Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

Brasil.- La foto es de 1974. Aparece un Lula con aires de jovencito, con una sonrisa luminosa. Un Lula que, a sus 29 años, era flaquito y lucía un bigotito de cantor de bolero. A su lado estaba Marisa Leticia, bella, en el esplendor de sus 24 años. Tenía el aire un tanto tímido de las muchachas pobres cuando viven un momento especial, y al mismo tiempo el aire porfiado de quien quiere porque quiere ser feliz. Así quedó el registro de su boda. Ella era viuda, él también. Ella tenía un hijo, que Lula adoptó con todas las de la ley. El tenía una hija, de un amor fugaz con una enfermera. Juntos, tuvieron otros tres.

Hoy levantamos una voz de protesta por el asecho perpetrado en contra de la plataforma comunicacional (impreso, radio y televisión) de Resumen Latinoamericano.

Recordemos que en 1823 el secretario de Estado John Quincy Adams escribía que "es casi imposible resistirse a la convicción de que la anexión de Cuba a nuestra República Federal será indispensables para la continuidad y la integridad de la Unión misma".

Reconocer la enorme obra moral, intelectual y política de Fidel es al propio tiempo asumir un proyecto encaminado a rebasar los siguientes horizontes. No es aceptar una muerte sino asumir la vigencia y desarrollar las conquistas que ese proyecto ya ha logrado, sus experiencias, sus enseñanzasy la proyección de sus ideas para vencer los próximos retos. Como dijo Juan Miguel González –el papá de Elián– lo que hoy el pueblo cubano emprende es la renovación de un compromiso. Eso también vale para los demás latinoamericanos y caribeños. 

El viernes 2 las cenizas de Fidel llegaron a la hermosa ciudad de Bayamo, capital de la provincia de Granma, exactamente a los 60 años del desembarco de Fidel en el yate Granma. Fue el comienzo ya indetenible de la Revolución Cubana. Imposible un símbolo mayor. Un mensaje con señales de tres siglos: el XIX, el XX y el XXI.

Frases


"Los hombres van en dos bandos: los que aman y fundan y los que odian y deshacen."

José Martí