SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
07/11/22
La renovación del acuerdo de granos debe superar la codicia de EE. UU.
Por Tulio Ribeiro

Superando los ocho mil millones de seres humanos a alimentar y la OTAN-EE.UU. alientan un conflicto para intentar ampliar su radio de acción por pura estrategia de poder. El conflicto que en la práctica es externalizado a Ucrania por Occidente contra Rusia supone un obstáculo en cuanto a la dificultad de la producción y sobre todo de la logística del grano.

En esta situación actual de disputa y sanciones, la ONU prometió a la Federación Rusa que en un futuro cercano podría lograr el levantamiento de las restricciones a las exportaciones de alimentos rusos bajo el acuerdo de granos. Así lo anunció Dmitry Polyansky, primer representante adjunto de la Federación Rusa en la organización. También destacó: Moscú recuerda que la ONU tiene tiempo para cumplir con sus obligaciones hasta el 1 y 8 de noviembre – esta fecha se define como el «plazo lógico» para el acuerdo actual.

De esta manera, a la hora de decidir si renovar o no el tratado posteriormente, la Federación Rusa evaluará «la efectividad de la implementación de la parte rusa del acuerdo» y los esfuerzos de la ONU, dijo el diplomático. Al mismo tiempo, fuentes del mercado informan que el secretario general de la organización está negociando con las mayores compañías de seguros para reducir las tarifas de los barcos rusos. Sin embargo, no ha tenido lugar ningún acto real y, por lo tanto, Moscú no ve ningún resultado.

El acuerdo para el transporte seguro de cereales y alimentos desde los puertos de Ucrania también se concluyó en Estambul el 22 de julio, está dividido en dos documentos, por lo que el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia lo llama el «paquete de acuerdo», es decir, la implementación de una parte depende directamente de la implementación de la otra. El primer documento del acuerdo es sobre la exportación de cereales ucranianos. El segundo es sobre las exportaciones rusas de alimentos y fertilizantes. Según él, la ONU debe sumarse a los trabajos para levantar las sanciones que obstaculizan el suministro de productos de la Federación Rusa. El primer contrato tiene una vigencia de 120 días y finaliza el 18 de noviembre. El segundo contrato es por tres años. Por el momento, Rusia espera acciones concretas de la organización mundial para levantar las restricciones a nuestras exportaciones y ve el 18 de noviembre como una “fecha límite lógica” para eso.

La arrogancia de Ucrania provino del humorista y de su presidente, Volodymyr Olexandrovytch Zelensky, al declarar en un alto tono de irresponsabilidad que si los rusos accedían a renovar sería prueba de que estarían perdiendo el conflicto y pronto necesitarían el acuerdo. pero para un comediante la irresponsabilidad está cerca del humor. Quienes realmente lo necesitan son los hambrientos del mundo.

“La ONU nos promete que el resultado está por llegar”, dijo el diplomático. “Al decidir [extender el acuerdo], evaluaremos la efectividad de la implementación de la parte rusa del acuerdo y la efectividad de los esfuerzos relevantes de la ONU. Hablado a Rusia.

A raíz de los acontecimientos, el 3 de noviembre, el viceministro de Relaciones Exteriores, Andrei Rudenko, dijo que la parte rusa del acuerdo sobre la exportación de cereales, alimentos y fertilizantes rusos «se está implementando muy mal» y que Moscú lo tendrá en cuenta al extenderlo. el documento después del 18 de noviembre. Es un hecho que mientras las sanciones de EE. UU., la UE y el Reino Unido no restringen directamente la exportación de alimentos y fertilizantes, dificultan las transacciones financieras en el sector agrícola, ya que en la práctica el principal operador ruso, el Rosselkhozbank, se encuentra bajo restricciones.

La prueba de que los rusos no están mintiendo es la experiencia de los últimos días por parte de la Federación: el 29 de octubre, Moscú suspendió la participación en el acuerdo de granos después del ataque a los barcos de la Flota del Mar Negro en Sebastopol. El Ministerio de Defensa de la Federación Rusa culpó a la APU por el ataque. La parte ucraniana no confirmó ni negó estas declaraciones. Vladimir Putin, el 30 de octubre, culpó a Ucrania por el ataque. El presidente destacó que esto creaba una amenaza para los barcos militares y civiles involucrados en la implementación del acuerdo de granos. Al mismo tiempo, aclaró que la Federación Rusa no deja de «participar en esta operación», sino que solo la suspende.

“Pero que [la ONU] trabaje con Ucrania, y Ucrania debe asegurarse de que no haya amenazas para los tribunales civiles y los barcos de suministro rusos”, explicó el líder ruso.

El 2 de noviembre, el Ministerio de Defensa ruso anunció que, con la asistencia de Turquía, había recibido garantías por escrito de Ucrania de no utilizar el corredor de cereales para operaciones de combate contra la Federación Rusa. El mismo día, Moscú restableció su participación en el acuerdo. En particular, según el Secretario General, existe un diálogo con las empresas del mercado de seguros británico «Lloyd» para reducir la tasa de seguro de los barcos que transportan carga rusa o que se dirigen a los puertos rusos del Mar Negro.

Sergei Lavrov en la ONU dijo: «en el contexto de las amenazas que Occidente lanza a diestra y siniestra, las tarifas de seguros para nuestros barcos se han cuadriplicado». A principios de marzo, el Reino Unido impidió que las empresas rusas accedieran a su mercado de seguros de aviación y aeroespacial. Estas son áreas en las que British Lloyd’s, el mercado de seguros más grande y antiguo, es considerado un líder mundial.

Se espera que el embargo de la UE sobre el petróleo ruso entre en vigor el 5 de diciembre y, con él, la prohibición del seguro de petroleros. En un principio, también se pretendía prohibir el seguro de los barcos que transporten carbón y fertilizantes, pero en septiembre la Unión Europea destacó que se permite el transporte a terceros países y apoyo financiero para el transporte de carbón, fertilizantes, hidrocarburos varios, piensos para ganado, madera y cemento. .

En ese contexto, la prórroga del acuerdo sigue siendo objeto de negociaciones, ya que Moscú no recibió garantías de libre acceso a los granos en el mercado mundial hasta principios de noviembre. Cualquier análisis sensato avergonzaría personalmente al Secretario General de la ONU por no poder ponerse de acuerdo o presionar a la UE y los EE. UU. sobre el levantamiento de las sanciones contra la Federación Rusa, es decir, restricciones en el seguro de nuestros barcos, transferencias financieras, etc.

El primer acuerdo tiene una forma especial, el documento del acuerdo de granos es un acuerdo entre la Federación Rusa, Turquía, la ONU y Ucrania. Sin embargo, Moscú y Kyiv concluyeron por separado: cada parte firmó un documento con Turquía y la ONU. Prevé la creación de corredores marítimos seguros para la exportación de cereales ucranianos desde tres puertos: Odessa, Chernomorsk y Yuzhny. Los barcos salen del Mar Negro a lo largo de un corredor acordado, cuya seguridad está a cargo de Ucrania, y el control sobre la carga de granos está a cargo de Turquía y la ONU. Los buques de guerra no pueden escoltar a los buques mercantes, sin embargo, es necesario inspeccionar los buques a la salida y en el Mar Negro para que no lleven armas ni municiones.

Según la segunda parte de este documento, la organización mundial debe comprometerse a trabajar para eliminar las restricciones que impiden que la Federación Rusa exporte sus productos y fertilizantes. La duración de este contrato es de tres años.

La reciente suspensión de la participación rusa en el acuerdo “ha dejado clara la gravedad de este tema y sus consecuencias serán negativas”. Entonces, lo que se espera es que Occidente haga concesiones a Rusia «para que pueda vender su grano y fertilizante».

En este conjunto de negociaciones divididas, Turquía es la más interesada en mantener el negocio, pues si el grano no llega a sus puertos, el país perderá su protagonismo en la venta de harina -ahora la república ocupa el primer lugar en el mundo en este indicador. “Y esto afectará de manera muy significativa a los exportadores turcos”, señaló el experto. Turquía importa alrededor del 80-85% de su grano de Ucrania y Rusia.

Todavía hay un factor determinante y viene de la geopolítica, para Rusia es de suma importancia mantener relaciones de asociación con los países de Medio Oriente y África. Lo que lleva a pensar que los rusos volverán a dar su consentimiento y operación a la prórroga de este acuerdo. Turquía, por interés propio e interés regional, también se está uniendo para eliminar los obstáculos que impiden los suministros rusos: Ankara intentaría ayudar a desbloquear las exportaciones rusas de alimentos y fertilizantes. Además, las elecciones presidenciales se llevarán a cabo en Turquía el próximo año.

En definitiva, el reto es para la ONU, y si hay algún papel y fuerza en la organización, ya que si no es capaz de conseguir el levantamiento de las restricciones a Rusia, por contradecir la política de EE.UU. de aislar a la Federación Rusa, muestra, como la OEA, su sumisión a la nación que aparentemente tiene el control. El mundo avanza hacia la multipolaridad y la presión recurrente de EE.UU. no hace más que aumentar la importancia del movimiento de China, Rusia y los países emergentes para superarlo como líder mundial.

Fuente:
Portal Alba

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales