25/05/21
Entrevista con Jimmy Moreno, vocero del Congreso de los Pueblos de Colombia
Jimmy Moreno: «El régimen en Colombia está dispuesto a masacrar al pueblo para defender sus intereses»
Por Carlos Aznárez

Continúa el paro nacional que comenzara el 28 de abril, el pueblo sigue saliendo a la calle, hay marchas y protestas, también mucha represión y el diálogo famoso anunciado por el gobierno no se hace ver por ningún lado. Más allá de fuegos artificiales que Iván Duque anuncia para demostrar que quiere arreglar lo que el régimen desarregló, la realidad es muy otra: persecución a la militancia, cientos de detenidos, cientos de desaparecidos y medio centenar de asesinados. Para hablar de todo esto, convocamos a Jimmy Moreno, vocero del Congreso de los Pueblos de Colombia.

-Nos podrías hacer un balance de cómo están las cosas en cuanto a la movilización y también a la represión.

-Ya estamos arribando a casi un mes de paro nacional, sostener esta medida hasta este momento demuestra un poco la fuerza y la unidad de las comunidades que se viene desarrollando en estas dinámicas de movilización que se expresa en todo el país. A la vez, está demostrando la situación tan compleja y precaria que tenían las comunidades, y que venían expresadas desde tiempo atrás, y ahora se muestran en el marco de lo que la gente viene proponiendo en el paro nacional. Creemos que es un balance bastante positivo todo lo hecho. Esta fuerza de movilización está centrada especialmente en los jóvenes, en las mujeres, en los sectores organizados indígenas, campesinos, afro, movimiento sindical y los estudiantes.

-Hubo además importantes logros.

-Evidentemente, este paro nos muestra que con la dinámica de esta fuerza se han logrado triunfos importantes. La primera fue la caída de la reforma tributaria, luego la renuncia del ministro Carrasquilla, posteriormente tuvo que renunciar la canciller. También, en el marco de la movilización, por la presión les tocó también archivar el proyecto que iba a reformar y terminar de privatizar la salud en Colombia. Este es un logro importante que se da en el marco del paro nacional y demuestra que las mesas de negociación no son tan efectivas y más en este tipo de gobiernos que no cumplen y no brindan ningún tipo de garantías. Es la fuerza del paro nacional la que le ha enviado un mensaje a los gobernadores colombianos de eliminar esa agenda y ese paquete neoliberal que iba a seguir profundizando la crisis en el país.

-¿Ustedes como Congreso de los Pueblos participan de la idea de diálogo con el gobierno de Duque?

-Está el tema de derechos humanos que es bastante preocupante. Nosotros como Congreso de los Pueblos no estamos participando del proceso de negociación, porque pensamos que sentarnos a dialogar con un gobierno que tiene las manos manchadas de sangre y no asume responsabilidades, eso no es coherente con lo que la gente está expresando en las calles. En ese sentido, ni siquiera hay espacios de debate para quienes se han sentado, no se ha podido avanzar en garantías. El mensaje que está dando el gobierno es reforzar la estrategia militar para seguir dando este tratamiento a la protesta nacional. Es una militarización total del territorio nacional y esas balas que están matando al pueblo que está sosteniendo la movilización, es mediante la actuación paramilitar que tiene el ejército y la policía nacional. Es preocupante porque está mostrando el carácter autoritario de este gobierno que está en manos de las fuerzas militares. El régimen no quiere perder nada y está dispuesto a masacrar al pueblo colombiano para defender sus intereses. El miércoles pasado fue un día importante en la convocatoria que se hizo de movilización nacional. Vimos una represión fuerte sobre todo en el paro minero que se está desarrollando en Caucasia, los corrieron a balas y a gases lacrimógenos de manera desproporcionada, donde había mujeres y niños, gasearon hasta las escuelas. En Bucaramanga la movilización fue atacada por la policía, por el ESMAD, hasta alta horas de la madrugada, en la Universidad de Santander se dieron enfrentamientos fuertes con la policía, con unos 30 heridos, seis de ellos alcanzados por balas. Es una manera sistemática de este gobiernos tratar la protesta social. En Pasto, Popayán, Medellín y Bogotá, tenemos la misma circunstancia, en el sentido de la forma violenta con la que el estado respondió a la movilización, con amenazas permanente y no con cumplir con lo que la gente le está expresando en las calles. Internacionalmente es un imperativo exigir al estado que pare la guerra al paro y que el gobierno se responsabilice de esta situación de masacre que se está dando en el marco de la protesta. Estamos exigiendo la renuncia de los responsables de esta masacre, de esos asesinatos. Este martes habrá una moción de censura al ministro de defensa por sus actuaciones y responsabilidades y esperamos que el Congreso de la República dentro del marco del estado de derecho se le de la moción de censura y se destituya a ese ministro de defensa que le ha declarado la guerra al pueblo colombiano

-Las exigencias de las que estás hablando están escritas en un emplazamiento que están haciendo con más de 900 firmas de organizaciones sociales, políticas y también muchas personalidades. Lo hemos publicando en Resumen Latinoamericano. Si el gobierno no cumple y no acepta dicho emplazamiento, ¿cómo seguirá este paro y esta presión que hacen en las calles?

-Digamos que le radicamos al gobierno nacional un emplazamiento público que tiene alcance nacional e internacional, respaldado como tú dices por muchas firmas de organizaciones nacionales e internacionales. El emplazamiento es un mandato que se viene dando alrededor de la movilización social, es una manera directa de decirle al gobierno colombiano que pare el genocidio y que detenga estas medidas neoliberales que están profundizando la crisis social en nuestro país. Ese emplazamiento tiene dos puntos gruesos. Uno, es que se le exige al gobierno para que pare la guerra y en ese marco reclamamos verdad, justicia y castigo para los responsables de estos crímenes que se dieron el marco del paro nacional. Exigimos la renuncia del ministro de defensa, del comandante de la policía nacional y del comandante de las fuerzas militares que son los responsables directos por estar al mando de las tropas que están asesinando a las comunidades en paro. Por otro lado, estamos diciendo que evidentemente, no creemos en los espacios de negociación, tenemos muchas experiencias y sabemos que el gobierno hace un proceso de dilatación para no cumplir con los acuerdos y que en ese sentido, lo que el gobierno tiene que hacer si muestra voluntad política es cumplir con lo que la gente está expresando en las calles y es el retiro de esa agenda neoliberal y que se deroguen las leyes que oprimen al pueblo históricamente, y evidentemente nosotros tener la posibilidad de crear un nuevo gobierno y vision de país. El gobierno no va a cumplir, es lo más posible, por la actitud que tiene en este momento, el mensaje es que vamos a seguir en las calles, vamos a seguir en las carreteras y se va a seguir levantando la consigna de “fuera mal gobierno” como expresión de rechazo a este régimen, a esta oligarquía que gobierna para los ricos y no para los pobres. Además, se está llevando a cabo un genocidio hacia el pueblo colombiano y la oposición política. Estamos haciendo un llamado a la comunidad internacional no solo para que hagan ejercicio de unidad, sino para que en las instancias internacionales de carácter jurídico, se enjuicie al presidente de la república por estas acciones. Duque es el responsable directo, quien ha dado las órdenes de militarizar y levantar el paro por la fuerza militar. En ese sentido estamos diciendo que se lo debe juzgar internacionalmente por más de 50 muertes, más de 300 desaparecidos ya que no sabemos dónde están esas personas, las violaciones a las mujeres que se han venido haciendo por parte de la policía nacional, más de 30 personas con lesiones en los ojos y las detenciones arbitrarias y el actuar paramilitar del estado colombiano. Este emplazamiento es en respuesta a ese ejercicio de negociación, que como Congreso de los Pueblos y muchas comunidades rechazamos porque el carácter no es el de cambio y de transformaciones profundas sino de querer desmovilizar el paro nacional. Seguiremos en las calles, así como ha caído la reforma seguiremos tumbando las leyes opresoras, pudiendo construir una posibilidad de un país para la vida digna.

-Gracias por la entrevista, te dejo el cierre para que expreses lo que desees.

-Gracias a ustedes, desde Colombia un mensaje de mucha lucha, mucha resistencia y un mensaje de solidaridad a esos procesos de resistencia que se vienen dando en Nuestra América con Brasil, Chile y también nuestra solidaridad con el pueblo palestino que también resiste ante la agresión imperialista. Somos los pueblos los que evidentemente venimos en esa lucha y esa resistencia por nuestra dignidad, nuestra soberanía y nuestra autonomía. Desde esta lucha que damos en Colombia, está este sentimiento de hermandad ante otros pueblos y nuestra visión de internacionalismo popular. Agradecemos el espacio y seguiremos ahí conociendo también esta dinámica de nuestro continente, del mundo y alimentándonos para fortalecer nuestras luchas.

Fuente:
Resumen Latinoamericano

Editorial

Agenda

Buscar

Búsqueda avanzada

Revistas Digitales