados, dirigentes agredidos, la violencia como un galope negro. Se trataba del primero de los cuatro intentos de Golpe de Estado que se iba a enfrentar en cuatro años. Actualmente estamos en el cuarto. En pleno desarrollo.