SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
24/09/21
Regiones: Haití
Haití, el epítome del imperialismo
Por Marzieh Hashemi

No es casualidad que la primera república negra del mundo sea también el país más pobre del hemisferio occidental.

Haití… La historia de Haití es la historia del imperialismo, la explotación y la deshumanización. De manera típica, las potencias coloniales o hegemonías, invaden los países y explotan a las masas, es decir, roban sus recursos humanos y naturales.

Mucha gente se ha escandalizado e indignado al ver las imágenes procedentes de la frontera de Texas con México, donde se ve a los agentes fronterizos estadounidenses intimidando e incluso azotando a los haitianos que intentan entrar en el país.  Para entender realmente esta imagen, hay que retroceder en el tiempo. La historia de Haití está muy entrelazada con su presente.

No es casualidad que la primera república negra del mundo sea también el país más pobre del hemisferio occidental, Haití. Es el único país del mundo en el que los esclavos lideraron una revuelta con éxito. 

Su resistencia no sólo condujo a la Revolución Haitiana, sino que también llevó a Haití a tener la enemistad perpetua de sus antiguos colonialistas europeos y de sus primos americanos.  Las potencias hegemónicas deben seguir recordando a los nativos de ese país, que los echaron, su error fatal: ¡ser negro, levantarse y triunfar contra los ocupantes europeos!

La historia de Haití es la historia del imperialismo, la explotación y la deshumanización. De manera típica, las potencias coloniales o hegemonías, invaden los países y explotan a las masas, es decir, roban sus recursos humanos y naturales.

Los ocupantes provocan una agitación económica, política y social para mantener a los nativos comprometidos y evitar que se levanten. Cuando las condiciones se vuelven tan miserables en sus tierras natales que muchos deciden emigrar, estos individuos son aún más demonizados.

En realidad, los países colonizados han financiado los estilos de vida en Europa y Estados Unidos. Sin embargo, en el típico estilo hegemónico, es el país imperialista, que se presenta como altruista, el que siquiera considera a estos “seres humanos inferiores” de “países de mierda”. 

Al final, los explotados son caracterizados como incultos, sin principios, pobres e ignorantes y el explotador es considerado inteligente, rico y benévolo.   

Esta es una instantánea de Haití, pero hay mucho más en esta imagen. 

Cristóbal Colón “descubrió” La Española, actualmente conocida como Haití, en 1492. En los 25 años siguientes a su llegada a la isla, la población indígena había sido casi totalmente aniquilada por los españoles. Entonces, empezaron a importar africanos a los que esclavizaron para construir el territorio. En 1517 se llevaron a 15 mil africanos.  Los franceses tomaron la isla en 1625 y su periodo colonial duró hasta 1804.  

La zona pasó a llamarse Saint Domingue. Y se cree que hasta 700 mil africanos fueron esclavizados allí y trabajaron en condiciones extremadamente duras para crear mucha riqueza para los colonizadores franceses.

Había unas 8 mil plantaciones, todas ellas trabajadas por esclavos. El clima y el suelo eran perfectos para diversos cultivos. Justo antes de la revolución haitiana de 1804, Saint Domingue era la colonia más lucrativa del planeta, ya que producía azúcar, café, índigo, cacao y algodón. Uno de cada ocho habitantes de Francia vivía de Saint Domingue y del comercio de sus productos. La colonia era muy lucrativa para los franceses y devastadora para el esclavo africano, que trabajaba gratis y era aterrorizado.

Las recientes escenas a las que nos ha expuesto el grupo terrorista Daesh, reflejan tipos de violencia similares a los que estaban expuestos los esclavos africanos en Saint Domingue. Se les torturaba delante de los demás, se les descuartizaba, se les quemaba en la hoguera, se les violaba e incluso se les crucificaba para dejar claro que sólo se aceptaba la obediencia absoluta del esclavo hacia su amo. Los esclavos trabajaban literalmente hasta la muerte. 

Crecieron pequeños focos de resistencia a la esclavitud y los antiguos esclavos, que habían escapado de las plantaciones, formaron grupos y llevaron a cabo ofensivas y guerras contra los propietarios de esclavos y sus plantaciones. 

Eran luchadores intrépidos, ya que sus condiciones como esclavos eran tan terribles que la mayoría prefería morir a seguir viviendo en esas condiciones.

Las ofensivas y revueltas continuaron. Napoleón Bonaparte envió hasta 20 mil soldados del Imperio francés para luchar contra el levantamiento. Pero finalmente, en 1804, los antiguos esclavos, acabaron con una victoria, que dio lugar a la Revolución Haitiana.

Los franceses, en lugar de compensar a Haití por su explotación de los recursos humanos y naturales del país, al estilo típico colonial, ¡exigieron reparaciones a lo que hoy es Haití! El país tuvo que pagar a Francia 150 millones de francos, el equivalente a 21 mil millones de dólares de hoy en día. 

