SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
11/09/22
Estados Unidos, PKK y Daesh en Siria
Por United World

El 7 de septiembre, los medios turcos informaron que los servicios especiales turcos llevaron a cabo una operación especial conjunta para detener a uno de los líderes del grupo terrorista Daesh en el este de Türkiye.

Las fuerzas de seguridad del Comando de la Gendarmería Provincial de Gaziantep y la Fuerza de Tarea de la Gendarmería Siria se unieron a la operación, informó el miércoles el periódico Sabah. El nombre del criminal detenido es Ramo Muhammed al-Hamed.

El periódico señala que el terrorista fue liberado por la organización terrorista YPG/PKK de Siria Hasakah, prisión de al-Keif con la condición de que vaya a Jarablus para organizar un ataque terrorista allí.

El jueves, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, anunció que Türkiye había detenido a otro terrorista de alto rango de Daesh, cuyo nombre en clave era Abu Zeyd.

El líder turco criticó a Occidente, que parece incapaz de realizar este tipo de operaciones y, en cambio, ayuda al YPG/PKK, supuestamente porque están luchando contra Daesh. Sin embargo, la brillante operación de Türkiye muestra que los terroristas de Daesh y YPG/PKK están directamente vinculados.

Estados Unidos, Daesh y YPG/PKK: cooperación mutuamente beneficiosa

La cooperación entre Daesh y YPG/PKK no es un secreto para nadie. En 2017, las Fuerzas Democráticas Sirias pro estadounidenses, cuya columna vertebral es la rama siria del PKK, se confabularon con ex terroristas de Daesh. Los mismos terroristas que controlaban los campos petroleros de Siria para Daesh de repente se convirtieron en “rebeldes kurdos” con los que Estados Unidos está cooperando.

Ahora, EE. UU. está cooperando activamente no solo con los terroristas del YPG/PKK, sino también con los combatientes de Daesh, que se han pasado al PKK. Estados Unidos y sus mercenarios roban un promedio de 66.000 barriles de petróleo por día en Siria, lo que representa alrededor del 80 por ciento de la producción de petróleo de Siria.

Al mismo tiempo, Estados Unidos está sacando cereales de Siria. A medida que la guerra se intensificó, el gobierno sirio perdió el control de algunas de sus principales áreas de producción de trigo, que han quedado bajo el control de los paramilitares de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) lideradas por Estados Unidos. Después de una intervención estadounidense no autorizada, se estacionaron tropas estadounidenses en estas áreas, lo que proporcionó un flujo directo de mercancías desde Siria, lo que provocó que el gobierno sirio perdiera casi toda su producción. En cada región donde avanzaron las fuerzas del YPG/PKK, se prohibió a los agricultores locales vender su grano al gobierno en los mercados agrícolas regionales. Todo el producto fue confiscado por las fuerzas estadounidenses y paramilitares y luego enviado inmediatamente al extranjero.

Al comentar sobre el caso, Taleb Ibrahim, analista político sirio y subdirector del Centro de Estudios Estratégicos de Damasco, dijo:“Estados Unidos comenzó el gran robo organizado en Siria hace cinco años. Las regiones donde están robando petróleo y granos son las partes más productivas de Siria. Como ejemplo, las partes orientales de Siria, donde Estados Unidos estableció las bases militares ilegales, están proporcionando al pueblo sirio el 90% de los productos derivados del petróleo y el 80% de los cereales. Al mismo tiempo, Estados Unidos ha impuesto fuertes sanciones a Siria para evitar que el gobierno sirio importe los productos de primera necesidad para el pueblo sirio, lo cual es un crimen de guerra, tal como sucedió en Irak, Libia, Cuba, Corea del Norte y otros países (…) Los países occidentales están tomando al mundo entero por una hambruna internacional, no les importan las consideraciones humanitarias”.

Los terroristas del YPG/PKK son herramientas en manos de Occidente

Nuevos informes sobre la colaboración de los terroristas kurdos con Daesh contra Türkiye refutan por completo los argumentos de los países occidentales, según los cuales el YPG/PKK necesita su apoyo para luchar contra el terrorismo. ¿Cómo puedes luchar contra Daesh si simultáneamente usas a sus terroristas contra Türkiye?

Sin embargo, EE. UU. continúa aumentando su apoyo a los terroristas kurdos que tienen en sus manos la sangre de militares, policías y civiles en Türkiye. El 3 de septiembre, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos anunció que Estados Unidos había construido una nueva base militar en el territorio controlado por el YPG/PKK. La base está ubicada a 3 km al suroeste de la ciudad de Qamishli en la provincia de Hasakah.

Según la Agencia Anadolu, las Fuerzas Especiales de EE. UU. están brindando entrenamiento armado a 240 terroristas YPG/PKK en el área de la ciudad de Al-Malikiyah, cerca de la frontera turco-iraquí.

Anteriormente, Türkiye declaró que podría realizar una operación contra los terroristas del YPG/PKK en la región. Estados Unidos se ha opuesto a eso y, además, está entrenando a terroristas anti-turcos. Washington busca así entrenar combatientes para enfrentarse a Ankara. Una situación similar se observa en otra región, Ucrania, donde estadounidenses y británicos, que lucharon del lado del YPG/PKK en Siria, ahora están involucrados en la organización de ofensivas del ejército ucraniano.

Por lo tanto, no sorprende escuchar que las armas que los países de la OTAN suministran a Ucrania terminan en manos del YPG/PKK.

Tanto en Ucrania como en Siria, EE. UU. usa las mismas tácticas: confían en terroristas y extremistas que supuestamente luchan por la independencia, pero en realidad son herramientas en manos de las potencias imperialistas para desmembrar el espacio euroasiático. Tanto en Ucrania como en Siria, Estados Unidos está creando zonas de caos, mientras roba los recursos más importantes: petróleo y cereales. Como señaló correctamente el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, el grano ucraniano no va a los países pobres; Los países de la OTAN, condenando al resto de la humanidad al hambre, interceptan la mayor parte.

Los imperialistas estadounidenses están haciendo lo mismo con los recursos de Siria.

Los países de la región necesitan trabajar juntos para repeler la amenaza terrorista que apoyan los imperialistas estadounidenses. La noticia positiva son los informes de los medios de que el jefe de espionaje de Türkiye, Hakan Fidan, y el jefe de inteligencia de Siria, Ali Mamlouk, celebraron una nueva reunión bajo la mediación rusa.

No podemos confirmar ni negar esta información. Sin embargo, cualquier cooperación entre Ankara y Damasco contra las amenazas comunes del terrorismo de Daesh y PKK debe ser bienvenida, así como la normalización de las relaciones Ankara-Damasco.

La tarea principal es expulsar a los estadounidenses y sus redes de Siria, eliminar la amenaza terrorista a Türkiye y liberar los recursos de Siria para el desarrollo y la reconstrucción del país. Sin esto, no puede haber un diálogo político real que conduzca a la estabilización de Siria. La cooperación entre Damasco y Ankara ya lo largo de la línea Damasco-Moscú-Ankara-Teherán es necesaria para que todo esto se haga realidad. Juntos, los países de la región pueden derrotar al imperialismo estadounidense y sus títeres en Siria.

Fuente:
United World

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales