03/06/21
Cómo USAID, creó el aparato mediático anti-sandinista en Nicaragua
Por Ben Norton

Con decenas de millones de dólares a lo largo de años de trabajo, una fachada de la CIA, USAID, ayudó a crear y capacitar a la oposición anti-sandinista de Nicaragua. En el centro de sus operaciones se encuentra la Fundación Chamorro, acusada de lavado de dinero.

El gobierno de Estados Unidos ha pasado años cultivando un círculo de medios de comunicación de derecha en Nicaragua que jugaron un papel central en un violento intento de golpe de estado en 2018. Esta red ahora está siendo investigada por el gobierno de Nicaragua por denuncias de lavado de dinero.

Las publicaciones de la oposición son una parte integral de una oposición política que Washington ha administrado, capacitado y financiado cuidadosamente con millones de dólares durante la última década. Si bien acusan implacablemente al gobierno izquierdista de Nicaragua de corrupción, han sido sospechosamente oscuros con sus propias finanzas y mantenimiento de registros.

La institución en el corazón de la red de influencia respaldada por Estados Unidos, se llama Fundación Violeta Barrios de Chamorro para la Reconciliación y la Democracia, a menudo referida simplemente como la Fundación Chamorro.

Dirigida por una de las dinastías familiares más ricas y poderosas de Nicaragua, la Fundación Chamorro es quizás la organización nacional más importante en la coordinación de la oposición política al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) de orientación socialista de la nación centroamericana.

Las publicaciones de la oposición son una parte integral de una oposición política que Washington ha administrado, capacitado y financiado

La Fundación Chamorro es un vehículo central para el apoyo financiero, técnico y logístico masivo de Washington a la oposición nicaragüense, actuando como lo que la CIA llama un “paso a través”: una organización de terceros que sirve como un canal aparentemente independiente para Financiamiento del gobierno de Estados Unidos a grupos políticos extranjeros y medios de comunicación.

Desde que los sandinistas llegaron al poder en 2007, Estados Unidos ha canalizado decenas de millones de dólares a grupos de oposición en Nicaragua a través de su brazo de poder blando, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), una fachada de la CIA que durante mucho tiempo se ha utilizado como “cobertura humanitaria” para operaciones de desestabilización de gobiernos independientes de izquierda, especialmente en América Latina.

Los informes internos de USAID muestran que la agencia hace mucho más que financiar organizaciones políticas antisandinistas, ONG y medios de comunicación en Nicaragua; los da a luz, los nutre y los capacita en todos los aspectos de la politiquería, desde las estrategias electorales y las relaciones públicas hasta la divulgación y los mensajes en las redes sociales, la marca y el marketing, pasando por la organización y la construcción de amplias alianzas, el desarrollo de habilidades tecnológicas y la resolución de problemas legales para administrar las finanzas y contabilidad.

Esta investigación de Grayzone ilustra cómo USAID ha ayudado a crear la oposición antisandinista de Nicaragua desde cero. Las fuerzas políticas de derecha que lo componen son todo menos orgánicas; son el producto de una enorme campaña de intromisión extranjera por la interferencia del gobierno de Estados Unidos en todos los niveles de la sociedad nicaragüense.

El artificio de Estados Unidos ha sido especialmente eficaz en la formación del aparato mediático antisandinista de Nicaragua. Los registros disponibles públicamente muestran que USAID ha gastado al menos $10 millones específicamente en medios de comunicación de oposición en Nicaragua desde 2009. De ese dinero, USAID envió más de $7 millones a la Fundación Chamorro de 2014 a 2021.

Dado que gran parte de la información que USAID divulga sobre su apoyo a la oposición política y los medios de comunicación en Nicaragua está redactada, estas cifras probablemente sean estimaciones conservadoras.

Se trata de sumas de dinero exorbitantes en Centroamérica, una de las regiones más pobres del mundo, donde el salario mínimo ronda los 200 dólares mensuales. Este financiamiento externo es la fuerza principal que mantiene a flote a la oposición de derecha de Nicaragua, especialmente dado que las encuestas muestran que tiene un apoyo de un solo dígito entre la población en general.

Muchos de los medios de comunicación financiados por USAID en estos programas trafican con noticias falsas flagrantes y contenido extremista, al tiempo que incitan a la violencia contra el gobierno de Nicaragua y los partidarios del Frente Sandinista.

La prominente red de oposición sensacionalista 100% Noticias, por ejemplo, que es financiada por USAID a través de la Fundación Chamorro, transmitió regularmente llamados a los nicaragüenses a derrocar a su gobierno electo durante el violento intento de golpe de 2018.

Muchos de los medios de comunicación financiados por USAID en estos programas trafican con noticias falsas

El director y fundador de esa estación financiada por Estados Unidos, Miguel Mora, declaró en una entrevista con el editor de Grayzone, Max Blumenthal, que quería que el ejército estadounidense invadiera Nicaragua, sacara violentamente del poder al partido electo Frente Sandinista y capturara al presidente Daniel Ortega. Citó como modelo la invasión de Panamá por Washington en 1989.

“Lo que miro en los EEUU es haciendo una operación tipo Noriega, en Panamá,” le dijo Mora a Blumenthal en una entrevista en Managua, días después de que el golpe de estado fracasara en julio de 2018.

“Va, agarra a esa familia [Ortega-Murillo], se la lleva, y no se mete el ejército. En dos días, 24 horas, esto está solucionado, si fuera esa intervención norteamericana “, dijo el director de 100% Noticias, financiado por Estados Unidos.

“Entonces yo, lo que veo, en vez de que los EEUU de armas, como lo de la Contra, que venga y haya una operación tipo Noriega”, agregó Mora.

Si bien USAID financió elementos violentos, de extrema derecha y golpistas como Mora, los documentos internos revisados ​​por Grayzone muestran que simultáneamente estaba apoyando a ONG liberales que explotaban temas como la igualdad LGBT, el empoderamiento de las mujeres y los derechos indígenas, para proporcionar la lucha contra la derecha Oposición sandinista con cobertura progresista.

El ente coordinador respaldado por USAID de muchos de estos grupos de oposición, la Fundación Chamorro, fue acusado de irregularidades fiscales en mayo, y el gobierno de Nicaragua inició una investigación oficial por sospecha de lavado de dinero, afirmando que había encontrado “serias inconsistencias financieras en los informes presentado al gobierno y los montos recibidos por la fundación “.

Serias preguntas sobre la Fundación Chamorro siguen sin respuesta. En febrero, la organización anunció que había suspendido voluntariamente sus operaciones en Nicaragua como una forma de protesta contra una ley aprobada en octubre de 2020 por la Asamblea Nacional de la nación, que fue elegida democráticamente, que requiere que las ONG financiadas por gobiernos extranjeros se registren como agentes extranjeros. (Washington condenó duramente la legislación, aunque se inspiró en una ley estadounidense de 83 años.)

Sin embargo, aunque la fundación afirmó haber cerrado legalmente en Nicaragua, siguió recibiendo grandes sumas de dinero de gobiernos extranjeros. En 2020, Washington le dio a la Fundación Chamorro al menos $ 1.3 millones, y a partir de este mes de mayo, el gobierno de Estados Unidos envió al grupo al menos $ 419,000 más para 2021.

No está claro exactamente dónde se ha ido este dinero, y no se sabe qué sucedió con los millones en sus cuentas bancarias cuando cerró la fundación.

La Fundación Chamorro ha negado los cargos señalando una auditoría de 2020 realizada por una firma contable llamada Baker Tilly Nicaragua S.A. (una empresa que está estrechamente vinculada a la oposición de derecha del país). Pero la oficina del inspector general de USAID admitió en un memorando interno que no hubo una revisión externa por pares de la auditoría, y señaló que no cumplía con los requisitos de las Normas de Auditoría Gubernamental Generalmente Aceptadas (GAGAS) de Washington.

Un miembro de alto perfil de la Asamblea Nacional de un partido de izquierda aliado con el Frente Sandinista, Wilfredo Navarro, acusó a los chamorros de usar una red de lavado de dinero para financiar el intento de golpe de 2018 en Nicaragua.

“Entre la Fundación Chamorro, Cinco [otra organización de medios financiada por el gobierno occidental y dirigida por la familia Chamorro], y otras, lavaron y metieron más de 30 millones de dólares para pagar a los asesinos y torturadores, autores del dolor, destrucción y muerte en el fallido golpe del 2018“, alegó Navarro. “Ni la justicia divina, ni la terrenal los perdonarán. Sus manos están llenas de sangre “.

La palabra libertad como bandera para desestabilizar a la democracia

Por su parte, la familia Chamorro hasta ahora se ha mantenido firme, negándose a dar públicamente respuestas concretas a las persistentes preguntas sobre sus finanzas.

En una reveladora respuesta a las denuncias de negligencia financiera, la fundadora y directora de la fundación, la política opositora Cristiana Chamorro, hija de élite del expresidente derechista de Nicaragua, que da nombre a la fundación, rechazó la investigación citando de inmediato la autoridad de sus patrocinadores en el gobierno de Estados Unidos.

Cristiana Chamorro insistió en un comunicado oficial, el “Departamento de Estado de los Estados Unidos, rechazó los supuestos señalamientos de lavado de dinero en contra de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro basados en auditorías realizadas por ellos y que no han encontrado evidencia de lavado o desvío de fondos”.

El Ministerio Público de Managua respondió recordando cortésmente a Chamorro que Nicaragua es un país soberano y el gobierno de Estados Unidos no controla su sistema de justicia. “El pronunciamiento del Departamento de Estado no es vinculante en el proceso investigativo llevado en Nicaragua, el cual se está realizando de acuerdo a la Constitución y las leyes de la República”, escribió el ministerio.

Cristiana Chamorro parecía haber olvidado que era ciudadana de Nicaragua, no de los Estados Unidos. Su confusión fue quizás comprensible, sin embargo, dado que su fundación, y la oposición de derecha de la nación centroamericana en su conjunto, no solo ha sido sostenida financieramente por Washington, sino que ha sido creada, cultivada y sostenida por el gobierno de EEUU a lo largo del curso de una operación de injerencia extranjera de décadas.

La familia oligarca de Nicaragua intenta retomar el control – con la ayuda de Washington

La familia Chamorro ha sido durante mucho tiempo uno de los activos más confiables del Tío Sam en la región. Un clan oligárquico descendiente de los colonialistas españoles, la dinastía Chamorro cuenta con siete ex presidentes de Nicaragua, que se remontan al primer jefe de estado de la república en la década de 1850.

La historia moderna de la familia Chamorro refleja claramente el papel de Washington como fuerza rectora de la oposición de derecha de Nicaragua.

La madre de Cristiana Chamorro, y homónima de su fundación, Violeta Barrios de Chamorro, fue el primer presidente de la oposición en llegar al poder después de la Revolución Sandinista de 1979 que derrocó la dictadura militar de Nicaragua respaldada por Estados Unidos durante décadas.

En la década de 1980, Washington invirtió millones de dólares en violentos escuadrones de la muerte de extrema derecha, conocidos como Contras (abreviatura de “contrarrevolucionarios” en español), que recurrieron a tácticas terroristas en un intento fallido de derrocar al gobierno socialista sandinista.

Uno de los líderes más importantes de la Contra fue Edgar Chamorro, otro miembro de la misma familia oligárquica. Más tarde se volvió contra los grupos paramilitares asesinos y publicó una reveladora carta al editor en el New York Times en 1986 titulada “El terror es el arma más eficaz de los ‘contras’ de Nicaragua”.

“Los ‘contras’ eran, y son, un ejército sustituto controlado por el gobierno de Estados Unidos”, escribió Edgar Chamorro. “Si se terminara el apoyo de Estados Unidos, no solo serían incapaces de realizar ninguna actividad militar contra los sandinistas, sino que también comenzarían a desintegrarse inmediatamente. Renuncié en lugar de continuar como un títere de la Agencia Central de Inteligencia “.

La descripción de Edgar Chamorro de la oposición antisandinista en Nicaragua como un representante del gobierno de los Estados Unidos que colapsaría si no fuera por el enorme apoyo económico, político y logístico de Washington sigue siendo cierta hoy.

La campaña presidencial de Violeta Chamorro fue uno de los primeros proyectos del recién creado National Endowment for Democracy (NED) del gobierno de Estados Unidos

Violeta Barrios de Chamorro sólo llegó al poder en 1990 gracias a una campaña presidencial que fue dirigida y financiada por el gobierno de Estados Unidos. Su victoria reflejó el agotamiento de una población debilitada por una década de guerra terrorista patrocinada por Washington, agravada por una crisis económica creada por un bloqueo ilegal de Estados Unidos a su país, así como una amenaza implícita de Estados Unidos de imponer aún más sanciones a la empobrecida nación si ganaba Ortega.

La campaña presidencial de Violeta Chamorro fue uno de los primeros proyectos del recién creado National Endowment for Democracy (NED) del gobierno de Estados Unidos, una fachada de la CIA que todavía financia a la oposición antisandinista en la actualidad.

Su mandato presidencial fue un desastre absoluto, y los horrores que sufrieron los nicaragüenses de clase trabajadora durante ese período, que ahora llaman la “era neoliberal”, están grabados en su memoria sociocultural colectiva. A pesar de la asistencia económica masiva de los Estados Unidos y la condonación de la deuda por parte de sus órganos financieros, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, las políticas de Violeta estilo Chicago Boy llevaron a un aumento vertiginoso de la pobreza y la desigualdad, desencadenando una epidemia de crimen organizado, narcotráfico y prostitución en Nicaragua, creando una de las tasas de homicidios más altas del mundo.

La partida de Violeta Chamorro en 1997 fue seguida por otra década de gobierno neoliberal que continuó la tendencia de pobreza y desigualdad generalizadas. Para perpetuar su legado, fundó la Fundación Violeta Barrios de Chamorro el año que dejó el cargo.

