SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
06/11/21
Temas: Historia
Regiones: África
Thomas Sankara, asesinado para cumplir las ambiciones neocolonialistas francesas
Por PIA Global

En Burkina Faso ha comenzado el juicio por el asesinato de Thomas Sankara en 1987. Los sospechosos incluyen a 14 personas, una de las cuales es el ex presidente Blaise Compaoré.

“Si bien los revolucionarios como individuos pueden ser asesinados, no se pueden matar las ideas.”

Thomas Sankara

Durante el largo reinado de Compaoré, el tema del asesinato de Sankara fue un tabú, lo que dejó a muchos descontentos de que los asesinos nunca fueran castigados. Ahora están surgiendo detalles interesantes sobre la participación de Francia contra el “Che Guevara africano”, el hombre que le dio a África la esperanza de liberarse del colonialismo francés y la opresión del FMI y el Banco Mundial, y que fue una figura muy incómoda para París.

Thomas Sankara fue un famoso revolucionario y un reconocido panafricanista, una figura legendaria para los partidarios de un mundo multipolar, antiglobalistas y patriotas de diferentes frentes en el continente y más allá.

Sankara alcanzó el cargo de primer ministro en el país en 1983 en un golpe de estado incruento. Luego, después de sobrevivir a su arresto, el político de 33 años llegó al poder en un golpe militar el 4 de agosto de 1983.

Sankara es un símbolo de la resistencia al colonialismo francés en el continente africano. Fue él quien cambió el antiguo nombre colonial del país, Alto Volta, al moderno Burkina Faso, fue él quien se atrevió a desafiar la corrupción interna, la presión externa francesa y el sistema de deuda externa.

“Apoyamos la doctrina de la no injerencia de los europeos en los asuntos estadounidenses y la no injerencia de los estadounidenses en los asuntos europeos. En 1823, Monroe dijo ‘América para los estadounidenses’. Diríamos ‘África para los africanos’; Burkina Faso para los burkineses”, dijo una vez Sankara .

Sankara era extremadamente popular en Burkina Faso: estaba cerca de los ideales de justicia social, nacionalización, también era un conocido defensor de las mujeres oprimidas.

Sankara se destacó por su estilo de vida sencillo y su falta de pasión por los bienes materiales: rechazó automóviles caros e incluso un aire acondicionado básico en su oficina para estar en pie de igualdad con sus compatriotas.

Sankara comenzó a limpiar el país de la corrupción de inmediato: la flota de Mercedes del gobierno se vendió y se reemplazó por modelos simples. Se recortaron los sueldos de los funcionarios, las condiciones laborales dejaron de ser elitistas. Se llevaron a cabo controles estrictos de ingresos a los funcionarios públicos, y muchos fueron despedidos y enviados a trabajar en granjas. Sankara también exigió que se amoldaran a su gente, hasta usar túnicas tradicionales en lugar de costosos trajes occidentales.

A Sankara se le atribuyen mejoras significativas en la atención de la salud, incluidas las vacunas contra infecciones importantes y una reducción múltiple de la mortalidad infantil. El líder del país también logró en tan poco tiempo implementar programas sociales efectivos: la construcción de fábricas, casas, pozos. Ayudó a los residentes de Burkina Faso a hacer frente a pequeñas deudas, eliminó el impuesto per cápita e introdujo un programa de educación accesible (alfabetización en nueve idiomas locales).

Una de las reformas más efectivas e incluso revolucionarias de Sankara para un país africano pobre fue la agraria. Los jefes tribales fueron privados de tributos y otros privilegios a favor de los campesinos, después de lo cual en tres años el rendimiento de trigo aumentó de 1700 a 3800 kg por hectárea. Esto, a su vez, ayudó a Burkina Faso a ser autosuficiente en productos básicos.

En el área de gobernanza, Sankara también hizo innovaciones. La vieja estructura del poder tribal fue reemplazada por Comités de Defensa de la Revolución (en el espíritu de Cuba).

Sankara se convirtió en un modelo a seguir para los panafricanistas, socialistas y antiimperialistas. Siempre fue un crítico acérrimo del colonialismo y el neocolonialismo, la dependencia de Occidente y las organizaciones neoliberales internacionales como el FMI y el Banco Mundial. Fue bajo Sankara que el país dejó de pedir prestado al FMI.

Él vio la deuda como un mecanismo clave del control neocolonial:

“La deuda hay que verla desde la perspectiva de sus orígenes. (…) Los que nos prestan dinero son los que nos colonizaron. Son los mismos que solían administrar nuestros estados y economías.”