De 1825 a 1947, los haitianos pagaron su “deuda” a Francia. En lugar de que el país recién independizado pudiera gastar en su pueblo y mejorar su estilo de vida, tuvo que entregar la mayor parte de su dinero a Francia. Fue bastante difícil para el país pagar ese dinero. Estados Unidos se dirigió entonces a Haití para ofrecerle “ayuda” para pagar su deuda, ofreciéndole préstamos para que los haitianos pudieran pagar a los franceses.

El gobierno animó a los bancos estadounidenses a prestar dinero, para que Washington pudiera tener más influencia sobre el país.

El gobierno actuó como una especie de garante de los bancos y presionó a Haití para que diera a Washington el control de sus políticas comerciales y otorgara concesiones a las empresas estadounidenses.

A Haití le resultaba difícil devolver sus préstamos a Washington, ya que hasta el 80% de sus ingresos se destinaban a pagar la deuda externa. En 1914, la Marina estadounidense, en nombre del National City Bank, actualmente conocido como Citibank, envió tropas a Haití.

El USS Machias atracó en Puerto Príncipe y las tropas estadounidenses entraron directamente en el Banco Nacional de Haití y se llevaron 500 mil dólares. Y para 1915, Estados Unidos simplemente decidió invadir y ocupar Haití y tomó el control del Tesoro de Haití y obligó a los hombres a luchar por ellos e implementó políticas discriminatorias dentro del país para mantener al pueblo dividido y causó la muerte de miles de haitianos. También cambiaron la constitución, que prohibía a los extranjeros poseer tierras y las empresas estadounidenses empezaron a comprar tierras haitianas.

Esta ocupación estadounidense duró hasta 1934, pero Washington continuó con su hegemonía económica sobre Haití y desde entonces hasta el presente, Estados Unidos ha dado golpes de Estado y ha apoyado a brutales dictadores para intentar aplastar la voluntad del pueblo haitiano y mantenerlo empobrecido.  Los haitianos siempre han sido resistentes a pesar de vivir en situaciones muy difíciles, desde los desastres naturales hasta los provocados por el hombre.

Estados Unidos ha impuesto varios dictadores, ha orquestado golpes de Estado, ha robado unas elecciones y ha atacado a Haití en numerosas ocasiones para proteger los intereses estadounidenses.

Y hoy, la explotación de Haití continúa por parte de las empresas e incluso de las llamadas organizaciones humanitarias, que actúan en nombre de Washington.

La ocupación, por medio de las fuerzas de las Naciones Unidas, tuvo lugar a partir de 2004 y siguió causando grandes daños a la nación. Para empezar, la ocupación era ilegal, ya que el país no estaba en guerra.

El cólera fue llevado a la nación insular por las fuerzas de ocupación de la ONU y causó la muerte de hasta 10 mil haitianos. Las fuerzas de la ONU han estado involucradas en violaciones de niños, prostitución; y ahora en Haití, de una población de 11,2 millones de personas, se dice que al menos 100 mil haitianos son hijos ilegítimos de las fuerzas de la ONU. Las tropas de la ONU gozaron de inmunidad durante su estancia en el país, lo que significa que todos los delitos que cometieron quedaron impunes.

La violencia y la explotación han sido el modus operandi de las potencias occidentales en Haití y el país sigue pagando por su pecado original: ¡los antiguos esclavos negros venciendo a los europeos y estableciendo una nación independiente! Los haitianos nunca deben poder ser un ejemplo y mostrar las posibilidades y el potencial de esta nación. Deben ser mantenidos en la pobreza y ocupados y ocupados, para que el espíritu independiente sea aplastado y no sirva de ejemplo a ninguno, especialmente a los negros americanos.

Refiriéndose a la fuerza bruta mostrada hacia los haitianos, al entrar en Estados Unidos por la Patrulla Fronteriza, la vicepresidenta Kamala Harris dijo: “Quiero decir, hablar de un país que acaba de experimentar tanta tragedia. Y realmente tenemos que hacer mucho más para reconocer que, como miembro del hemisferio occidental, tenemos que apoyar algunas necesidades muy básicas que el pueblo de Haití tiene para volver a levantarse y hacer lo que la gente naturalmente quiere hacer, ya sea de Haití o en los países de América Central. La gente quiere quedarse en casa. No quieren irse de casa. Pero se van cuando no pueden satisfacer sus necesidades básicas”.

Lo que no señala son los innumerables complots y grandes robos iniciados por países, como Estados Unidos, para que lo que acaba de decir NO se cumpla y es que los haitianos puedan quedarse en casa y satisfacer sus necesidades básicas.

Debido a su violación económica y a su inestabilidad política, el país ha sido preparado para fracasar. Un territorio que fue el más lucrativo para los franceses, ya no puede alimentarse, aunque sea rico en recursos naturales.

Esta es la realidad, no por no poder hacerlo, sino por no dejarse florecer y no poder ser un ejemplo. Esta es la historia de Haití.

Notas:

*Periodista y presentadora de Press TV

Fuente:
PIA Global

Agenda

Buscar

Búsqueda temática

Revistas Digitales