Cuando el izquierdista Frente Sandinista ganó las elecciones presidenciales de Nicaragua en 2006 y regresó al poder un año después, la Fundación Chamorro se convirtió en el paso central para el financiamiento del gobierno de Estados Unidos a la oposición.

La fundación está dirigida por la hija de Violeta, Cristiana, quien es la principal opción de oposición para las elecciones presidenciales de noviembre de 2021 en Nicaragua, y la elección preferida en Washington. Aunque no tiene experiencia política real, los patrocinadores de Cristiana en los gobiernos occidentales y los medios corporativos se refieren a ella con frecuencia como una “líder de la oposición”.

Cristiana ha sido impulsada agresivamente por los principales medios de comunicación corporativos, convirtiéndose en un elemento habitual de CNN en Español, que la alaba como la “mujer que promete salvar a Nicaragua desde la presidencia”.

Cristiana, descendiente de un verdadero clan aristocrático, se ha promocionado a sí misma como la segunda venida de su madre, dejando en claro que espera heredar la presidencia con su apellido aristocrático – y un poco de ayuda de sus amigos en el gobierno de EEUU.

Fundación Chamorro financiada por USAID y NED sostienen medios golpistas de derecha nicaragüense

Además de su enorme influencia política y económica, la dinastía Chamorro tiene un control significativo sobre los medios de comunicación de Nicaragua. Los dos periódicos más importantes del país, La Prensa y Confidencial, son administrados por Chamorros y financiados por el gobierno de Estados Unidos. Y la Fundación Chamorro, respaldada por Washington, se utiliza para sostener otros medios de derecha en el país.

Los gobiernos occidentales y los medios corporativos a menudo acusan al gobierno sandinista de oponerse a la libertad de prensa y la libertad de expresión, pero la realidad es que la mayoría de los medios de comunicación nicaragüenses son neoliberales y brutalmente antisandinistas.

El aparato mediático de la oposición en Nicaragua está formado por periódicos como La Prensa y Confidencial; Canales de TV Canal 10, Canal 11, Canal 12 y Vos TV; el medio Radio Corporación y el programa de radio Café con Voz; además de los medios en línea como 100% Noticias, Artículo 66, Nicaragua Investiga, Nicaragua Actual, BacanalNica y Despacho 505, por nombrar solo algunos. Esto se complementa aún más con docenas de personas influyentes de derecha en las redes sociales.

Estos medios nacionales reciben una gran amplificación de las redes de medios corporativos con sede en el extranjero, que transmiten sin parar propaganda antisandinista, y bastantes noticias falsas, todos los días.

El sustento de la mayoría de los medios de oposición nicaragüenses es un flujo constante de dinero del gobierno de Estados Unidos a través de la Fundación Chamorro.

Estas plataformas mediáticas jugaron un papel clave en el violento intento de golpe de Estado en Nicaragua en 2018. Los medios financiados por Washington difundieron noticias falsas, incitaron abiertamente a la violencia contra los sandinistas e incluso pidieron a los partidarios de la oposición que atacaran al gobierno y mataran al presidente Ortega.

Como se mencionó anteriormente, el director fundador de la influyente red de derecha 100% Noticias, Miguel Mora, llamó a los militares estadounidenses a invadir su país y derrocar al presidente Daniel Ortega en un “operativo al estilo Noriega”, en su entrevista de julio de 2018 con el editor de Grayzone Max Blumenthal.

Con la ayuda del financiamiento de USAID a través de la Fundación Chamorro, 100% Noticias también envió a su reportera Lucía Pineda Ubau a las violentas barricadas levantadas por golpistas armados, conocidas como tranques, donde alentó a los espectadores a unirse a ellos y tomar las armas contra el gobierno electo.

Otra personalidad fanática de los medios nicaragüenses de derecha que abogó por el intento de golpe de Estado en 2018, el presentador Jaime Arellano de Radio Corporación, transmitió abiertamente su apoyo al expresidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Arellano, conocido como “El Pingüino”, publicó una foto en Facebook en 2020 de él mismo con un sombrero de Trump, acompañado del texto “Nicas for Trump”.

Arellano y el personal de 100% Noticias se encontraban entre las figuras de los medios que fueron interrogados por la justicia nicaragüense en mayo de 2021 como parte de su investigación sobre presunto lavado de dinero.

Los dos principales periódicos de Nicaragua, La Prensa y Confidencial, son un poco más mesurados en sus mensajes, pero esencialmente defienden los mismos puntos de vista extremistas.

Por su parte, Cristiana Chamorro -quien se educó en los Estados Unidos y nunca ha tenido un trabajo real más que los puestos que heredó de su familia- no es solo directora de la Fundación Chamorro; también es vicepresidenta de La Prensa.

Ambas instituciones están financiadas en gran parte por Washington, lo que convierte a Cristiana en una empleada no oficial del gobierno de Estados Unidos.

Trump detrás de la agenda golpista contra Nicaragua

La Prensa está dirigida por Jaime Chamorro Cardenal, tío de Cristiana. Después de la Revolución Sandinista de 1979, el periódico sirvió como el arma de propaganda clave de Washington. Durante la guerra terrorista de Estados Unidos en la década de 1980, la NED usó La Prensa para difundir desinformación pro-Contra.

La familia Chamorro también dirigía el principal periódico El Nuevo Diario, que cerró en 2019. Mientras tanto, el otro importante medio de comunicación de la oposición nicaragüense, Confidencial, está dirigido por el hermano de Cristiana, Carlos Fernando.

Carlos Fernando Chamorro es esencialmente el Rupert Murdoch de Nicaragua. Gracias a los muchos millones de dólares que ha recibido de los gobiernos occidentales durante años, Carlos Fernando ha construido un verdadero imperio mediático.

El arma más importante del arsenal de guerra de información de Carlos Fernando es Confidencial. Lo usa para producir propaganda ininterrumpida contra el gobierno del presidente Daniel Ortega, mientras impulsa una línea editorial agresivamente neoliberal que hace que Fox News parezca un bastión del rigor periodístico.

Confidencial se refiere al gobierno electo de Nicaragua como una “dictadura” y un “régimen”, y a menudo promueve historias dudosas y desinformación con poca base en los hechos.

Este mes de mayo, por ejemplo, la publicación de Carlos Fernando buscaba distraer la atención de la investigación del gobierno sobre el presunto lavado de dinero de su familia al publicar una historia absurda que afirmaba que un intento de la alcaldía de Managua de cobrar impuestos atrasados ​​adeudados por corporaciones nicaragüenses era parte de un ”plan de extorsión“. Confidencial también ha acusado a la alcaldía de “terrorismo fiscal” por obligar a las élites adineradas a pagar impuestos.

La institución que financia esta fábrica de desinformación es el gobierno de Estados Unidos. Confidencial está financiado por la NED, a través de las empresas Invermedia y Promedia, propiedad de Carlos Fernando.

Confidencial también está financiado por el gobierno suizo, un patrón apropiado dado que Carlos Fernando ha empleado una estrategia al estilo de un banco suizo para crear una panoplia de empresas fantasma de facto para recaudar fondos extranjeros para los medios de comunicación antisandinistas.