Bajo Sankara, el país dejó de depender gradualmente de la ayuda exterior. Según él, la “ayuda” occidental perpetuó los “reflejos de mendigo” en nuestras mentes africanas y nos instó a producir bienes por nosotros mismos. Como resultado, el héroe del pueblo fue fusilado el 15 de octubre de 1987, junto con otros compañeros de armas.

La traición de Compaoré

El golpe de 1987 fue protagonizado por el antiguo socio de Sankara, Blaise Compaoré, que no se sintió atraído en absoluto por los ideales socialistas. Compaoré declaró abiertamente que Sankara había puesto en peligro las relaciones internacionales con Francia y la vecina Costa de Marfil.

Compaoré rehabilitó inmediatamente los lazos neocolonialistas con Francia. Fusionó todos los logros pasados ​​de Sankara a favor de las “buenas relaciones” con los países occidentales. Vale la pena señalar que había estado internado en Francia antes de llegar al poder.

Compaoré revirtió los procesos de nacionalización iniciados por Sankara. Restableció los altos salarios de los funcionarios, compró un Boeing privado con fondos destinados a la reconstrucción de los suburbios de Uagadugú. Y lo más importante, volvió a comprometer a Burkina Faso con la deuda de las organizaciones internacionales. En 1991, Burkina Faso aceptó un préstamo de 67 millones de dólares del FMI con garantías francesas.

“Bajo la presidencia de Blaise Compaoré, Burkina Faso se ha consolidado como un socio importante de Francia y Occidente en general. El régimen de Compaoré ha desempeñado un papel fundamental en África occidental y en la resolución de crisis. Así que Occidente prefirió hacer la vista gorda ante el lado oscuro del régimen burkinabe que acaba de caer bajo la presión de la calle”,  señala RFI.

“Compaoré pronto se convertirá en uno de los pilares de Françafrique en la subregión, mientras se reinventa como mediador para olvidar su pasado de golpista”, escribió RFI.

En 27 años, el caso Sankara no es de ninguna manera el primer crimen de Compaoré. Fue acusado de complicidad en el asesinato en 1998 del periodista Norbert Zongo (casualmente, investigando la muerte torturada del conductor del hermano del ex presidente), tráfico de armas y diamantes con rebeldes angoleños y muchos otros.

Compaoré fue un político pro-francés integrado en la política francafriqueña a través de varios canales. En particular, Compaoré se inició en la Gran Logia Nacional Francesa (GLNF), que incluía a otros agentes de Francafrique en el continente: el difunto presidente gabonés Omar Bongo, su hijo Ali, su homólogo congoleño Denis Sassou Nguesso o el chadiano Idriss Déby. Esta es una oportunidad adicional para integrar redes de influencia franco-africanas a través de vínculos más profundos.

Compaoré también comenzó a trabajar en estrecha colaboración con los estadounidenses, como lo demuestra el contenido de las cartas de la embajadora estadounidense Jeanine Jackson hechas públicas por WikiLeaks.

Al final, Compaoré trabajó por los intereses de otros países, pero ciertamente no de Burkina Faso. Después de tomar el poder durante 27 años y filtrar las ideas de Sankara, Compaoré finalmente fue derrocado por sus políticas neoliberales y huyó a Costa de Marfil, que le otorgó la ciudadanía. Es importante destacar que Compaoré encontró refugio con el apoyo del presidente francés François Hollande.

Como escribe RFI, ya existía un contacto constante entre Francia y Blaise Compaoré. Con el apoyo de la oficina de Hollande, Compaoré fue llevado primero en helicóptero al este de Burkina Faso, donde hay un aeródromo, y luego a Yamoussoukro, Costa de Marfil.

Pero ahora ni siquiera el patrocinio francés puede proteger a Compaoré de las acusaciones de delitos. Ahora él, junto con el general Gilbert Diendéré (que ya está en prisión por conspirar en 2015), el ex oficial militar Hyacinthe Kafando (prófugo) y otros están acusados ​​de matar a Sankara, dañar la seguridad del Estado y complicidad en la ocultación de cadáveres.

El propio Compaoré niega la culpa. Sus abogados han declarado que, como exjefe de Estado, goza de inmunidad.

Huellas de Francia

Muchos sospechan que el gobierno francés apoyó el asesinato de Sankara porque estaba extremadamente alarmado por su retórica antiimperialista y su oposición a las políticas del FMI y del Banco Mundial, escribe Heidi Chow. En los últimos años, Francia presuntamente ha hecho un gesto amplio y ha compartido documentos desclasificados sobre el asesinato de Sankara con el gobierno de Burkina Faso, pero, como señala el artículo, no ha hecho públicos esos documentos. Evidentemente, porque París tiene algo que esconder.

Francia se opuso a la personalidad de Sankara desde el principio, ya que las reformas socialistas no formaban en modo alguno parte de los planes neocolonialistas de París. El primer conflicto grave surgió en 1983, tras el nombramiento de Sankara como primer ministro: inmediatamente después de la visita a Burkina Faso del asesor presidencial francés para África, Jean-Christophe Mitterrand, Sankara fue despojado de su cargo y arrestado con sus asociados, lo que provocó la ira justa de los residentes locales.

Sankara pagó a Francia con la misma moneda. En 1984, Burkina Faso decidió boicotear la cumbre Francia-África celebrada en Bujumbura. Cuando el presidente Mitterrand visitó Burkina Faso en 1986, Sankara lo criticó públicamente.

Entonces se lanzó la diplomacia internacional contra Sankara por iniciativa de París. En 1986, se celebró una conferencia de líderes de los países vecinos de Burkina Faso en Yamoussoukro, bajo el patrocinio francés, durante la cual los participantes exigieron que Sankar hiciera retroceder las iniciativas sociales. Al mismo tiempo, según muchos expertos, se empezó a desarrollar un plan para asesinar al revolucionario.

Por ejemplo, el conocido panafricanista Kémi Séba cree que hay una gran hipocresía en la muerte del líder de Burkina Faso hace 30 años, porque “todo el mundo sabe quién estuvo detrás del asesinato”. Según él, es Francia la responsable de la muerte de la leyenda africana del antiimperialismo.

“Todo el mundo sabe que la mayoría de las personas al frente de Burkina Faso eran personas que estaban de acuerdo con el señor Compaoré, por lo que no quieren avanzar en una investigación que, si va demasiado lejos, podría convertirlos en cómplices del asesinato”. Séba argumenta.

También señala la ingenuidad de quienes piensan que Francia puede ayudar a promover la verdad en este asunto.

“Cuando esperamos que el señor Macron pueda pronunciarse sobre este tema, Francia no tiene interés en reconocer su responsabilidad. No va a reconocer responsabilidad por un delito que se ha cometido y que continúa…”, agregó.

¿Existe la esperanza de un juicio justo?

Es obvio que Emmanuel Macron volverá a jugar la carta hipócrita, pretendiendo lamentar el brutal asesinato. Su objetivo es desviar la atención de la responsabilidad directa de Francia y convertir a Compaoré en un chivo expiatorio, al que ya nadie necesita. Sobre todo porque Compaoré no asistirá al juicio.

Cabe señalar que durante años se han obstaculizado el juicio y la investigación. Además de ocultar información sobre los asesinos, hasta 2015 no se permitía la exhumación de los cuerpos de Sankara y sus compañeros. Después del examen, quedó claro que los restos contenían más de una docena de balas disparadas por Kalashnikovs, pistolas y rifles automáticos G3. Esto dio motivos adicionales para acusar a Compaoré y sus cómplices.

La viuda de Sankara, Mariam, que vive en el sur de Francia, vino a Uagadugú para la apertura del juicio y espera que sea “un día de la verdad para mí, mi familia y todo Burkina Faso”. El abogado de la familia, Stanislas Benewende Sankara, agregó que la ausencia de Compaoré fue una “bofetada” al sistema judicial de Burkina Faso.

Todavía no hay esperanzas de una justicia plena. Francia, el principal autor de la muerte de Sankara, cubrirá el rastro de los crímenes, y solo uno de los pequeños títeres de París: Compaoré seguirá siendo el centro de atención. Mientras tanto, la cobardía y la codicia del político pro-francés han privado al país de su oportunidad de independencia, llevándolo cada vez más hacia el endeudamiento y la dependencia de las instituciones financieras internacionales y una política neoliberal de saqueo de recursos.

Sin embargo, el recuerdo de los hechos de Sankara durará para siempre. África lo recuerda todo y, a la menor oportunidad, apoyándose en las ideas del revolucionario, puede asegurar su autonomía en un mundo multipolar.

Fuente:
PIA Global
Etiquetas: Revolucionarios

Editorial

Efemérides

Buscar

Búsqueda temática

Revistas Digitales