SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
05/12/21
05/12/1814 | Batalla de Urica
Por Fernando Bossi Rojas

La tradición popular cuenta que Pedro Zaraza, mientras amolaba pacientemente la punta de su lanza, se dirigió a sus combatientes y les dijo: “Este día de hoy, o se rompe la zaraza o se acaba la bovera”. Fue el 5 de diciembre de 1814 y en la Batalla de Urica, José Tomás Boves, “El Taita”, fue atravesado de un mortal lanzazo.

Muchos afirman que quien asestó el golpe de muerte al asturiano fue precisamente Pedro Zaraza, otros sostienen que fue un llanero del batallón “Rompefilas”; hay quienes defienden que fueron los dos, uno le dio el lanzazo y el otro lo remató cuando Boves cayó del caballo. Hay también otras versiones… Poco se sabe a ciencia cierta de aquel hecho, más la tradición popular se inclina por reivindicar a Zaraza como el matador del temible caudillo.

José Tomás Boves había levantado a los pardos, negros e indios de los llanos, bajo las banderas del rey, contra las fuerzas patriotas pero también contra los amos blancos. Los lanceros del asturiano se habían encolumnado con él en feroz rebeldía contra quienes los oprimían. Vientos de redención social agitaban sus negras banderas, y así lo sintieron, en carne propia, principalmente los mantuanos, los “amos del valles”, los “grandes cacao”.

Los colonialistas usaron a Boves y a su gente. Si bien el asturiano sabía desentenderse de los jefes realistas, objetivamente les hacía un favor. Su causa –si es que la había–, no tenía destino en las filas colonialistas. El caudillo español incentivaba los saqueos y había bocetado la idea, un poco vaga, de reparto de tierras entre sus soldados. Hasta ahí llegaba su “programa”.

Vale aclarar que no todos los republicanos eran mantuanos, como tampoco todos los llaneros eran realistas. Los españoles despreciaban a las tropas de Boves y seguramente si este no hubiera muerto en Urica, Morillo lo hubiera fusilado. El general español no toleraba la indisciplina.

La muerte de Boves conmovió a sus tropas y dio fin a un marcado ciclo de la guerra. Los llaneros a partir de ese momento pasarían a combatir en el frente revolucionario, era más coherente. De ahí en más, las lanzas del bravo pueblo, con Bolívar como máximo conductor, apuntarían contra el pecho de los colonialistas.

Fuente: Portal Alba

Editorial

Efemérides

Buscar

Búsqueda temática