SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
20/11/21
Regiones: Mundo
El complejo industrial militar necesita una confrontación perpetua

El problema para el mundo es que el complejo militar-industrial seguirá beneficiándose si continúa la confrontación.

En la reciente conferencia COP26 de las Naciones Unidas sobre el cambio climático, que tuvo un éxito semiprofesional, se reveló de forma inesperada que Estados Unidos y China habían mantenido una treintena de reuniones virtuales sobre el tema durante el último año. Su decisión de “reforzar conjuntamente la acción climática” fue muy bienvenida desde el punto de vista medioambiental, y aún más porque demostraba que Washington y Pekín podían llevarse bien en un aspecto de las relaciones internacionales. También planteó la cuestión de si alguna vez podrían sentarse juntos y discutir el problema igualmente acuciante del conflicto que se avecina.

Cuando el enviado estadounidense para el clima, John Kerry, anunció el acuerdo, reconoció que, aunque “a Estados Unidos y China no les faltan diferencias”, parecía que “en materia de clima, la cooperación es la única manera de hacer este trabajo”. En esto, sin embargo, parecía tomar una vía diferente a la del presidente Joe Biden, que hizo el juego a los halcones de Washington el 2 de noviembre cuando fustigó a los presidentes Xi y Putin por no presentarse a la reunión de la COP. Esto, declaró, fue un “gran error” y contrastó con el hecho de que “nosotros nos presentamos” pero “ellos no se presentaron…”. Es un tema gigantesco y ellos simplemente se fueron. ¿Cómo se puede hacer eso y pretender tener algún manto de liderazgo?”.

Resulta poco creíble que el Presidente de Estados Unidos afirme que los Presidentes de los demás países más importantes del mundo no son líderes eficaces. El registro de la BBC de su diatriba es perturbador, ya que demuestra un deseo de confrontación más que una verdadera disposición a calmar las cosas. Dijo que “el hecho de que China esté tratando de afirmar, comprensiblemente, un nuevo papel en el mundo como líder mundial… no aparece, vamos”. Continuó declarando que el desierto de Rusia estaba ardiendo mientras el presidente Putin “se queda callado” sobre el problema. No sabía, o ignoraba deliberadamente el hecho de que, como informó la BBC, “antes del discurso del Sr. Biden, el Sr. Putin prácticamente se dirigió a una reunión sobre la gestión de los bosques en la cumbre COP26 el martes, diciendo que Rusia toma las “medidas más fuertes y vigorosas para conservar” los bosques”.

No fue una sorpresa que, cuando la COP26 se acercaba a su fin, el Presidente Xi advirtiera contra la vuelta a las divisiones de la “época de la Guerra Fría” cuando se dio a conocer que él y el Presidente Biden hablarían juntos el 15 de noviembre. Dijo claramente que “los intentos de trazar líneas ideológicas o formar pequeños círculos por motivos geopolíticos están destinados a fracasar”, y el embajador de China en Estados Unidos, Qin Gang, se extendió sobre el tema en un acto en Washington del Comité Nacional de Relaciones entre Estados Unidos y China, diciendo que China “siempre tiene en cuenta los intereses fundamentales de los pueblos de ambos países y del mundo entero, y maneja las relaciones entre China y Estados Unidos desde una perspectiva estratégica y a largo plazo”.

La mayoría de la gente es consciente de que China tiene una visión a largo plazo sobre su lugar en el mundo, e incluso el Presidente Biden, en su mensaje a la reunión, declaró que “desde hacer frente a la pandemia del Covid-19 hasta abordar la amenaza existencial de la crisis climática, la relación entre EE.UU. y China tiene una importancia global. Resolver estos retos y aprovechar estas oportunidades requerirá que la comunidad internacional en general se una mientras cada uno hace su parte para construir un futuro seguro, pacífico y resistente”. Sin embargo, no hizo hincapié en las negociaciones bilaterales, que se dejaron en manos del Presidente Xi, quien escribió que “las relaciones entre China y Estados Unidos se encuentran en una coyuntura histórica crítica. Ambos países ganarán con la cooperación y perderán con la confrontación. La cooperación es la única opción correcta”.

El deseo del presidente Xi de que China se reúna con Estados Unidos específicamente para planificar un camino conjunto hacia un futuro pacífico no ha tenido eco en Washington, donde, como informó el Straits Times, “la vicesecretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, declaró que Washington y Pekín tenían “un acuerdo de principio” para celebrar una cumbre virtual antes de finales de año”. Su explicación fue que “esto forma parte de nuestros esfuerzos en curso para gestionar de forma responsable la competencia entre nuestros países”, al tiempo que subrayó que “no se trataba de buscar resultados específicos”. En otras palabras, que nadie se haga ilusiones de que el Sr. Biden vaya a buscar una colaboración que permita mejorar las relaciones bilaterales. Puede que no descienda tanto a la cloaca del insulto como para reiterar su anterior declaración pública de que Xi no tiene un “manto de liderazgo”, pero es poco probable que haya sustancia a largo plazo.

No es de extrañar que Biden se muestre reacio a comprometerse, porque el Pentágono y sus asociados ya han notificado al mundo que consideran que China es una amenaza y que Estados Unidos debe “hacer frente al desafío de ritmo que suponen el ejército cada vez más capaz de la RPC y sus ambiciones globales”.

En su informe del 3 de noviembre al Congreso, el Pentágono detalla los “Acontecimientos militares y de seguridad relacionados con la República Popular China” y presenta los argumentos del Pentágono para seguir ampliando el ejército estadounidense y adquirir armamento aún más asombrosamente caro. Como informó el New York Times, el jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, dijo que China “nos está desafiando claramente a nivel regional, y su aspiración es desafiarnos a nivel mundial… tienen un sueño chino, y quieren desafiar el llamado orden liberal basado en reglas”. El Washington Post señaló la preocupación del Informe por la visión global de China, en el sentido de que “ya ha establecido una base militar en Yibuti, en el Cuerno de África. Para apoyar sus objetivos, quiere construir más instalaciones en el extranjero y está considerando más de una docena de países que incluyen Camboya, Pakistán y Angola. Una red de este tipo podría interferir en las operaciones militares estadounidenses y apoyar operaciones ofensivas contra Estados Unidos”.

La advertencia del Pentágono de que el establecimiento por parte de China de una base militar en un país extranjero constituye una amenaza es absurda hasta el punto de ser risible, especialmente en el contexto de la huella militar de EE.UU. que se extiende a “750 emplazamientos de bases militares estimados en unos 80+ países y colonias/territorios extranjeros”. Además, se calcula que Estados Unidos gasta más en su ejército que los presupuestos de defensa combinados de once países importantes: China, India, Rusia, Reino Unido, Arabia Saudí, Alemania, Francia, Japón, Corea del Sur, Italia y Australia.

No es de extrañar que William Hartung y Mandy Smithberger escribieran en CounterPunch que “los esfuerzos de los grupos de presión de la industria armamentística son especialmente insidiosos. En un año promedio, emplea alrededor de 700 cabilderos, más de uno por cada miembro del Congreso. Una investigación de 2018 realizada por el Project On Government Oversight descubrió que, en la década anterior, 380 funcionarios de alto rango del Pentágono y oficiales militares se habían convertido en cabilderos, miembros de juntas directivas, ejecutivos o consultores de contratistas de armas a los dos años de dejar sus trabajos en el gobierno.” Y aún más preocupante para el funcionamiento de la democracia es el siniestro hecho de que, en palabras de Dan Auble, “las empresas de defensa gastan millones cada año en hacer lobby a los políticos y en hacer donaciones a sus campañas. En las últimas dos décadas, su extensa red de lobbies y donantes ha dirigido 285 millones de dólares en contribuciones a las campañas y 2.500 millones de dólares en gastos de lobby para influir en la política de defensa”.

Buena suerte al Sr. Biden. Esperemos que sacrifique la popularidad por la paz y que tenga en cuenta las palabras de su ilustre predecesor, el presidente Eisenhower, hace sesenta años, de que “en los consejos de gobierno, debemos protegernos contra la adquisición de una influencia injustificada, buscada o no, por parte del complejo militar-industrial”. El potencial para el aumento desastroso del poder equivocado existe y persistirá”. Efectivamente, ha aumentado. Pero el mundo se beneficiaría enormemente si Joe Biden pusiera fin a su ascenso llegando a un acuerdo con China y Rusia.

El problema para el mundo es que el complejo militar-industrial seguirá beneficiándose si continúa la confrontación.

Fuente:
PIA Global

Editorial

Buscar

Búsqueda temática

Revistas Digitales