SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
11/11/21
Regiones: Nicaragua
Facebook acusó falsamente a estos nicaragüenses de ser troles y los censuró antes de las elecciones
Por Ben Norton

Facebook, Instagram y Twitter suspendieron a cientos de periodistas y activistas pro sandinistas días antes de las elecciones del 7 de noviembre en Nicaragua, alegando falsamente que eran troles del gobierno. The Grayzone los entrevistó para revelar la verdad.

Pocos días antes de las elecciones del 7 de noviembre en Nicaragua, las plataformas de redes sociales censuraron a influyentes medios de comunicación nicaragüenses y a cientos de periodistas y activistas que apoyan al gobierno sandinista en su país.

La campaña de censura de Silicon Valley claramente fue políticamente motivada, y equivalió a una purga masiva de simpatizantes sandinistas una semana antes de la votación. Siguió los ataques del gobierno de Estados Unidos a la integridad de las elecciones de Nicaragua y la insistencia de Washington de que se negará a reconocer los resultados.

EEUU patrocinó un intento de golpe violento en Nicaragua en 2018, que resultó en cientos de muertes en un esfuerzo desesperado para derrocar al gobierno del Presidente Daniel Ortega, que fue elegido democráticamente.

Desde que fracasó el golpe, las administraciones de Donald Trump y Joe Biden impusieron una serie de devastadoras sanciones contra Nicaragua. Y el Congreso de EEUU planea atacar a Nicaragua con nuevas y duras sanciones después de las elecciones del 7 de noviembre.

La represión de Silicon Valley contra periodistas y activistas pro sandinistas fue parte integral del ataque político del gobierno de Estados Unidos contra Nicaragua.

En una represión a gran escala el 31 de octubre, Facebook e Instagram, ambos propiedad de Meta, la empresa de tecnología recientemente renombrada, suspendieron 1.300 cuentas con sede en Nicaragua administradas por medios de comunicación, periodistas y activistas pro sandinistas.

Días antes, Twitter hizo lo mismo, purgando a muchos periodistas e influencers pro sandinistas.

El 1 de noviembre, activistas sandinistas cuyas cuentas fueron suspendidas por Facebook e Instagram respondieron publicando videos en Twitter, mostrando al mundo que de hecho son personas reales. Pero Twitter también suspendió sus cuentas, buscando borrar toda evidencia que demuestre que estos nicaragüenses no son bots del gobierno ni forman parte de una “operación inauténtica coordinada”.

La censura de seguimiento de Twitter fue efectivamente un doble golpe a la libertad de expresión de los nicaragüenses, cuya aparente fechoría es expresar opiniones políticas que desafían los objetivos de Washington.

Las miles de cuentas censuradas por Facebook, Instagram y Twitter colectivamente tenían cientos de miles de seguidores y representaban algunos de los medios y organizaciones más grandes e influyentes de Nicaragua, un país relativamente pequeño de 6,5 millones de personas.

Las grandes empresas de tecnología estadounidenses suspendiendo todas estas cuentas pocos días antes de las elecciones puede tener un impacto tangible en los resultados electorales de Nicaragua.

Las purgas se dirigieron exclusivamente a los simpatizantes del Frente Sandinista, un partido socialista y antiimperialista. Cero partidarios de la oposición derechista en Nicaragua fueron afectados.

Facebook publicó un informe el 1 de noviembre en el que acusó a los sandinistas que censuró de ser parte de una “granja de troles dirigida por el gobierno de Nicaragua y el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN)” y de haber sido involucrado en “comportamiento inauténtico coordinado”.

Esto es demostrablemente falso. En realidad, lo que Facebook/Instagram hizo fue purgar a la mayoría de los simpatizantes sandinistas de alto perfil en las plataformas, y luego tratar de justificarlo afirmando que los activistas sandinistas en realidad eran bots administrados por el gobierno.

Facebook admitió implícitamente este hecho al escribir en su informe que había “cuentas auténticas” purgadas en la represión masiva de las redes sociales. Pero Facebook no diferenció entre las cuentas auténticas y las supuestas cuentas “inauténticas”; no nombró ninguna y las agrupó a todas para justificar el borrado de su existencia digital.

facebook Nicaragua authentic accounts
Facebook admite en su informe que borró “cuentas auténticas” en su purga de sandinistas en Nicaragua

A diferencia de los investigadores de Facebook, este periodista, Benjamín Norton, está en Nicaragua y conoce personalmente a decenas de nicaragüenses cuyas cuentas fueron censuradas. Puedo confirmar que son personas reales que expresan orgánicamente sus opiniones auténticas; no son troles, bots o cuentas falsas.