Además de Confidencial, Invermedia y Promedia, Carlos Fernando dirige un grupo influyente llamado Centro de Investigaciones de la Comunicación (CINCO).

El Grupo CINCO, al igual que la Fundación Chamorro de su hermana Cristiana, está financiado por otro estado miembro de la UE, la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).

Carlos Fernando Chamorro ayuda a dirigir Grupo CINCO con la destacada activista opositora Sofía Montenegro. Están aliados con el Movimiento Renovador Sandinista (MRS), un aparente partido de oposición socialdemócrata fundado por activistas de ONG de clase alta y académicos que reclamaron lealtad momentánea al movimiento sandinista en la década de 1980, pero rompieron con él cuando perdió poder en la década de 1990.

Cuando el Frente Sandinista regresó al poder en 2007, intelectuales liberales adinerados como Carlos Fernando Chamorro y Montenegro emergieron como algunos de los opositores más vehementes al gobierno. Se aliaron con Washington, obteniendo cheques de pago sustanciales de las entidades de cambio de régimen de Estados Unidos.

Los periodistas nicaragüenses Nora McCurdy y Stephen Sefton descubrieron fotos que mostraban a Montenegro manteniendo reuniones amistosas con la embajada de Estados Unidos, junto con los líderes del MRS.

El MRS nunca ha podido ganar más del 2% en una elección presidencial, pero sus miembros pequeño burgueses dominan el sector de las ONG, los medios de comunicación y la academia de Nicaragua. El MRS fue un actor importante en el violento intento de golpe de Estado respaldado por Estados Unidos en 2018, ayudando a organizar y suministrar los diversos elementos que compiten por derrocar al gobierno electo.

En enero de 2021, los líderes del MRS abandonaron cualquier pretensión de lealtad al sandinismo y cambiaron el nombre de su partido a Unión Democrática Renovadora, o UNAMOS.

La página web NicaLeaks publicó un documento interno filtrado de USAID que revela que Montenegro y el Grupo CINCO que ella ayuda a dirigir con Carlos Fernando Chamorro son financiados por el gobierno de EEUU.

En 2016, USAID le otorgó a Montenegro una subvención de $80,000 por un año para financiar su trabajo mediático antisandinista.

Otras organizaciones fantasmas dirigidas por Carlos Fernando Charmorro incluyen el poco conocido Fondo de Apoyo al Periodismo Investigativo, así como la Asociación Productora de Periodismo Independiente con sede en Costa Rica. Luego está su estación de radio Onda Local, y sus programas de televisión, “Esta Semana” y “Esta Noche”.

La cercanía que disfrutan Carlos Fernando y Cristiana Chamorro con el gobierno de EEUU se vio reflejada en el hecho de que ambos fueron invitados a firmar una carta abierta en 2020 organizada por la NED, que acusaba a los “regímenes autoritarios” de explotar la pandemia del Covid-19 “apretar su control sobre el poder”. A ellos se unieron una gran cantidad de poderosos líderes políticos de derecha de toda América Latina.

EEUU y la UE acusan sin fundamento a Nicaragua de lavado de dinero mientras financian a las élites ricas acusadas de lavado de dinero

Entre los nicaragüenses de clase trabajadora promedio, es bien sabido que los oligarcas Chamorro controlan innumerables empresas fantasma, grupos fachada y ONG políticas, y tienen muchos millones de dólares que fluyen a sus múltiples cuentas bancarias de una variedad de patrocinadores extranjeros. La familia es conocida por su turbidez financiera.

La investigación del gobierno sobre presunto lavado de dinero por parte de la Fundación Chamorro se produce en un momento en que Nicaragua está tratando de tomar medidas enérgicas contra la evasión fiscal desenfrenada por parte de las élites locales.

Este mes de mayo, la Asamblea Nacional de Nicaragua votó para fortalecer las leyes sobre lavado de dinero, con el fin de combatir mejor el crimen, y señaló que las nuevas tecnologías como las criptomonedas han facilitado a los plutócratas ocultar su riqueza de los impuestos.

El aumento de la aplicación de las leyes contra el lavado de dinero y la evasión de impuestos tiene como objetivo en parte impulsar la base impositiva de Nicaragua, que se ha visto muy afectada por el intento de golpe de estado de 2018 y las posteriores y agresivas sanciones estadounidenses que efectivamente bloquearon la economía del país fuera del control de Washington. sistema financiero internacional.

En febrero de 2020, Nicaragua fue colocada en la “lista gris” del Grupo de Acción Financiera, un instrumento creado por las naciones del G7 aparentemente para reducir el lavado de dinero, pero que es, de hecho, un brazo económico de la OTAN diseñado para castigar a los países que se negaron seguir la línea neoliberal exigida por Washington y Bruselas.

Ese mismo año, la Comisión Europea agregó a Nicaragua a su lista corta de “terceros países de alto riesgo”, otro ataque económico al gobierno sandinista disfrazado de medida contra el lavado de dinero.

Mientras los gobiernos occidentales emplean dudosas acusaciones de lavado de dinero para estrangular económicamente a Nicaragua, continúan canalizando decenas de millones de dólares a las élites conservadoras de Nicaragua que son infames por llevar una contabilidad turbia.

El objetivo explícitamente declarado de USAID en Nicaragua: “transición política”

El principal patrocinador financiero de la oposición política de Nicaragua ha sido la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). La mayoría de los sandinistas de base están familiarizados con la oscura historia de USAID en el país, y el nombre de la organización se ha convertido en sinónimo de intromisión y desestabilización.

Durante la década de 1980, USAID ayudó a la CIA a realizar operaciones encubiertas para armar y financiar a los escuadrones de la muerte de la extrema derecha Contra. El entonces subsecretario de Estado, Elliott Abrams, admitió que la administración Reagan envió armas a los Contras en los llamados vuelos de “ayuda humanitaria”.

Hoy, USAID juega un papel similar en los intentos de Washington de derrocar al gobierno de izquierda elegido democráticamente no solo en Nicaragua, sino también en Venezuela.

USAID se utilizó para canalizar cientos de millones de dólares al régimen paralelo golpista en Venezuela liderado por Juan Guaidó. La agencia también fue parte integral de un violento intento de golpe de estado de EEUU contra Venezuela en febrero de 2019. En 2021, la propia oficina del inspector general del gobierno de EEUU reconoció que USAID cometió fraude para financiar los esfuerzos de cambio de régimen en Venezuela.

El hecho de que USAID también quiere un cambio de régimen en Nicaragua no está oculto. La agencia admite en su propia página web que USAID ha ejecutado un programa en Nicaragua patrocinado por su Oficina de Iniciativas de Transición (OTI).

El objetivo de la OTI es simple: derrocar a los gobiernos que desafían la dominación política y económica del mundo por parte de Washington. Dice esto con bastante claridad en su sitio web, explicando que la oficina “apoya los objetivos de la política exterior de los Estados Unidos” y “proporciona asistencia rápida, flexible y a corto plazo dirigida a una transición política clave”.

