"'Gente baja' hoy día sería la población denominada o caracterizada como sectores populares o, en las expresiones más clasistas, discriminatorias y hasta racistas, 'los negros'. Los 'negros' de hoy son la 'gente baja' del Varela de ayer. La 'alta sociedad' construye, confronta, desvaloriza y reprime a la 'baja sociedad', es decir a los 'negros', a la gente baja de Varela", sostiene el autor a través de una comparación histórica.

Desde hace años el uso de la crítica y la autocrítica fueron relegadas prácticamente al sarcófago de los recuerdos. El fundamento más certero para desarmar la crítica política en estos tiempos fue/es: “...no podemos hacerle el juego al derecha… no es el momento adecuado”. Esta sentencia te encuadra o te margina. Pero al mismo tiempo esteriliza potencialidad de transformación para nuestra sociedad.

Las grandes trasformaciones – en general de carácter regresivo – de las últimas décadas se han constituido en grandes desafíos para el pensamiento crítico. Verdades consideradas establecidas fueron desmentidas rotundamente, una de ellas la idea de que la historia tenía una tendencia evolutiva de tipos de sociedad, por lo cual después del capitalismo nos aguardarían el socialismo y el comunismo. Aunque no se orientara estrictamente por esa visión, había un sentimiento evolutivo de los procesos históricos. Un gran tema de los años 1970 era sobre el fin del capitalismo, considerado ineluctable, la discusión se centraba en cómo y cuándo ello se daría.

En febrero de 1848, casi coincidiendo con la revolución que ese año conmovería a Europa, vio la luz el Manifiesto del Partido Comunista. Redactado por Carlos Marx y Federico Engels, el Manifiesto, constituyó la carta de presentación de una organización obrera internacional, la Liga de los Comunistas, que luchaba por abolir el injusto sistema capitalista y construir el socialismo.

En un doble sentido, la preservación y procreación de la vida humana le son esenciales al régimen del capitalismo: en uno, obtiene la garantía de contar con una fuerza de trabajo que se renueve siempre y, en otro, dispone de una masa de consumidores para la gama de productos, necesarios o no para su existencia diaria, vertidos al mercado que, además, responde a sus intereses. Esto permite entender que al capitalismo se le debe contemplar de un modo más amplio y no únicamente desde un punto de vista económico estricto.

Frases

“La integración caribeña latinoamericana es la única manera de salvar a nuestros pueblos de la hegemonía imperialista”

Hugo Rafael Chávez Frías

 Cuadernos para la Emancipación

Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar

Correos del Sur Nº68

 

Descargar