Entrevisté a más de dos docenas de activistas sandinistas cuyas cuentas personales fueron suspendidas, y he publicado videos de algunos de ellos a continuación, para demostrar que las afirmaciones de Facebook son categóricamente falsas.

El equipo de seguridad de Facebook es dirigido por exfuncionarios de alto nivel del gobierno de EEUU

El informe de Facebook que falsamente acusó a los activistas sandinistas de ser troles del gobierno fue escrito por Ben Nimmo, el líder del “Equipo de Inteligencia de Amenazas” de Meta.

The Grayzone ha documentado que Nimmo fue un portavoz de la OTAN, la alianza militar liderada por Estados Unidos. Nimmo también ha sido un consultor pagado de una verdadera granja de troles: la llamada Integrity Initiative (Iniciativa de Integridad), que fue establecida en secreto por oficiales militares británicos para ejecutar operaciones de influencia anti-rusa a través de medios de comunicación occidentales.

Además, Nimmo se ha desempeñado como jefe de investigaciones en Graphika, otra iniciativa de guerra de información que se estableció con fondos del Instituto Minerva del Departamento de Defensa de EEUU, y opera con el apoyo de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa (DARPA), una agencia de alto secreto del Pentágono.

La página de Graphika muestra el apoyo del Pentágono y DARPA

Nimmo también es funcionario del Atlantic Council, una organización política poderosa en Washington que es financiada por gobiernos occidentales y que sirve como un órgano de diseño de políticas de la OTAN.

Nimmo se entrometió en las elecciones británicas de 2020 al acusar absurdamente al líder izquierdista del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, de ser parte de una supuesta operación rusa de “medidas activas”.

El último escándalo diseñado por Nimmo muestra el papel de Facebook como un arma de información imperial cuyo equipo de seguridad ha sido esencialmente extraído del gobierno de Estados Unidos.

El jefe de política de seguridad de Facebook, Nathaniel Gleicher, promovió el informe de Nimmo, haciéndose eco de sus falsas afirmaciones.

Antes de pasar a Facebook, Gleicher fue director de política de ciberseguridad en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca. También trabajó en el Departamento de Justicia de EEUU.

Gleicher aclaró que cuando Facebook acusó a Nicaragua de administrar una supuesta “granja de troles”, “significa que la operación se basa en cuentas falsas para manipular y engañar a su audiencia”.

Según esta definición, el informe de Facebook está completamente equivocado. Muchas de las cuentas que suspendió eran administradas por nicaragüenses reales, de carne y hueso. The Grayzone los ha entrevistado, y hemos publicado videos a continuación.

El “director de interrupción de amenazas” de Facebook, David Agranovich, también compartió el informe falso de Nimmo.

Al igual que Gleicher, Agranovich trabajó en el gobierno de EEUU antes de pasar a Facebook, y se desempeñó como director de inteligencia del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca.

Ambos veteranos del Consejo de Seguridad Nacional de EEUU apoyaron energéticamente la purga coordinada de nicaragüenses pro sandinistas por parte de Facebook.

The Grayzone contactó a Facebook con una solicitud de comentarios. La jefa de comunicaciones de seguridad, Margarita Z. Franklin, respondió sin ningún comentario, simplemente compartiendo el enlace al informe de Nimmo.

Cuando The Grayzone dio seguimiento y le preguntó a Franklin sobre su suspensión de muchos nicaragüenses de la vida real que apoyan a su gobierno pero que no son bots, ella no respondió.

Conoce a los nicaragüenses censurados por Facebook, Instagram y Twitter

Grayzone habló con más de dos docenas de activistas sandinistas vivos, a quienes este periodista conoce y ha conocido en persona, y que fueron purgados en la represión de las redes sociales.

Muchos dijeron que esta era la segunda o tercera vez que se censuraron sus cuentas. A varios les quitaron sus cuentas de Facebook y Twitter durante un violento intento de golpe de estado respaldado por Estados Unidos en Nicaragua en 2018.

Varios activistas dijeron que temen que Washington patrocine otro intento de golpe de Estado u operaciones de desestabilización luego de las elecciones del 7 de noviembre, y debido a que fueron prohibidos en las redes sociales, los simpatizantes sandinistas no podrán informar al mundo exterior sobre lo que realmente está sucediendo en su país.

Ligia Sevilla

La influencer sandinista Ligia Sevilla, que tenía más de 5.500 seguidores en su cuenta personal de Instagram, que fue suspendida junto con su perfil de Facebook, proclamó: “No soy un bot, no soy un troll. Y he sido censurada en mis redes sociales. ¿Acaso Facebook no nos permite ser sandinistas? ”

Después de que Sevilla compartiera este video para verificar su autenticidad, Twitter también suspendió su cuenta, una señal de una campaña coordinada de censura política dirigida a los sandinistas en las redes sociales.

Franklin Ruiz

El activista sandinista Franklin Ruiz, cuya página personal de Facebook fue suspendida, también publicó un mensaje de video: “[Quiero] decirles que somos seres humanos, somos personas que estamos detras de Facebook defendiendo nuestra revolución, defendiendo nuestro país. No somos unos bots, como dice Facebook, o unos troles que estamos robotizados”.

Después de que Ruiz compartiera este video en Twitter, la plataforma también lo purgó.

Hayler Gaitán

Hayler Gaitán, otro activista sandinista censurado por Facebook, publicó un video explicando: “Yo soy un joven comunicador. Y no soy un trol, como dice Facebook, o un bot “.

“Soy un joven comunicador que publica el buen progreso en Nicaragua”, continuó. “Nosotros gozamos de una salud gratuita, de una educación gratuita y otros programas que también benefician al pueblo nicaragüense y que hemos venido construyendo a través de nuestra historia, y que han querido arrebatarla, pero jamás van a poder”.

Luego de que Gaitán publicara este video en Twitter, también suspendió su cuenta.

Darling Huete

Darling Huete es una periodista nicaragüense cuya cuenta personal de Facebook también fue censurada.

“Paso por aquí para decirles que Facebook ha censurado mi cuenta, o inhabilitado mi cuenta de Facebook, según él, porque mi cuenta es una cuenta trol o una cuenta falsa, cosa que no es cierto. Mi cuenta tiene más de siete años de estar activa”, dijo en un video que publicó en Twitter.

“Claramente esta es una censura política, ya que yo apoyo al gobierno actual de Nicaragua. Por tanto, han decidido que mi opinión, o mi manera de pensar, no es la adecuada ante las políticas absurdas de Facebook”, lamentó Huete.

Después de que Huete compartió este video, Twitter también eliminó su cuenta.

Huete le dijo a The Grayzone que esta es la segunda vez que se suspendieron sus cuentas de Facebook y Twitter. La primera vez fue durante el violento intento de golpe respaldado por EEUU en Nicaragua en 2018.

Daniela Cienfuegos

Daniela Cienfuegos, activista de la Red de Jóvenes Comunicadores, un grupo social pro sandinista, publicó un video en Twitter en lo que dijo: “Quería decirte que no, no somos unos trolls. Somos personas que nos dedicamos a hacer comunicación desde cada trinchera, para informar al pueblo nicaragüense, y al nivel internacional “.

Después de que Cienfuegos publicara esto, Twitter también borró su cuenta.

Facebook, Instagram, Twitter censor top pro-Sandinista Nicaraguan journalists and media outlets

Los anteriores son sólo una pequeña parte de los nicaragüenses que fueron calumniados falsamente por Facebook como “troles dirigidos por el gobierno” y borrados de las redes sociales.

Pero no eran sólo los simpatizantes sandinistas que fueron censurados. También se eliminaron los principales medios de comunicación nicaragüenses que brindan una perspectiva pro sandinista.

En la noche del 31 de octubre, Facebook eliminó 140 páginas y 24 grupos, el 100% de los cuales eran pro sandinistas. Entre los eliminados estaban:

  • el periódico sandinista oficial, Barricada, que tenía más de 65.000 seguidores
  • el medio de comunicación izquierdista Redvolución, dirigido por jóvenes, que tenía más de 81.000 seguidores
  • la Red de Jóvenes Comunicadores, que agrupa a periodistas y activistas mediáticos de la Juventud Sandinista, un movimento social muy influyente, y que contaba con más de 71.000 seguidores
  • y los perfiles individuales de decenas de periodistas, activistas e influencers nicaragüenses.

Al mismo tiempo que la purga de Facebook, su plataforma hermana Instagram eliminó muchas de las mismas páginas:

  • Barricada, que tenía más de 9.500 seguidores
  • Redvolución, que tenía más de 22,700 seguidores
  • la Red de Jóvenes Comunicadores, que tenía más de 12.600 seguidores
  • y, una vez más, las páginas personales de decenas de periodistas, activistas e influencers nicaragüenses.

Instagram también suspendió la cuenta de la organización de moda Nicaragua Diseña, que es muy popular en Nicaragua, y tenía más de 42,700 seguidores.

A diferencia de las otras cuentas purgadas, Nicaragua Diseña definitivamente no es una organización política. Es dirigido por Camila Ortega, una hija del presidente, pero Nicaragua Diseña intencionalmente evita la política, tratando de unir a partidarios de la oposición y sandinistas en eventos culturales apolíticos.

