Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

Las declaraciones de Lenin Moreno y María Paula Romo en el Foro por la Defensa de la Democracia, celebrado en Miami la semana pasada, marcan la hoja de ruta para los gobiernos neofascistas y ultraconservadores de América Latina, entre los que se encuadra el presidente electo Guillermo Lasso. El miércoles de la semana pasada -el mismo día del foro- Lasso declaraba en una entrevista: “Creo que los gobiernos democráticos están amenazados en la región, y lo que ha pasado en Colombia, lamentablemente es muy parecido a lo que ocurrió en Octubre de 2019 en Ecuador, luego en Chile y también en menos nivel en el Perú… El Ecuador es un país que va a vivir es amenaza permanente”. Posición que augura con aparente claridad cuál va a ser la respuesta de su gobierno a la protesta social.  

Aquel 16 de marzo de 1781, cuando Manuela Beltrán rompió en la plaza pública de El Socorro con el edicto sobre la subida de los impuestos, nunca se imaginó que contribuiría, por un lado, a romper amarras con la nauseabunda monarquía española y, por el otro, echaría las bases fundacionales de una casta oligárquica, que en su mala semilla anidó todo el odio, el miedo y el hambre llegada de Europa, pero también heredó la espantosa maña de ser serviles a todo poder extranjero que les mostrara los dientes, exigiéndole por migajas los beneficios del territorio y el esfuerzo de sus habitantes.

Sin necesidad de anunciarlo al estilo fujimorista, el narcopresidente Duque y su grupo en el poder concentran hoy más poder legal y real que cualquiera de sus antecesores.

En Bogotá hace 73 años, el 9 de abril de 1948, fue asesinado Jorge Eliécer Gaitán, apóstol de la paz y el mayor líder del pueblo colombiano de todos los tiempos. No era el primer crimen de la oligarquía, ni mucho menos, y desde entonces se repite todos los días. El asesino ha disparado contra Gaitán 26.740 veces, y cientos de miles de veces más contra todo aquel que se le parezca o lo recuerde, y sigue disparando hoy contra los y las manifestantes que protestan contra las medidas neoliberales del uribismo en el poder.

La maquinaria de exterminio neoliberal encuentra su más reciente campo contra el pueblo en la revuelta popular, que se desarrolla desde el 28 de abril en Colombia. La lucha de clases se enmarca así en un contexto nacional propiamente explosivo en términos sociales. Colombia vive el conflicto interno más trascendente y longevo del continente. En términos históricos, la desigualdad en la tenencia de tierra se evidencia como central, al igual que en Chile. En Colombia, más del 80% de la tierra productiva se encuentra en manos de menos del 10% de lxs propietarixs.

  

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº150

 

Descargar

 

Resumen Latinoamericano: Abril

 

Descargar

 

Premio Aquiles Nazoa Periodismo Digital 2015

Premio Aquiles Nazoa Periodismo Digital 2015