Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

El miércoles 28 de abril de 2021 comenzó en Colombia una  protesta social contra el gobierno neoconservador del presidente Iván Duque. Hasta nuestros días la intensidad de la resistencia  popular ha ido en constante aumento. La fuerza represiva de la administración del régimen represivo del mandatario colombiano no ha podido contener a la rebelión, por el contrario parecería darle cada vez más insumos al estallido. En diversos países del mundo ciudadanos colombianos y organizaciones sociales han manifestado su total apoyo a las distintas expresiones de esa protesta social colombiana que ha emergido en diversas partes urbanas y rurales del país sudamericano. Incluso el Papa Francisco ha manifestado: "Quiero expresar mi preocupación por las tensiones y los enfrentamientos violentos en Colombia, que han provocado muertos y heridos". Puede pensarse que desde 1948 cuando aconteció el llamado Bogotazo no se había gestado una enorme movilización social de la magnitud de aquellos tiempos. Traigamos a la memoria aquel 9 de abril de 1948, momento en que el caudillo liberal Jorge Eliecer Gaitán, era asesinado de tres disparos por un sicario de aquella época. El presidente colombiano en turno era el conservador Mariano Ospina Pérez. Las revueltas populares en aquellos tiempos se orientaron contra las instituciones del Estado y mostraban de manera muy semejante el descontento y el estallido social de nuestros tiempos.

Desde el 28 de abril Colombia vibra. Lo que comenzó con un paro y movilización contra una reforma tributaria impulsada por el gobierno se convirtió en una marea de protesta sin contención. Colombia vibra con alegría al compás de la cumbia y el baile en las manifestaciones. Miles de personas están en las calles a pesar de la pandemia en un país de 50 millones de habitantes con más de 75 mil muertes por el Covid19 y que ha recibido apenas 5 millones de vacunas. Pero también vibra con tristeza al compás de la represión que se vive intensamente cuando los policías salen con sus motos a cazar manifestantes durante las noches. Las muertes y las desapariciones son documentadas por diversos organismos de derechos humanos que las actualizan día a día. Ante las denuncias del gobierno de que las movilizaciones son violentas están las grabaciones caseras para mostrar que -salvo contadas excepciones- son pacíficas y alegres, desmintiendo la propaganda oficial y desnudando la cruda realidad. “Nos están matando” les gritó a las cámaras el joven Lucas Villa en la ciudad de Pereira durante la jornada de protesta el 4 de mayo. A la noche fue baleado. Un caso entre tantos.

Mañana se van a cumplir diez días de una insurgencia popular de gran envergadura, que está confrontando con el gobierno de Iván Duque y sus fuerzas policiales y militares siempre rápidas para disparar contra su propia gente.

El momento decisivo para el golpe que rompió con la democracia em Brasil, sacó al Partido de los Trabajadores (PT) del gobierno e introdujo gobiernos antidemocráticos, antinacionales y antipopulares, como los de Temer y Bolsonaro, fue cuando la derecha orquestó el impeachment de Dilma Rousseff (foto) en 2015 /2016 y las fuerzas democráticas no tuvieron fuerzas para salir a las calles a defender la democracia y sucumbieron al golpe de derecha.

En una semana de paro nacional, las autoridades han registrado 19 muertes. Organizaciones sociales, sin embargo, contabilizan al menos 26 decesos. Cali es el epicentro de la violencia. Sputnik dialogó con defensores de derechos humanos y reconstruyó las imágenes dramáticas de abusos por parte de la Policía colombiana.

  

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº150

 

Descargar

 

Resumen Latinoamericano: Abril

 

Descargar

 

Premio Aquiles Nazoa Periodismo Digital 2015

Premio Aquiles Nazoa Periodismo Digital 2015