Apenas unos días antes de la purga coordinada de Facebook e Instagram, Twitter también eliminó las cuentas de los periodistas e influencers pro sandinistas más destacados de la plataforma.

El 28 de octubre, Twitter suspendió las cuentas de los activistas de los medios @ElCuervoNica, @FloryCantoX, @TPU19J, @Jay_Clandestino y muchos otros. Juntos, estos comunicadores pro sandinistas tenían decenas de miles de seguidores.

Muchos de ellos, como @CuervoNica y @FloryCantoR, habían sido censurados antes. Esta fue la segunda o tercera cuenta que crearon, sólo para ser censuradas por sus opiniones políticas.

La censura de nicaraguenses por parte de Silicon Valley siempre va en una dirección: son los izquierdistas y antiimperialistas que apoyan el gobierno sandinista que son censurados, mientras que los partidarios de la oposición derechista, muchos de los cuales son financiados por el gobierno de Estados Unidos, son verificados y promovidos por las empresas de redes sociales.

Varios periodistas nicaragüenses cuyas cuentas personales en las redes sociales fueron suspendidas dijeron a The Grayzone que estaban molestos y enojados, ya que habían pasado innumerables horas de trabajo durante años construyendo sus páginas, haciendo periodismo y compartiendo información. Facebook, Instagram y Twitter eliminaron todo ese trabajo en meros segundos.

Algunos dijeron que temen que esta censura también los perjudique financieramente, ya que habían confiado en sus cuentas de redes sociales como fuente de ingresos.

Además de violar claramente sus derechos a la libertad de prensa y la libertad de expresión, la última ola de censura de Silicon Valley ha causado un daño económico concreto a los nicaragüenses de clase trabajadora que habían usado Facebook e Instagram para administrar pequeñas empresas. Varios de los afectados dijeron a The Grayzone que ahora no pueden acceder a las páginas de Facebook e Instagram que usaban para vender productos como comida, ropa o joyas caseras.

Por lo tanto, esta censura de Silicon Valley no solo obstaculiza en gran medida la capacidad de estos nicaragüenses de clase trabajadora para hacer su trabajo como periodistas, dado que las redes sociales son una parte integral del periodismo contemporáneo, sino que también los privó de fuentes adicionales de ingresos en las que habían dependido para apoyar a sus familias.

Dadas las afirmaciones hiperbólicas del gobierno de EEUU de supuesta intromisión rusa en sus elecciones presidenciales de 2016, la purga de las redes sociales que ha inspirado en Nicaragua está manchada de ironía. Después de años de investigaciones y miles de millones de dólares gastados, la única evidencia ostensible que Washington encontró de la interferencia rusa fueron algunas publicaciones en Facebook, incluyendo memes humorísticos absurdos.

Si estos supuestos memes rusos de Facebook constituyen un ataque al estilo de Pearl Harbor contra el sistema electoral norteamericano, como han afirmado funcionarios de alto nivel del gobierno de EEUU, ¿qué significa para Facebook, Instagram y Twitter censurar a influyentes medios de comunicación, periodistas, y activistas pro sandinistas pocos días antes de las elecciones en Nicaragua?

buff bernie meme russia
El gobierno de EEUU sostiene que Rusia supuestamente se metió en su elección de 2016 con este meme de Bernie Sanders en Facebook

Además de entrometerse en las elecciones extranjeras, los monopolios norteamericanos de las redes sociales han censurado sistemática y repetidamente a periodistas, políticos y activistas en numerosos países donde Washington quiere un cambio de gobierno, como Venezuela, Irán, Siria, Rusia y China. En numerosas ocasiones, estas empresas de Silicon Valley han admitido que sus purgas se llevaron a cabo a petición del gobierno de Estados Unidos.

The Grayzone ha documentado las muchas formas en que estas empresas de tecnología colaboran con los gobiernos occidentales, mientras que promueven los medios estatales de EEUU y silencian a las personas en países que Washington ha designado sus adversarios.

Por su parte, los nicaragüenses censurados por Facebook y Twitter se han comprometido a continuar con su trabajo.

Redvolución escribió que seguirá luchando en las “trincheras digitales” para “defender la revolución”.

Quenri Madrigal, un destacado activista sandinista e influencer en las redes sociales, comentó: “Ya hemos sido testigos de las formas de censura virtual en otros países; como Cuba, Venezuela, Rusia e Irán. Sí existe una tiranía de las transnacionales de las tecnologías y las redes sociales. Son instrumentos que no le pertenecen a los pueblos.”

Fuente:
The Grayzone

Editorial

Buscar

Búsqueda temática

Revistas Digitales