08/05/21
El árabe enojado: Dilemas de la Hermandad Musulmana
Por As`ad AbuKhalil

As`ad AbuKhalil describe el contexto en el que el liderazgo de la Hermandad ha comenzado a mantener conversaciones secretas con Irán y sus aliados.

Los levantamientos rabiosos se han registrado como una montaña rusa para los Hermanos Musulmanes: la euforia rápida pronto fue reemplazada por pesimismo y pesimismo.

Al principio, las rebeliones árabes que comenzaron en 2010 parecían ser un proceso en el que los Hermanos Musulmanes estaban a punto de tomar el poder político en varios países árabes. En Túnez, la rama local, An-Nahda, fue la ganadora final en las elecciones y sigue siendo la mayor fuerza política del país.

En Egipto, la Hermandad Musulmana fue el claro ganador del derrocamiento de Hosni Mubarak y logró el bloque parlamentario más grande en las elecciones más libres de Egipto justo después de su caída. Un candidato de la Hermandad Musulmana, Muhammad Morsi, fue elegido presidente.

En Libia, la Hermandad era una fuerza con la que luchar, como lo fue en Yemen. Pero los conflictos internos obstruyeron el proceso electoral en ambos países e impidieron una casi inevitable toma del poder por parte de la Hermandad. (Los Emiratos Árabes Unidos invirtieron sus tropas y dinero contra la Hermandad en Libia, mientras que los Hutíes obstruyeron los planes de la Hermandad en Yemen).

En Siria, la Hermandad Musulmana era dominante entre la oposición siria en el exilio y varios grupos rebeldes eran meros vástagos de la Hermandad.

Pero todos esos logros históricos de la Hermandad no duraron mucho.

En la fase inicial de los levantamientos árabes (desde 2011 hasta 2013), la alianza entre Qatar y Turquía fue la fuerza dominante dentro de la Liga Árabe (aunque Turquía, obviamente, no es miembro). Fue el régimen de Qatar el que promovió la invasión de Libia por la OTAN y aseguró el apoyo para la intervención occidental para derrocar a Muammar Qadhdhafi.

Arabia Saudita, antes del ascenso del príncipe heredero Muhammad bin Salman (MbS) en 2015, estaba en gran medida a la defensiva. Fue por iniciativa del hombre fuerte de los Emiratos Árabes Unidos, Muhammad Bin Zayid (MbZ), que cambió el curso de los asuntos árabes.

Los Emiratos Árabes Unidos, junto con Arabia Saudita, declararon el fin de la era del dominio qatarí en la política árabe. Fue entonces cuando tanto MbS como MbZ declararon la guerra abierta contra la Hermandad Musulmana, incluido Hamas en Palestina, que comenzó como una rama de la Hermandad.

Soporte occidental

Irónicamente, la Hermandad Musulmana comenzó en el Egipto controlado por los británicos en 1928 y sobrevivió solo gracias al patrocinio occidental y del Golfo durante la Guerra Fría. En 1954, tras un intento de asesinato contra la vida del líder egipcio Gamal Abdul-Nasser, el gobierno egipcio declaró la guerra a la Hermandad y la condujo a la clandestinidad. Los líderes fueron arrestados y muchos tuvieron que huir al extranjero. Pero la campaña contra la Hermandad no fue de ninguna manera tan despiadada como las campañas de represión en Arabia Saudita o Bahrein, o Irán para el caso; las ejecuciones eran raras, mientras que las penas de prisión eran la norma.

Nasser en ese momento estaba impulsando una versión del nacionalismo árabe secularizado y progresista, y sus movimientos islamistas reaccionarios rivales no estaban de moda; fueron vistos como anacrónicos, especialmente cuando se opusieron al enormemente popular Nasser. La Hermandad quería imponer una versión austera y conservadora del gobierno islámico, mientras que Nasser era un defensor del nacionalismo árabe secularizado.

La Hermandad se opuso a la agenda social progresista de Nasser e incluso se opuso a sus llamados a la unidad árabe. Las potencias occidentales y los regímenes del Golfo albergaron, apoyaron e incluso armaron a la Hermandad, que estuvo fuera de contacto con la opinión pública de masas durante gran parte de la era nasserista (de 1956 a 1970).

Nasser efectivamente se burló de ellos y los presentó, correctamente, como herramientas de las potencias occidentales y los regímenes reaccionarios árabes. Hay un famoso clip en YouTube de Nasser incluso burlándose de la solicitud presentada a su régimen por el líder de los Hermanos Musulmanes de forzar el velo a las mujeres egipcias. Nasser señaló, con humor, que el líder de la Hermandad no logró imponer el velo a su propia hija.

Islam político

El renacimiento de lo que se llama «Islam político» (la ideología que busca la islamización de la política y la sociedad) fue emprendido como un proyecto político, después de la muerte de Nasser, por Anwar Sadat. Sadat, preocupado por el poder de la izquierda y el nacionalismo árabe en los campus universitarios egipcios, desató a los Hermanos Musulmanes y otros movimientos de orientación religiosa y liberó a sus líderes de la cárcel (mientras encarcelaba a izquierdistas y progresistas).

El régimen saudí, un aliado cercano de Sadat, también participó en el patrocinio y financiación de la Hermandad Musulmana en el mundo árabe y en el mundo en general. Los regímenes reaccionarios utilizaron la estructura organizativa de la Hermandad para combatir los vestigios del nasserismo y la progresividad en el mundo árabe. Las potencias occidentales no se quedaron atrás, ya que también utilizaron el «Islam político» contra el progresismo (ver Islam de Joseph Massad en el liberalismo).

