Dignidad todavía queda, y, como desde hace más de 40 años, está en el ejemplo de las abuelas maravillosas que tiene esta república atormentada.