Es un hecho público que el 20 de Diciembre de 1989 el gobierno de su país lanzó contra Panamá una invasión militar de graves consecuencias políticas, económicas y humanas. Sea cual sea la excusa utilizada entonces para tratar de justificar dicha acción, es evidente que constituyó un claro acto violatorio de la soberanía nacional panameña.

Usted debe saber, querido hermano, que en América Latina hay un creciente sentimiento de unidad y solidaridad en lo que la gente de la región considera su extendida Patria Grande indolatinoamericana-afrocaribeña.

La adopción de sanciones de carácter económico y/o financiero, a menudo designadas bajo el término «embargo», se ha convertido en práctica corriente ante la rebelión o la simple voluntad de independencia de los Estados que se niegan a aceptar la hegemonía de Estados Unidos, a la cabeza de un grupo de potencias occidentales empeñadas en imponer su propia visión del mundo al resto del planeta. Thomas Kaiser aborda en la publicación suiza Horizons et Débats el contenido del informe que el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas ha solicitado a su Comité Consultativo sobre el tema de las sanciones unilaterales.

Urgente, así lo quiere el gobierno de Peña Nieto. Ni verdad “histórica” ni “científica”. Las versiones oficiales no soportan ni lo uno ni lo otro. Se nota la prisa por abandonar el caso de los 43 desaparecidos, estudiantes de Ayotzinapa, al pasado. Que nadie lo recuerde. “Colorín colorado”.

El gobierno de Arabia Saudí está deportando sistemática y masivamente a los millares de somalíes que llegan hasta su país huyendo de la violencia. Antes de ser devueltos, los africanos son confinados en verdaderos campos de concentración, sin comida ni asistencia sanitaria y en unas condiciones deplorables. Las quejas son acalladas con brutales palizas.

Frases


“Al imperio no hay que subestimarlo, pero tampoco hay que temerle. Quien pretenda llevar adelante un proyecto de transformación, inevitablemente chocará con el imperio norteamericano”

Hugo Rafael Chávez Frías

Correos del Sur Nº48