SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
02/09/22
Temas: Gas
Regiones: India
Cien años de gas ruso para la India
Por M K Bhadrakumar

Según el autor, las exportaciones rusas de gas por gasoducto a la UE se reducirán en más de un 55% entre 2021 y 2025 -quizá, en un caso acelerado, en más de un 75%-. Y esto se convierte en un escenario extremadamente favorable para que India trabaje en un proyecto de gasoducto desde Rusia.

India está dando pequeños pasos hacia la energía verde. Dos de las mayores empresas indias son la punta de lanza: los grupos Adani y Ambani. India asumió varios compromisos ambiciosos en la cumbre del clima de Glasgow, y dos de las principales promesas fueron que la capacidad energética no fósil de India alcanzará los 500 GW en 2030 y que el país pasará a tener emisiones netas cero en 2070. Los escépticos dudan de que estos plazos sean realistas.

Mientras tanto, la propia agenda climática ha pasado a ser un seis con el conflicto de Ucrania, armando la seguridad energética de una manera impensable. Con toda probabilidad, tanto la energía verde como los objetivos de cero emisiones necesitarán un plazo más largo, ya que los principales países industriales se enfrentan a la recesión económica y a la alta inflación. El impulso se ha perdido y la geopolítica de la seguridad energética afectará inevitablemente al cálculo de formas no del todo previsibles. Cuando una superpotencia energética como Rusia es tratada por Occidente como un bicho raro, y China aplaza su diálogo sobre el clima con EE.UU. debido a las tensiones sobre la cuestión de Taiwán, todas las apuestas se cancelan. 

Mientras tanto, el gas natural, como combustible puente, probablemente sobrevivirá al carbón y al petróleo en la era del calentamiento global. El gas se quema de forma mucho más limpia que el carbón, lo que ahorra importantes cantidades de gases de efecto invernadero emitidos a la atmósfera. Europa llama al gas «energía verde». El gas natural puede ser, en efecto, un puente hacia un futuro sin emisiones de carbono, siempre que las fugas de metano se mantengan bajo control mediante la instalación de equipos de medición fiables.

De hecho, British Petroleum (BP) ha pronosticado un gran futuro para el gas natural, que en 2050 proporcionaría el 22 por ciento de la energía primaria en su escenario futuro «Rápido», frente al 45 por ciento de las renovables. Por encima de todo, el gas natural también consigue sobrevivir en el escenario geopolítico, como se ha puesto de manifiesto en la guerra de Ucrania, que ha durado seis meses. Sencillamente, es una predicción segura que el gas se mantendrá bastante constante entre 2020 y 2050, mientras que el petróleo y el carbón empiezan a declinar en 2025 o por ahí. 

Ahora estamos asistiendo a inevitables picos de precios, ya que los países de todo el mundo compiten por los envíos de GNL. Se prevé que la región de Asia-Pacífico represente la mitad del crecimiento previsto de la demanda mundial de gas hasta 2025. Sin embargo, el compromiso de la Unión Europea de eliminar progresivamente las importaciones de gas de Rusia -históricamente, su mayor proveedor- está teniendo repercusiones mundiales, ya que la creciente demanda de GNL de Europa atrae las entregas destinadas inicialmente a otras regiones. 

Por otra parte, según una reciente estimación de julio de la Agencia Internacional de la Energía, las exportaciones rusas de gas por gasoducto a la UE se reducirán en más de un 55 por ciento entre 2021 y 2025 -quizá, en un caso acelerado, en más de un 75 por ciento-. 

Esto se convierte en un escenario extremadamente favorable para que India trabaje en un proyecto de gasoducto desde Rusia. Cabe destacar que el martes pasado, el destacado diario ruso Nezavisimaya Gazeta publicó un informe sobre la visita del director general del Leviatán de gas ruso Gazprom, Alexey Miller, a Ashgabat y su reunión con el presidente de Turkmenistán, Serdar Berdimuhamedov, en el que, entre otras cosas, se señalaba que en Moscú se estaba estudiando un proyecto de gasoducto para enviar gas ruso a la región del sur de Asia. 

Por cierto, para los no iniciados, tras la transición de liderazgo en Turkmenistán en marzo, el eje estratégico Moscú-Ashgabat ha tenido un cambio de imagen fenomenal. El lunes, en Moscú, el presidente Putin concedió a Berdimuhamedov la Orden del Mérito de la Patria, un alto honor ruso, en un gesto simbólico que significaba el gran aprecio del Kremlin por el gesto de Turkmenistán de rechazar una propuesta de Bruselas que buscaba suministros adicionales de gas para la UE a través de Azerbaiyán y Turquía para sustituir el gas ruso. 

El jefe de Gazprom, Miller, declaró en una entrevista a la televisión turcomana que Rusia tiene la intención de «seguir comprando gas turcomano a gran escala y a largo plazo». Evidentemente, Moscú está recogiendo el excedente de gas turcomano (después de las exportaciones a China) para evitar que la UE u otros terceros hagan política con él en contra de Rusia. En efecto, se trata de un gesto político de Moscú que también refuerza la sólida cooperación entre los organismos de seguridad de los dos países, que es una hermandad vital para ambas partes en la actual era de las revoluciones de colores. (Ashgabat no sólo es un estado del Caspio, sino que también tiene una frontera de 800 km con Afganistán (que va desde el triángulo con Irán hasta el triángulo con Uzbekistán).  

El diario ruso insinúa que las conversaciones de Miller con el presidente Berdimuhamedov en Ashgabat podrían haber abordado una «ruta terrestre hacia el mercado asiático» para el excedente de gas ruso, que antes se entregaba a Europa. Según el periódico, «el camino hacia el Indostán pasa por Turkmenistán. Hay una infraestructura de transporte de gas desarrollada entre él (Turkmenistán) y Rusia».

El diario citaba la opinión de un experto según la cual, dado que el mercado interno ruso ya está sobreabastecido y que el mercado europeo «se está cerrando gradualmente» para el gas ruso, y que los suministros a China se están llevando a cabo de todos modos tanto por Turkmenistán como por Rusia, «la coordinación y las actividades conjuntas para el suministro de gas a Pakistán e India ya no parecen algo fantástico». Dados los recientes contactos entre las autoridades de la Federación Rusa y Afganistán sobre cuestiones económicas, cada vez tiene más lógica el trabajo conjunto de Gazprom con Turkmenistán en la realización del TAPI (gasoducto Turkmenistán-Afganistán-Pakistán-India)».

El diario añadió que Turkmenistán estará abierto a la idea de que Rusia construya un gasoducto en su territorio que lleve al sur para comercializar el gas ruso. Reveló que Kabul no sólo es receptivo, sino que ya se han llevado a cabo negociaciones entre las autoridades rusas y los talibanes sobre la construcción de un gasoducto hacia Afganistán, y que un acuerdo está listo para ser firmado.  

Todo esto parece estar relacionado con la reciente visita del Ministro de Comercio e Industria afgano con una delegación de funcionarios del Ministerio de Finanzas para realizar consultas de una semana de duración en Moscú para el suministro de trigo, gas y petróleo. Reuters también informó por separado de que las conversaciones están en las «etapas finales sobre los términos de un contrato para que Afganistán compre gasolina y benceno a Rusia». 

Por supuesto, un proyecto de gasoducto ruso -en lugar de TAPI- es un juego completamente diferente. Gazprom tiene una enorme experiencia en la construcción y explotación de gasoductos. En efecto, esta idea presagia que Turkmenistán se convierta en un centro energético que conecte la red de gas rusa con el vasto mercado del sur de Asia. 

El jefe de Gazprom, Miller, declaró ayer a Tass que Rusia tiene enormes reservas de gas para los próximos 100 años, y que algunos yacimientos no estarán operativos y produciendo gas hasta el año 2120. Miller explicó que ese gran panorama puede visualizarse hoy gracias a una nueva instalación de producción de gas ruso en los yacimientos de Yamal, en el noroeste de Siberia, que alberga las mayores reservas de gas natural de Rusia, estimadas en unos 44 billones de pies cúbicos de gas y 550 millones de barriles de condensado. 

Fuente:
Al Mayadeen

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales