SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
17/05/22
Cambiar algunas palabras podría alterar el statu quo en el Estrecho de Taiwán
Por CGTN

El Departamento de Estado de Estados Unidos ha sido muy astuto. Silenciosamente, había eliminado las palabras «no apoya la independencia de Taiwán» y «Taiwán es parte de China» de su página informativa en línea. La «buena relación no oficial» entre EE. UU. y la región china de Taiwán quedó relegada al segundo párrafo, mientras que la hoja ahora comienza con Taiwán como un «socio clave de EE. UU. en el Indo-Pacífico». La hoja informativa, según el New York Post, ahora también incluye una referencia a las llamadas «Seis garantías», que son promesas de la era Reagan a Taiwán que no se desclasificaron hasta 2020.

Cuando los demócratas intentaban derribar a Donald Trump, uno de los argumentos que esgrimieron fue que Trump era descuidado con sus palabras y no entendía las consecuencias de sus comentarios. Ahora que los demócratas están en el poder, parecen estar olvidando el argumento que ellos mismos manejaron no hace mucho.

El portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, afirmó que un cambio en la hoja informativa no significa un cambio en la política subyacente de Estados Unidos y pidió a China que «no fabrique pretextos para aumentar la presión sobre Taiwán». Sin embargo, por alguna razón la página se llama hoja de «datos». Un cambio de Estados Unidos que está asentando una política es una declaración inequívoca de cambio en la política. Especialmente ahora que abre la puerta para que Estados Unidos apoye descaradamente la «independencia de Taiwán».

Las palabras importan; tienen consecuencias. En la cuestión de Taiwán, podrían significar la diferencia entre la guerra y la paz.

Como dijo a la prensa el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, este tipo de manipulación tiene como objetivo cambiar el statu quo en el Estrecho de Taiwán y «quemar a quienes juegan con fuego». La «independencia de Taiwán» es inaceptable, ya sea una independencia de jure o de facto. Cualquier país que ayude a la «independencia» de Taiwán sería considerada una acción inaceptable y será tratado como enemigo de China.

No es una idea política inteligente que Estados Unidos intensifique aún más la cuestión de Taiwán. Ya sea por miedo o por intrigas deliberadas, Estados Unidos ha estado tratando de colocar a China en el nuevo eje del mal y limitar la creciente influencia de China en la región y en el mundo. Incluso en Asia, Estados Unidos ha intentado armar su relación con los países de la región usándolos como peones para controlar a China.

Sin embargo, Taiwán es diferente. Taiwán es parte de China, y la política de Una Sola China es un principio fundamental para China. Cualquier intrusión y erosión de ese principio enfrentaría represalias por parte de China. No se puede utilizar Taiwán como peón geopolítico. Armar a esta región china no se trata de si conduciría a una confrontación militar, sino de cuándo sucederá. Cualquier confrontación militar sobre la cuestión de Taiwán no terminaría con un resultado feliz ni para China ni para Estados Unidos. Y ciertamente no terminaría bien para los países de Asia y la comunidad internacional.

Fuente:
CGTN
Etiquetas: Taiwán | Una sola China

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales