Hay explicaciones para todos los gustos, pero derivan en una misma conclusión.