Los regímenes del Golfo, en estrecha coordinación con las potencias occidentales, utilizaron la riqueza del petróleo para financiar y armar a los islamistas en Afganistán y en otros lugares contra los regímenes y movimientos comunistas. En Siria, a fines de la década de 1970, Israel, los gobiernos occidentales y Jordania apoyaron a los Hermanos Musulmanes contra el régimen. (El rey Hussein luego ofreció una disculpa pública y posteriormente mejoró sus relaciones con el líder sirio Hafidh Al-Asad, quien manejó la amenaza de los Hermanos Musulmanes con campañas de represión brutales y salvajes).

Bajo Sadat, la Hermandad Musulmana disfrutó de una posición política privilegiada, al igual que la Hermandad en Jordania desde la década de 1950, hasta que se convirtió en una fuerza política en la década de 1990.

Impacto del 11 de septiembre

Pero el 11 de septiembre cambió la actitud de los gobiernos occidentales y especialmente de los gobiernos del Golfo. El ministro del interior saudí, el príncipe Nayif Bin Abdul-`Aziz, culpó a la Hermandad Musulmana por los problemas de Arabia Saudita y dijo que «la Hermandad Musulmana ha destruido el mundo árabe». No mencionó que la Hermandad solo sobrevivió a la era nasserista debido al apoyo de Occidente y del Golfo.

El propio príncipe Nayif y sus hermanos de la familia real habían invitado a figuras de la Hermandad Musulmana a dar forma a la educación y los medios de comunicación de Arabia Saudita. La atención occidental al apoyo saudí al islamismo, después del 11 de septiembre, cambió el curso de la política exterior saudí y lanzó un acercamiento saudí con el lobby israelí. Los Emiratos Árabes Unidos rápidamente siguieron su ejemplo y declararon una guerra abierta contra la Hermandad.

Además, la Hermandad (con diferentes nombres) era la corriente política más poderosa dentro de los Emiratos Árabes Unidos. A medida que esos dos regímenes árabes se estaban distanciando de la Hermandad, Qatar y Turquía (bajo Recep Tayyip Erdogan) se convirtieron en los dos grandes patrocinadores de la Hermandad en la región, y querían usarla contra sus enemigos (principalmente, Arabia Saudita). Aljazeera, que está dirigida por el régimen de Qatar, brindó una enorme plataforma para la Hermandad y, desde 2011, se convirtió en su rostro público, dañando la imagen y credibilidad de Aljazeera y reduciendo sustancialmente su audiencia.

La reciente crisis de la Hermandad se ha derivado de la reconciliación entre Qatar y Arabia Saudita y entre Egipto y Turquía. Turquía albergaba varias estaciones de televisión árabes leales a la Hermandad. Uno de los primeros términos del acuerdo entre Qatar y Turquía y sus rivales fue rebajar el tono de los medios de la Hermandad de Turquía y Qatar.

Erdogan, hace dos semanas, ordenó a las estaciones de televisión de la Hermandad que operan desde Turquía que pusieran fin a sus ataques contra el general Abdel Fattah el-Sisi, el gobernante militar de Egipto (que es apoyado principalmente por Occidente, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos). Hamas también sufrió ahora porque ni Qatar ni Turquía están interesados en apoyar un curso de acción de combate militar contra Israel, por temor a disgustar a Estados Unidos.

Los dilemas

La Hermandad se enfrenta a dilemas clave: Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos (que dirigen la Liga Árabe) los declaran organización terrorista y sus patrocinadores están reduciendo el apoyo político, y presumiblemente financiero. Es en este contexto que el liderazgo de la Hermandad ha mantenido recientemente conversaciones secretas con Irán y sus aliados en la región.

Hizbullah celebró recientemente su primera charla con Al-Jam`ah Al-Islamiyyah (la rama libanesa de la Hermandad) en más de una década. Hamas ahora se está coordinando estrechamente con Hezbolá y la relación puede estar volviendo a la “era de la alianza” cuando ambos movimientos estaban en el mismo campo y coordinaban sus actividades militares.

Sin embargo, el régimen sirio sigue siendo un obstáculo en ese nuevo realineamiento regional. Pero la Hermandad Musulmana (según fuentes involucradas en esas negociaciones) está dispuesta a reevaluar sus actitudes pasadas e incluso a entablar negociaciones con el régimen sirio.

Parece probable que la política árabe experimente otro realineamiento, especialmente si Irán y Estados Unidos llegan a un acuerdo sobre el acuerdo nuclear. Eso fortalecería la mano de Irán y sus aliados y alentaría a la Hermandad a alcanzar un nuevo entendimiento.

Pero la alianza Arabia Saudita-Emiratos Árabes Unidos consideraría cualquier resurgimiento de la Hermandad como una amenaza mortal y respondería con fiereza, aunque las opciones militares de MbS y MbZ son limitadas, especialmente después de la desastrosa intervención en Yemen y el final de la presidencia de Trump.

-El autor es profesor libanés-estadounidense de ciencias políticas en la Universidad Estatal de California, Stanislaus. Es autor del “Diccionario histórico del Líbano” (1998), “Bin Laden, el Islam y la nueva guerra estadounidense contra el terrorismo (2002) y “La batalla por Arabia Saudita” (2004).

Fuente:
Consortium News

Editorial

Agenda

Buscar

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Búsqueda avanzada

Revistas Digitales