SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
06/11/21
El Continente Prodigioso
Por Luis Britto García

¿Por qué invadir América? Las contestaciones son obvias, pero no satisfactorias. ¿Nueva ruta de Comercio con Oriente, tras la caída de Constantinopla? Cualquier itinerario era sencillo, comparado con la riesgosa navegación de tres meses o la circunnavegación de un año por océanos desconocidos. ¿Deseo europeo de conquistar territorios? Allí mismo tenían el África, tras  navegación de un día al Sur del  Mediterráneo. ¿Necesidad de esclavos? Justamente del  África hubo que importarlos hacia América cuando maltratos o pestes liquidaron la mayor parte de los nativos americanos. ¿Desmedidas riquezas? Las primeras expediciones sólo saquearon moderadas cantidades de oro de La Española, y de perlas de Cubagua. La verdadera causa de la invasión de América es el Prodigio.

                                                        2

Las historias del Prodigio comienzan con el primer contacto.  Cuando Cristóbal Colón arriba a Tierra Firme, declara haber reencontrado la sede del Paraíso Terrenal. Por ello nombra a Venezuela “Tierra de Gracia”. Según el Almirante,  el planeta no es redondo, sino en forma de pera, siendo su región más elevada la más próxima a los cielos. De ella manan los cuatro ríos del Paraíso, uno de los cuales sería el Orinoco. En la época de las lluvias, surca el cielo austral una cruz de luceros, similar a la que Dante dijo que se vería desde las antípodas.

                                                        3

No tardan los cronistas del Nuevo Mundo en acrecentar la cosecha de prodigios. Uno certifica que los Tutanuchas tienen grandes orejas, y que duermen cobijándose en ellas. Otro poblado se alimenta de oler flores, y en oliendo malos aromas, mueren. Más tarde, el verídico pirata Sir Walter Ralegh da fe de que en nuestra Guayana existe un reino de mujeres guerreras, las Amazonas, y otro de hombres sin cabeza, con  boca y  ojos en el pecho, los Ewaipanoma, y otro de hombres con una sola pierna. En el Delta, uno de sus tripulantes es devorado por un monstruo marino, seguramente un caimán. De las aguas brotan poderosos árboles, y en ellos vive un pueblo feliz, los Tivitivitas. Los caribes le enseñan un nuevo vicio, el del tabaco, que asegurará la delicia y perdición de millones. Por todos lados, escribe el visitante, hay indicios certísimos de oro.

                                               4

Pues lo que más llama la atención a los invasores es el oro. En el Nuevo Mundo se sitúan todos los prodigios que faltan en el Viejo: la Fuente de la Eterna Juventud, El Dorado. Sobre él se tejen prodigiosas leyendas, que movilizan flotas y ejércitos. Es una Quimera que decide el destino planetario. Guillermo Céspedes del Castillo calcula que entre 1531 y 1660 llegan a Sevilla 155.000 kilos de oro americano y 16.986.0000  kilos de plata. Si se añade el contrabando, quizá durante el siglo XVI arribaron a Europa 18.300.000 kilos de plata (Céspedes del Castillo, Guillermo: América Hispánica (1492-1898); Barcelona, editorial Labor SA. 1985, p. 140). Las conquista de México y Perú inundan  España con cataratas de metales preciosos que le aseguran dos siglos de hegemonía, deprimen su desarrollo  económico y, transferidas al resto de Europa a cambio de lujos y superfluidades, aseguran el arranque del capitalismo y la hegemonía europea hasta principios del pasado siglo. Al saqueo de América se suman Portugal, Francia, Inglaterra, Holanda, Dinamarca, Suecia. Es una rebatiña colosal que desencadena guerras y cuyo premio es la dominación planetaria. Con su victimización, el Continente Prodigioso decide  involuntariamente el destino del globo.

                                                        5

El colosal latrocinio, cuyo monto total está todavía por calcular, permite pasar por alto  el otro prodigio americano: el de sus habitantes. A la llegada de los invasores, el Nuevo Mundo está más poblado que Europa. Tenochtitlan tenía más ciudadanos que Madrid. En el Caribe y la Amazonia los intrusos encuentran habitantes que parecen vivir antes del pecado original, en comunas sin división de clases sociales ni más propiedad que la de los instrumentos esenciales para la supervivencia. En México y la cordillera andina topan imperios estratificados, pero fundados también en la propiedad comunal y la solidaridad grupal. Todas son civilizaciones exitosas, adaptadas al medio, que proporcionan a sus integrantes un alto grado de felicidad y desarrollan complejas culturas. Moctezuma tenía una biblioteca en la cual había imágenes en oro de todas las cosas de su Imperio. Pero la política de los invasores es el exterminio. La inmolación de América es el más vasto genocidio que registra la Historia. Arriba de sesenta millones de pobladores originarios mueren a consecuencias de la Conquista. Los invasores carecían de medios técnicos para perpetrar tan colosal holocausto: parte de él se debe a las privaciones causadas por el vasallaje y a las enfermedades que introducían, contra los cuales los americanos carecían de defensa inmunológica.  Cortés conquista la capital azteca caminando sobre una alfombra de guerreros muertos de viruela. La despoblación es tan radical, que los invasores deben importar esclavos del África.

                                                        6

Así como el oro arrancado a estas tierras anima el monstruo del capitalismo, las humanidades enterradas plantean el postergado debate sobre la organización social. El botín permite a los reyes contratar ejércitos mercenarios y suplantar las caducas estructuras  feudales por las del Estado Moderno. Pero la memoria de los inmolados regresa como vasta interrogante sobre la conciencia de los asesinos. Bartolomé de las Casas denuncia en encendidos tratados la Destruición de las Indias. Santo Tomás Moro afirma que el viajero Rafael Hitloday ha encontrado en el Nuevo Mundo la Utopía, igualitaria y con propiedad comunitaria como la de nuestros pueblos originarios. Francis Bacon localiza en nuestro hemisferio La Nueva Atlántida, en la cual la investigación científica de acuerdo con su Novus Organum  desarrolla  máquinas prodigiosas, telescopios, aeroplanos, submarinos. Montaigne estudia en sus magistrales Ensayos la llamada Cuestión de los Salvajes, y revierte los prejuicios acumulados sobre ella. Toda una transmutación del pensamiento se origina en el Continente Prodigioso, y no digo más, porque el libro de Vladimir Acosta desarrolla en profundidad y verdad tantos temas que aquí apenas se aluden.

Fuente:
ÚN

Editorial

Buscar

Búsqueda temática

Revistas Digitales