Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

En Venezuela no existe oposición, entiéndase el término como grupos de personas que se oponen con ideas, programa de gobierno racional, nacional y argumentado al grupo que ostenta el poder del Estado. El país se debate entre sectores entreguistas pro-imperialistas o revolucionarios-nacionalistas; entre irracionales o los racionales; entre terroristas-asesinos o los pacíficos; entre tira mierda o chavistas; entre barbarie o justicia revolucionaria.

Miroslava Breach y Javier Valdez Cárdenas no fueron asesinados por “el narco”. Los mató el modelo económico que mata. Un modelo que dice andar preocupado con los peligros del populismo, porque “el narco” le garantiza liquidez, y clima para sus inversiones y negocios. Todo lo demás sobra, ciudadanos en particular.

El anhelado día amaneció primaveral y, tempranito, salí a votar. En el ascensor del edificio, un cincuentón con su esposa, vestidos de punta en blanco, saludaron con rara euforia: ¡A no desperdiciar el voto!

Ante todo hay que decir que es falso, y cínico, el distanciamiento del 2x1 que planteó el jefe de gabinete, Señor Peña Braun. También los paños fríos que intentó el ministro de Dizque Justicia Señor Garavano. Y la afirmación de que “es un error confundir la decisión de la Corte como una decisión del gobierno” como dijo el Señor Avruj, secretario de derechos humanos (con minúsculas) al servicio de la ultraderecha israelí. 

Se pueden hacer mil discusiones técnicas sobre el fallo de la Corte Suprema, pero el contexto en el que se produce demuestra que los aspectos técnicos de la Justicia van por detrás de los políticos y más atrás de los sociales. Este fallo no se hubiera dado en el gobierno anterior. Y no por el signo ideológico que tuviera, sino por la relación de fuerzas que expresaba. El triunfo electoral de la derecha implicó un cambio en la relación de fuerzas en general, no solamente el reemplazo de un gobierno determinado por otro de distinto signo.

Frases


"Nunca pensé que poner un plato de comida en la mesa de un pobre generaría tanto odio de una élite que se harta de tirar comida a la basura todos los dias"

Lula Da Silva

Correos del Sur Nº34