USAID corrupción para financiar golpes de Estado

USAID / OTI se jacta de apoyar a la “sociedad civil independiente, los medios de comunicación independientes y los defensores de los derechos humanos” – o en otras palabras, la oposición de derecha – en Nicaragua durante y después del fallido golpe de estado de 2018, presionando por una “salida de la crisis política actual “y el fin del gobierno democráticamente electo del presidente Daniel Ortega.

USAID / OTI fue denunciado por ejecutar un complot golpista similar para derrocar al presidente electo de Venezuela, Hugo Chávez. Un cable secreto del Departamento de Estado de EEUU publicado en 2006 por WikiLeaks muestra que la estrategia de cambio de régimen de USAID / OTI tenía como objetivo “penetrar la base política de Chávez, dividir al chavismo, proteger los negocios estadounidenses vitales y aislar a Chávez a nivel internacional”.

En Nicaragua, USAID está avanzando en los mismos objetivos: penetrar en la base del Frente Sandinista, dividir al sandinismo, aislar al presidente Ortega a nivel internacional y, por supuesto, promover los intereses de las corporaciones estadounidenses.

En 2020, Grayzone expuso el último esquema de cambio de régimen de USAID en Nicaragua al exponer un documento interno filtrado que revela el programa Responsive Assistance in Nicaragua (RAIN) de la agencia. Este proyecto llama abiertamente al derrocamiento del gobierno sandinista, así como a imponer reformas neoliberales basadas en una “economía de mercado” y la “protección de los derechos de propiedad privada”, y depurar a los militares, policías y todas las instituciones estatales de cualquier rastro de Sandinismo.

El “Programa de Fortalecimiento de los Medios” de USAID de $ 9,4 millones financia los medios antisandinistas de Nicaragua

Como receptora de al menos $7 millones de USAID desde 2013 hasta hoy, la Fundación Chamorro es el nodo central en las operaciones contemporáneas de USAID en Nicaragua.

Gran parte de la información relacionada con las subvenciones de USAID para Nicaragua está extraída de documentos, citando la Ley de Transparencia y Responsabilidad de la Ayuda Exterior de 2016 como justificación. Las redacciones se han vuelto más completas desde que el fallido intento de golpe de 2018 expuso el alcance de la penetración estadounidense en la sociedad civil nicaragüense.

En 2020, por ejemplo, una organización en Nicaragua recibió $2.82 millones de USAID, pero la agencia redactó el nombre del destinatario y la naturaleza de sus actividades. En 2021, USAID volvió a ocultar los destinatarios y las razones de una subvención de $1,6 millones, así como otra subvención de $1,2 millones.

Esto significa que esta cifra de $7 millones entregada a la Fundación Chamorro es probablemente solo una estimación conservadora, y la suma real del apoyo financiero de Estados Unidos para la fundación y otras organizaciones de oposición antisandinista podría ser significativamente mayor.

Los registros públicos que existen muestran que USAID ejecutó sus programas de apoyo a la oposición en Nicaragua a través de varios contratistas, incluidos los siguientes:

Instituto Nacional Demócrata (NDI), que también entrenó a las fuerzas de oposición contra el presidente socialista Rafael Correa en Ecuador.

Instituto Republicano Internacional (IRI), que jugó un papel clave en los golpes respaldados por EEUU contra el presidente progresista de Haití, Jean-Bertrand Aristide.

 Freedom House, un grupo de presión para el cambio de régimen

US Consortium for Elections and Political Process Strengthening (CEPPS)

World Bank’s International Finance Corporation

International Research and Exchanges Board (IREX)

RTI International

Global Communities

Creative Associates International

FHI 360

Fundación Chamorro

Los datos internos de USAID revisados ​​por Grayzone muestran que USAID tiene un programa multimillonario de una década con la Fundación Chamorro para crear, financiar y capacitar medios de comunicación de derecha en Nicaragua.

Titulada “Programa de fortalecimiento de los medios”, la iniciativa es muy reservada. Sin embargo, los registros de USAID muestran que, en 2014, la agencia firmó un acuerdo de $ 9,4 millones con la Fundación Chamorro para supervisar el programa, que estaba destinado a ejecutarse hasta 2023.

A mayo de 2021, más de $ 7 millones de los $ 9.4 millones asignados se han entregado a la fundación.

No hay informes internos que expongan el alcance del Programa de Fortalecimiento de Medios de USAID, y casi no se menciona en Internet, aparte de dos informes de auditoría publicados por la Oficina del Inspector General de la agencia.

USAID, sin embargo, opera un “Programa de Fortalecimiento de Medios” similar en Mozambique, otro país anteriormente colonizado que está gobernado por el partido revolucionario que derrocó al régimen colonial – en su caso, FRELIMO, o el Frente de Liberación de Mozambique.

En Nicaragua, la página web NicaLeaks publicó documentos internos filtrados que muestran que al menos 12 medios de comunicación de la oposición eran “socios” de la Fundación Chamorro y, por lo tanto, recibieron financiamiento de USAID.

Entre los socios clave de la Fundación USAID / Chamorro se encuentra la red de derecha 100% Noticias, que jugó un papel clave en el fallido intento de golpe de 2018, difundiendo noticias falsas, incitando a la violencia contra los sandinistas y alentando a los espectadores a tomar las armas contra el gobierno electo.

Otro receptor de dinero de USAID a través de la Fundación Chamorro es La Prensa, el mismo periódico donde la directora de la fundación, Cristiana Chamorro, se desempeña como vicepresidenta.

Esto significa que Cristiana ha invertido dos veces el dinero de USAID, usándolo no solo para financiar su Fundación Chamorro, sino también para pagar a su familia y a ella misma.

Este es un claro conflicto de intereses; como directora de la Fundación Chamorro, Cristiana controlaba cuánto dinero se enviaría al periódico que ella ayudaba a dirigir.

NicaLeaks obtuvo otro documento de USAID que muestra que la agencia aprueba el desembolso de dinero de USAID por parte de la fundación a La Prensa. Esto significó que el gobierno de los Estados Unidos sabía que Cristiana estaba usando los dólares de los impuestos de sus ciudadanos para enriquecerse a sí misma y a los miembros de su familia, y no tomó medidas para impedir su corrupción.

Dados sus turbios negocios financieros, no debería sorprender que la Fundación Chamorro esté siendo investigada por sospechas de lavado de dinero.

Washington afirma que su apoyo a los medios de comunicación en Nicaragua es un medio para apoyar el “periodismo independiente” y la libertad de prensa. En realidad, los registros muestran claramente que Estados Unidos busca desestabilizar al gobierno sandinista apuntalando y promoviendo a los principales operativos políticos de derecha del país.

USAID capacitó y financió a líderes de la oposición nicaragüense, llevando a cabo reuniones en persona para coordinar con los medios

Si bien se redactan detalles precisos sobre el Programa de Fortalecimiento de Medios de USAID de $ 9,4 millones a través de la Fundación Chamorro, una mirada a una serie de operaciones de USAID que apoyan a los grupos de oposición en Nicaragua puede arrojar una luz crítica sobre las actividades de la fundación.

Entre 2013 y 2018, USAID supervisó simultáneamente una operación separada para apoyar a los grupos antisandinistas en Nicaragua, destinando más de $ 6 millones en fondos para el desarrollo de capacidades para la defensa de la sociedad civil (CBCSA). El socio de USAID para este programa fue Dexis Consulting Group, que a su vez subcontrató el trabajo a Chemonics.

Chemonics es una empresa con fines de lucro que tiene contratos con agencias gubernamentales de EEUU en áreas sensibles de todo el mundo, y se especializa en operaciones de desestabilización e inteligencia. El fundador de la firma admitió abiertamente que la creó para “tener mi propia CIA”.

Grayzone documentó cómo se utilizó Chemonics para proporcionar millones de dólares en fondos del gobierno de EEUU a los Cascos Blancos en Siria, mientras que también ayudó a desestabilizar al gobierno del presidente socialista de Ecuador, Rafael Correa.

Los datos disponibles públicamente muestran que USAID le dio a Dexis / Chemonics al menos $ 6,117,000 para ejecutar la iniciativa de Fortalecimiento de Capacidades para la Defensa de la Sociedad Civil.

Cuando el programa CBCSA concluyó en 2018, Dexis / Chemonics preparó un informe interno que resume los éxitos de la iniciativa. El documento disponible públicamente muestra cómo USAID no solo financió a los líderes de la oposición en Nicaragua, sino que los instruyó en métodos para socavar al gobierno sandinista.

USAID dijo que uno de los objetivos principales del programa era “Mejorar la capacidad de las OSC y las personas para coordinarse y trabajar en red cada vez más entre sí, con el sector privado y con los medios de comunicación para promover la conciencia, la promoción y el activismo”. En otras palabras, CBCSA tenía como objetivo cultivar líderes de la oposición y construir una alianza antisandinista que uniera a ONG financiadas por Estados Unidos, poderosos intereses comerciales y la prensa.

USAID se atribuyó el mérito de crear 126 “alianzas y asociaciones” y de apoyar a 224 organizaciones de la sociedad civil como parte del programa de cinco años de CBCSA.

Usando un acrónimo para referirse a las organizaciones de la sociedad civil (OSC) antisandinistas, USAID dijo que “CBCSA trabajó con las OSC para establecer asociaciones con el sector privado”.

Una de las principales organizaciones de la sociedad civil que utilizó el programa CBCSA de USAID fue la Fundación Chamorro. Usando otro acrónimo para referirse a la Fundación Violeta Barrios de Chamorro (FVBCH), USAID se jactó de que “trabajó con FVBCH … para asegurar una mayor difusión de las actividades de las OSC a través de medios de comunicación independientes”.

CBCSA incluso organizó reuniones trimestrales de “contactos y divulgación en persona” en Nicaragua, reuniendo a ONG financiadas por Estados Unidos y medios de comunicación de la oposición para sesiones sobre cómo mejorar los mensajes antisandinistas.

USAID se jactó: “Estas reuniones brindaron a las OSC la oportunidad de coordinarse entre sí y con los medios de comunicación”. Agregó que la mayoría de los asistentes había “aumentado la cobertura de prensa debido a las reuniones”.

El informe destacó a la Fundación Chamorro específicamente como un grupo que ayudó a “asegurar una mayor difusión de las actividades de las OSC a través de los medios de comunicación independientes”.

El informe de USAID publicó una foto que muestra a figuras de la oposición nicaragüense reunidas para compartir tácticas bajo la tutela de Estados Unidos.

Marco Rubio instigador junto al gobierno norteamericano del golpe de 2018 en Nicaragua

Además de capacitar a activistas de la oposición y conectarlos con las empresas y los medios de comunicación, USAID se jactó de que “CBCSA diseñó materiales de campaña digitales y mediáticos, incluidos carteles, mensajes de Twitter y páginas de Facebook” para los grupos antisandinistas.

En otras palabras, una destacada fachada de la CIA ayudó a crear y administrar cuentas de redes sociales para organizaciones de oposición nicaragüenses.

Como cobertura para estas operaciones antisandinistas, USAID explotó cínicamente temas como la violencia sexual contra las mujeres, la igualdad LGBT y los derechos indígenas. Incluso ayudó a lanzar una campaña llamada “Alcemos la voz contra el abuso sexual infantil” como tapadera para las actividades de la oposición.

USAID destacó en su informe que el trabajo de CBCSA para crear, cultivar, capacitar y financiar a la oposición antisandinista se complementó con la ayuda de la rama centroamericana de la corporación Kellogg, así como de la Iglesia Católica.

En una sección involuntariamente cómica que demuestra la total sumisión de la oposición de Nicaragua a Washington, el informe señaló que “CBCSA brindó orientación y capacitación a RED LOCAL y FVBCH para comprar boletos aéreos para consultores y personal para asegurar el cumplimiento de la Ley Fly America, incluyendo cómo Documentar una exención para viajes individuales. RED LOCAL y FVBCH ahora tienen el conocimiento para comprar viajes financiados por EE. UU. En el futuro “.

Cristiana y su Fundación Chamorro ahora pueden dormir cómodamente con la seguridad de que, cuando quieran volar a Miami o Washington, el Tío Sam lo tiene cubierto.

El “Programa de Medios de Nicaragua” de USAID de $ 2.8 millones, diseñado “para promover los intereses de EEUU”

El Programa de Fortalecimiento de Medios de USAID y la iniciativa de Fortalecimiento de Capacidades para la Defensa de la Sociedad Civil fueron solo dos de las muchas operaciones de la agencia destinadas a atacar al gobierno de izquierda de Nicaragua.

De 2010 a 2013, USAID ejecutó un proyecto muy similar llamado Programa de Medios de Nicaragua, con $ 2.8 millones en financiamiento.

Mientras que el Programa de Fortalecimiento de Medios de 10 años fue administrado por la Fundación Chamorro, el Programa de Medios de Nicaragua de tres años fue dirigido por un contratista llamado Family Health International (FHI) 360.

Al final del proyecto en 2013, USAID elaboró ​​un informe final de evaluación del desempeño, que decía claramente, utilizando un acrónimo del Programa de Medios de Nicaragua, que el “NMP buscaba promover los intereses de Estados Unidos”.

El documento señaló que el programa de USAID fue promovido activamente por el entonces embajador de los Estados Unidos, Robert J. Callahan, y agregó: “La amplia difusión de los mensajes de USAID sirvió para promover la presencia del Gobierno de los Estados Unidos (USG) [en Nicaragua]”.

El informe reveló que el Programa de Medios de Nicaragua finalmente otorgó 45 subvenciones que van desde $ 10,000 a $ 15,000 cada año a medios de comunicación antisandinistas, por un total de $ 2.8 millones durante los tres años.

Esta es una suma sustancial de dinero en una región donde el salario mínimo es de alrededor de $ 200 por mes.

El Programa de Medios de USAID en Nicaragua llevó a cabo operaciones en 12 ciudades y dos regiones autónomas en Nicaragua.

Entre los principales objetivos del programa, admitió USAID en el informe, estaba “promover el crecimiento económico, con equidad en el crecimiento impulsado por el sector privado y la agricultura impulsada por el mercado”, en otras palabras, abogar por reformas económicas neoliberales.

Otro objetivo de USAID declarado abiertamente fue “implementar el Tratado de Libre Comercio entre República Dominicana, Centroamérica y Estados Unidos (CAFTA-DR)”. Esto colocó al programa directamente en desacuerdo con la Alianza Bolivariana, o ALBA, a la que se unió el presidente Daniel Ortega cuando regresó al poder en 2007, un bloque económico que unifica a Nicaragua con otros gobiernos de izquierda en Venezuela, Cuba, Bolivia y Ecuador.

Una de las piedras angulares de la política exterior de Estados Unidos en América Latina desde la creación del ALBA en 2004 ha sido obligar a los países a abandonar la alianza. El expresidente de izquierda de Honduras, Manuel Zelaya, explicó a Grayzone que el gobierno de Estados Unidos lo amenazó, advirtiendo que Honduras no podía unirse al ALBA; y cuando lo hizo, pronto fue derrocado en un golpe militar patrocinado por Washington.

Muchos de los medios de la oposición financiados por el Programa de Medios de Nicaragua recibieron múltiples subvenciones, y el informe se jactaba de que “el financiamiento de NMP ayudó a que varios medios de comunicación siguieran funcionando”.

El informe encuestó a los beneficiarios y encontró que “el 75% de los beneficiarios entrevistados cree que el apoyo de NMP era esencial para que pudieran mantenerse en el negocio”.

Una de las características sorprendentes de la evaluación es que USAID compiló una lista de usuarios influyentes de Twitter en Nicaragua. Muchos de los nombrados son beneficiarios de fondos del gobierno de Estados Unidos y casi todos son partidarios de la oposición.

La lista está un poco anticuada, dado que el informe se publicó en 2013, pero es una prueba de que el gobierno de EE. UU. está observando las voces extranjeras influyentes en las redes sociales.

USAID también compiló una lista de personas influyentes en los medios de comunicación en general nicaragüenses, lo que demuestra el cuidadoso monitoreo de la agencia de la prensa del país y la identificación de aquellos que mejor sirven a los intereses de Estados Unidos.

En ambas listas se nota que casi todos los influencers identificados en ese momento eran partidarios de la oposición política. La USAID claramente no está interesada en los influencers pro-sandinistas, solo en amplificar las voces anti-sandinistas.

El contratista que dirigió el Programa de Medios de Nicaragua para USAID, FHI 360, se jacta en su sitio web de que no era el único proyecto que estaba ejecutando para la agencia.

FHI 360 tenía otro contrato de USAID para una iniciativa neoliberal llamada “Oportunidades basadas en el mercado para la conservación y el turismo sostenible en Nicaragua”. Uno de los prominentes jóvenes “emprendedores” nicaragüenses que fue capacitado en este programa de USAID y promovido públicamente por la firma, Néstor Bonilla, es una figura de la oposición acérrima antisandinista que ahora vive en Panamá.

USAID, Fundación Chamorro y corporaciones nicaragüenses explotan a las mujeres para impulsar la oposición antisandinista

Antes de lanzar el Programa de Fortalecimiento de Medios en 2013, USAID realizó otra operación en Nicaragua a través de la Fundación Chamorro, explotando el tema de los derechos de las mujeres para fortalecer la oposición antisandinista.

En 2009, USAID incorporó a la nación centroamericana en un proyecto internacional de poder blando más grande, lanzando lo que llamó Voces Vitales Nicaragua o Vital Voices Nicaragua.

Voces Vitales Nicaragua fue la manifestación local del programa Vital Voices que surgió del gobierno de EEUU bajo la administración de Bill Clinton. La entonces primera dama Hillary Clinton y la secretaria de Estado Madeleine Albright utilizaron la iniciativa para apoyar a las mujeres líderes de la oposición en países elegidos para un cambio de régimen y para impulsar políticas económicas neoliberales que beneficiaron a las corporaciones estadounidenses bajo la apariencia del empoderamiento de las mujeres.

En Nicaragua, el proyecto fue dirigido por la Fundación Chamorro, la opción obvia para cualquier iniciativa neoliberal de Estados Unidos, con Cristiana Chamorro como una de sus líderes.

Además del financiamiento que la Fundación Chamorro recibió de USAID para este programa, recaudó cientos de miles de dólares en donaciones de grandes corporaciones como CitiBank.

El programa Vital Voices liderado por Clinton establece claramente en su sitio web oficial que su objetivo es “promover el avance de la mujer como un objetivo de la política exterior de Estados Unidos”.

USAID libra una guerra híbrida multimillonaria contra el gobierno sandinista de Nicaragua

Los programas descritos anteriormente representan solo el nivel superficial de la guerra no convencional que Washington ha librado contra el gobierno sandinista de Nicaragua.

Los detalles minuciosos de la mayoría de estos programas de USAID no se conocen porque los detalles están redactados. Sin embargo, los datos del sitio web de la agencia muestran que se han invertido decenas de millones de dólares más para apoyar a los grupos de oposición.

Uno de los proyectos más grandes ejecutados por el gobierno de Estados Unidos en Nicaragua es su Programa de Gobernanza Municipal, que recibió la friolera de $ 29,999,763 de USAID entre 2010 y 2020.

El Programa de Gobernanza Municipal de USAID en Nicaragua fue dirigido por la ONG Global Communities, con sede en Estados Unidos, que señala en su sitio web que, además de funcionar como contratista del gobierno, se “asocia” con corporaciones como Chevron, Coca-Cola, Goldman Sachs, IBM y Walmart.

USAID dice que este programa “promueve la participación efectiva de los ciudadanos con los gobiernos municipales para influir en la toma de decisiones, exigir responsabilidad y transparencia, y mejorar la gestión de los recursos públicos”, “fortaleciendo las redes de organizaciones clave de la sociedad civil (OSC)” y ayudándoles a “llevar a cabo mejor supervisión de los proyectos financiados por el gobierno “.

En otras palabras, el Programa de Gobernanza Municipal de USAID es un proyecto masivo de $ 30 millones de una década para apoyar y desarrollar fuerzas antisandinistas en los gobiernos locales de Nicaragua, con el fin de debilitar la autoridad del gobierno central.

La descripción de USAID también insinúa que su Programa de Gobernanza Municipal tenía como objetivo reforzar a las ONG de oposición en su activismo contra los proyectos de infraestructura del gobierno sandinista. Y en la parte superior de la lista de proyectos de infraestructura nicaragüenses que Washington ha trabajado para sabotear está la tan esperada construcción de un canal interoceánico que podría desafiar el monopolio del Canal de Panamá que fue creado por Estados Unidos.

Funcionarios del gobierno nicaragüense han dicho que creen que el proyecto del canal, que se estaba construyendo – con la ayuda de empresas chinas – fue una de las principales razones del violento intento de golpe de estado en 2018. El proyecto está actualmente en suspenso.

Otra enorme operación de una década dirigida por el gobierno de Estados Unidos en Nicaragua se llama Programa de Desarrollo de Liderazgo Democrático. Esta iniciativa técnicamente no está dirigida por USAID, sino por otro brazo de cambio de régimen de Estados Unidos, el Instituto Nacional Demócrata (NDI).

El NDI es una de las ramas principales de la Fundación Nacional para la Democracia, una fachada de la CIA. USAID supervisa ambos equipos, que en última instancia financia la NED a través del presupuesto del Departamento de Estado aprobado por el Congreso.

Los registros públicos de USAID incluyen cifras gastadas por proyectos del NDI. Muestran que en los 10 años desde 2010 hasta fines de 2019, el NDI gastó más de $ 21 millones en su Programa de Desarrollo de Liderazgo Democrático (DLDP) en Nicaragua.

Casi no hay información disponible públicamente sobre el Programa de Desarrollo de Liderazgo Democrático. El sitio web de USAID tiene un breve resumen que dice que “reúne a instituciones y expertos nicaragüenses e internacionales respetados para apoyar los procesos políticos democráticos mediante el fortalecimiento del liderazgo democrático de la juventud” y “apoya el desarrollo de un grupo central de líderes políticos jóvenes que fomenta una, sociedad participativa y democrática “.

Esta descripción deja en claro que el programa tenía como objetivo crear, capacitar y cultivar líderes de la oposición antisandinista en Nicaragua. Tal interpretación se ve reforzada por uno de los únicos otros lugares en Internet que menciona el Programa de Desarrollo de Liderazgo Democrático: el perfil de LinkedIn del exdirector de país del NDI para Nicaragua, Julian Quibell.

Su página muestra que Quibell, en sus palabras, “supervisó el diseño e implementación de un proyecto de democracia y gobernabilidad de USAID de 10 años y $ 22,9 millones de dólares centrado en el liderazgo juvenil y la participación ciudadana en un entorno desafiante con un espacio político cada vez más cerrado”. Eso se lee como una implicación bastante clara de que el NDI estaba capacitando a jóvenes líderes antisandinistas para socavar al gobierno de izquierda.

En caso de que no estuviera claro que el trabajo del NDI en Nicaragua era explícitamente partidista, Quibell reveló que manejaba “las relaciones con los medios de comunicación, la sociedad civil y líderes de partidos políticos, el sector privado, la cooperación internacional y el cuerpo diplomático”.

Este enorme programa del NDI ayudó a preparar el camino para el intento de golpe de estado de 2018. Y poco después del fracaso de la violenta operación de cambio de régimen en Nicaragua, Quibell se mudó a Ecuador, donde se convirtió en director de país de la operación del NDI allí.

Grayzone ha documentado cómo se utilizó el NDI para capacitar y financiar a partidos y líderes de oposición en Ecuador para oponerse al movimiento de izquierda correísta, fundado por el ex presidente Rafael Correa. El hecho de que Quibell se transfiriera a Ecuador en 2020 es significativo, porque estas fuerzas cultivadas por el NDI fueron fundamentales para entregar las elecciones presidenciales de 2021 al banquero de derecha Guillermo Lasso.

Antes de trabajar en Nicaragua, Quibell también fue director de país del NDI para México, donde admite en LinkedIn que “cultivó y mantuvo relaciones con funcionarios del gobierno mexicano a nivel federal, estatal y municipal, así como con líderes cívicos y políticos clave”.

Otra fachada de la CIA y filial de NED, el Instituto Republicano Internacional (IRI), también ha estado activo en Nicaragua.

Los datos de USAID muestran que el IRI ha gastado al menos $ 8 millones para financiar proyectos con sede en Nicaragua desde 2013, aunque no se sabe qué son exactamente estos programas porque la información está redactada.

Como ha documentado el editor de Grayzone, Max Blumenthal, el IRI desempeñó un papel importante en un golpe militar respaldado por Estados Unidos en 2004 contra el primer presidente elegido democráticamente de Haití, el seguidor de la teología de la liberación de izquierda Jean-Bertrand Aristide.

El propio sitio web de USAID ilustra de manera transparente su papel como brazo del poder político estadounidense que tiene como objetivo promover la gobernanza neoliberal y destruir cualquier movimiento o partido político que presente un modelo económico alternativo.

En 2019, el año posterior al fallido golpe, por ejemplo, más del 90% de las subvenciones de USAID para programas relacionados con Nicaragua se clasificaron en su sector de “Gobierno y sociedad civil”, mientras que el gasto en salud pública, agricultura y medio ambiente fue casi inexistente.

De los $ 34 millones que USAID asignó para programas relacionados con Nicaragua en 2020, $ 22 millones, casi dos tercios, se clasificaron como gastos de “Gobierno y sociedad civil”. Otros $ 5,2 millones, o el 15%, se destinaron a los propios gastos operativos de USAID.

El hecho de que USAID utilice su supuesto dinero de “ayuda” para apoyar a las fuerzas de oposición de derecha en Nicaragua se refleja más explícitamente en el aumento récord de su presupuesto en 2006.

Ese año, el presidente neoliberal Enrique Bolaños fue muy impopular, y las encuestas de opinión mostraron que Daniel Ortega y su Frente Sandinista socialista estaban a punto de regresar al poder luego de 16 años en la oposición.

Washington estaba desesperado por hacer retroceder la llamada Marea Rosa, o la ola de movimientos progresistas que estaban ganando elecciones en América Latina en ese momento. Así que el gobierno de Estados Unidos volvió a la estrategia que había utilizado con la presidenta Violeta Chamorro: intentar sobornar al pueblo nicaragüense con enormes ofertas de ayuda.

La marea Rosa

En 2006, USAID invirtió la asombrosa cantidad de $260 millones en proyectos en Nicaragua. La mayor parte de esa financiación se destinó a un proyecto de infraestructura, desarrollo rural y transporte a través de la empresa Millennium Challenge Corporation de Washington.

Pero el gasto inesperado fracasó, Ortega ganó las elecciones de 2006 y Nicaragua volvió a girar hacia la izquierda. Para 2009, el gasto de USAID se había reducido de $260 millones a $45 millones, y para 2012 a solo $34 millones.

Un récord de $ 260 millones en fondos de USAID para el gobierno de derecha de Nicaragua en 2006, el año antes de que los sandinistas regresaran al poder

Los propios datos de USAID lo dejan claro sin lugar a dudas: no es una entidad humanitaria, sino un mecanismo de infiltración política y desestabilización que cultiva y financia la oposición de derecha al gobierno sandinista.

Por lo tanto, no es una hipérbole decir que el gobierno de Estados Unidos en esencia creó la oposición política de Nicaragua y dirige sus actividades hoy.

Como producto de la intromisión extranjera, la oposición de Nicaragua refleja un extraordinario estudio de caso del legado tóxico de Washington en la región y en todo el mundo.

Notas:

*Periodista, escritor y cineasta. Es el editor asistente de The Grayzone y el productor del podcast Moderate Rebels, que es coanfitrión con el editor Max Blumenthal. Su sitio web es BenNorton.com y tuitea en @BenjaminNorton.

Fuente:
The Gray Zone
Etiquetas: CIA | USAID

Editorial

Agenda

Buscar

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Búsqueda avanzada

Revistas Digitales