SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
24/03/22
Regiones: Mundo
La ampliación de la OTAN y la industria armamentística

Mientras la mayoría de los Estados miembros de la OTAN se apresuran a ofrecer armas a Ucrania y la UE ha destinado 500 millones de euros y pretende duplicar esta cantidad, se olvida que los más rentables, que se frotan las manos con satisfacción, son las grandes empresas productoras de estas armas.

La cuestión, sin embargo, no es sólo que en lugar de la paz tendremos una guerra prolongada y agotadora y el boomerang de las sanciones sobre nosotros mismos. Muchos comentaristas han recordado las advertencias de los expertos estadounidenses en el periodo 2014-2015 de que “seguramente habrá guerra en Ucrania” y volverá la Guerra Fría, pero parecen haber olvidado que los fabricantes de armas se han convertido en los más agresivos grupos de presión para la ampliación de la OTAN. Ejemplos como el del vicepresidente de Lockheed, Bruce Jackson, que se convirtió en presidente del Comité Estadounidense para la Expansión de la OTAN, son reveladores.

Ganancias fabulosas

El periódico The New York Times escribió en 1997: “La ampliación de la OTAN ofrecerá a los fabricantes de armas un mercado nuevo y extremadamente lucrativo”. El paraguas de seguridad no era solamente una alianza formidable, sino un mercado tentador, señala Jonathan Truto. En menos de 20 años, 14 países de Europa Central y Oriental se incorporaron a la OTAN. Bell Helicopter, Lockheed Martin y otras empresas incluso financiaron la maquinaria de presión de Rumanía durante su candidatura a la OTAN. En 2014, los nuevos miembros de la OTAN habían comprado casi 17,000 millones de dólares en armas estadounidenses.

Después de 2014, en el que Estados Unidos apoyó la destitución del presidente Viktor Yanukovich en Ucrania, el Alto Comandante de la OTAN Philip Breedlove llamó a Rusia una “amenaza existencial a largo plazo para Estados Unidos”.

Solo en los siguientes cinco años, los principales exportadores de armas de Estados Unidos aumentaron sus ventas en un 23 por ciento. Sin embargo, el récord lo ostenta el complejo militar-industrial francés, con un aumento del 72% en las exportaciones de armas. La coalición liderada por Arabia Saudí en Yemen se convirtió en el mayor mercado de armas para Francia y otros miembros de la OTAN. Pero Europa del Este no se ha quedado atrás: desde 2012 hasta julio de 2016, proporcionó equipo militar a la región por un valor de al menos 1,200 millones de euros.

El cabildeo en la industria de las armas ha demostrado ser muy efectivo. Provocar la guerra en Ucrania fue otra oportunidad para acumular ganancias. Pero mientras Occidente armaba a Kiev, los gobernantes de Ucrania vendían armas en el mercado negro.

Una investigación parlamentaria encontró que solo entre 1992 y 1998, Ucrania perdió 32 mil millones de dólares en activos militares cuando los oligarcas saquearon su propio ejército y suministraron armas a los talibanes y grupos extremistas en el Medio Oriente. Solo el ex director del sindicato de la compañía estatal de armas de Ucrania se ha embolsado 24 millones de dólares en comisiones de ventas, según una investigación francesa. En un contexto de venta de armas saqueadas por los propios ucranianos por valor de 32,000 millones, 28 de los 30 Estados miembros de la OTAN tienen que enviar más armas a Ucrania.

Los principales agentes del poder, desde Mitterrand y Chirac en Francia, hasta Thatcher y Blair en Gran Bretaña, y González y los Borbón en España, se han beneficiado personalmente del comercio de armas, argumenta Jonathan Truto en su post, pero no cita ninguna prueba de ello.

En Estados Unidos, la industria de las armas ha contratado a unos 700 cabilderos. Casi tres cuartas partes de ellos trabajaron anteriormente para el gobierno federal. Gastaron $ 108 millones en cabildeo solo en 2020. Los veteranos de la industria dominan la administración Biden, incluido el Secretario de Defensa Lloyd Austin, de Raytheon.

Seis consorcios militares que deciden en EEUU

A pesar del entorno favorable para aumentar el crecimiento de los pedidos, por primera vez en febrero de este año la Asociación de la Industria de Defensa Nacional de Estados Unidos dio una evaluación negativa del complejo militar-industrial, 69 puntos en un sistema de 100 puntos en ocho categorías.

Los contratos del Pentágono son realizados por 30,000 empresas, pero sólo 6 grandes compañías se llevan 2/3 de los contratos: Northrup Grumman, Raytheon, General Dynamics, BAE Systems y Boeing. La ausencia de competencia en el mercado nacional afecta negativamente a la calidad, aumenta los plazos de producción y provoca un aumento de los precios. Pero estas seis grandes empresas, que se llevan la mayor parte de los pedidos, tienen una gran influencia en la toma de decisiones políticas del país. La búsqueda de grandes ganancias predetermina la política pública de Estados Unidos.

Los fabricantes de armas estadounidenses representan el 54% del comercio mundial de armas. En 2020, 41 empresas estadounidenses vendieron 285,000 millones de dólares en productos militares. Europa representó el 21% de la producción mundial de armas, y 26 empresas europeas recibieron 109.000 millones de dólares por sus ventas.

Hubo un aumento en las ventas de armas incluso antes de la guerra en Ucrania, a pesar de la crisis del Covid-19 y de las interrupciones en la cadena de suministro. Las acciones de Lockheed Martin y Raytheon, por ejemplo, se dispararon en enero de 2022. Francia lanzó un acuerdo por 80 aviones Rafale con los Emiratos Árabes Unidos y aseguró el trabajo de sus empresas durante los próximos 6 años.

El programa de 100,000 millones de euros anunciado por la canciller de Alemania y el aumento del presupuesto militar beneficiaron inmediatamente el precio de las acciones de las empresas armamentísticas alemanas, con un aumento que alcanzó el 50%. Rheinmetall confía en aumentar su facturación en 2022 entre un 15 y un 20%, mientras que en 2021 fue del 4.7%.

Las ventas de emergencia son ahora de 42,000 millones de euros, frente a los 3,500 millones de euros del año pasado. Expresados en producción, estos son, por ejemplo, 240,000 proyectiles de tanques, en lugar de 40,000 el año pasado. Al igual que las empresas estadounidenses y alemanas, los plazos de producción aumentan de 15-18 a 24-28 meses. Hay muchos pedidos de Europa del Este para tanques, cadenas y vehículos blindados con ruedas y más.

Provocar las guerras, enorme negocio

Las empresas armamentísticas europeas siempre han buscado el beneficio y no han cumplido con las restricciones impuestas, incluso por la UE, o basadas en normas internacionales, como librar guerras contra otros pueblos en Oriente Medio o violar los derechos humanos, como en Turquía, etc. A pesar del embargo de suministros militares a Rusia impuesto después de 2014 (Decisión del Consejo 2014/512/GASP del 31.07.2014), diez estados miembros de la UE han seguido exportando armas a Rusia, por ejemplo, por un total de 346 millones de euros.

Los más activos entre ellos son Francia y Alemania con 152 y 122 millones de euros, respectivamente. Francia ha vendido bombas, misiles, torpedos, municiones, fusibles, componentes de aeronaves, cámaras térmicas para más de 1,000 tanques rusos, sistemas de navegación y más. Los datos son del registro oficial de exportaciones de armas de 27 países europeos.

Sin embargo, los otros 8 países tienen una participación significativamente menor. Estos son Italia, República Checa, Austria, Bulgaria, Finlandia, España, Eslovaquia y Croacia, ordenados por volumen de transacciones. Italia ha vendido armas a Rusia por 22,5 millones de euros. República Checa estuvo activa entre 2015 y 2019, Bulgaria entre 2016 y 2018 pero por solo 16,5 millones de euros. Desde 2020, ninguno de estos países ha intercambiado armas con la Federación Rusa. Los expertos dicen que se dejó una “laguna” para estos acuerdos en el texto de la decisión de 2014, que conserva los derechos de los acuerdos previamente concluidos.

Sin embargo, con la excepción de Francia y Alemania, la industria armamentística de otros países europeos no tiene en absoluto estas oportunidades para influir en las decisiones políticas, al igual que el complejo militar-industrial estadounidense. Sin embargo, siempre ha habido presión para aumentar los presupuestos militares de los países.

Este año, Estados Unidos alcanzó los 770 mil millones de dólares previstos para uso militar. Gran Bretaña aumentó su gasto militar en 18.500 millones de libras esterlinas el año pasado. El presupuesto militar de Grecia aumentó un 57% en 2021. Rumanía podría aumentar su presupuesto militar a 31,000 millones de euros para 2027.

Cuando se delinean las regiones donde se exportan las armas, queda claro que los países se están volviendo más impredecibles y muestran una mayor disposición para lograr sus objetivos con las armas. Por lo tanto, no es casualidad que los expertos militares anticipen el aumento del riesgo de conflictos armados en el mundo para 2030, y que los especialistas británicos han identificado un total de 6 lugares en el mundo donde podrían estallar esos conflictos e incluso conducir a la Tercera Guerra Mundial. Desafortunadamente, ya hemos sido testigos del comienzo de uno de ellos.

Y la idea de un antiguo estadista británico de que “para aquellos que no toman parte en las guerras es más fácil ganarlas” apenas se aplica en el mundo globalizado de hoy, porque las nubes de ceniza nuclear oscurecerían el sol para todos nosotros. Por eso estos problemas no nos dejan indiferentes. Sus raíces eran visibles hace años, pero no basta con predecir, sino que hace falta poder dominar y prevenir tales eventos, y este es el desafío moderno.

Fuente:
La Primerisima

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales