SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
07/07/22
Geopolítica del Mar Báltico
Por Centro Katehon

Los desarrollos en el campo de la seguridad en el área del Mar Báltico muestran una fuerte tendencia hacia la regionalización de la seguridad europea.

En diciembre de 2007, el Consejo Europeo publicó las conclusiones de su Presidencia, invitando a la Comisión Europea a presentar una Estrategia de la UE para la Región del Mar Báltico a más tardar en junio de 2009. Hasta entonces, el Parlamento Europeo solo había pedido una estrategia para abordar los urgentes problemas ambientales del Mar Báltico. La Comisión presentó su Comunicación sobre la Estrategia de la UE para la Región del Mar Báltico (EUSBSR) el 10 de junio de 2009 con un plan de acción detallado. Fueron aprobados por el Consejo Europeo en octubre de 2009 y, por lo tanto, la Estrategia de la UE para la región del Mar Báltico se convirtió en la primera estrategia macrorregional de la UE.

En 2012, la Comisión identificó tres objetivos generales para la estrategia: «Salvar el mar», «Conectar la región» y «Aumentar la prosperidad». Además, la Comisión sugirió establecer indicadores y metas medibles para cada meta. Para reflejar estos cambios, el plan de acción se actualizó en 2013 en consonancia con los objetivos de la Estrategia Europa 2020.

Tras una amplia consulta con los Estados miembros, el Plan de acción se actualizó en 2015. Gracias a la actualización, la estrategia se ha simplificado y centrado en tres objetivos principales. En 2017, el Plan de Acción fue revisado con algunas actualizaciones y correcciones técnicas, un capítulo actualizado sobre Transporte en Política, un nuevo ítem sobre Educación en Política y una sección en el capítulo de Gestión que describe el procedimiento para cambiar los coordinadores temáticos.

La versión actual del Plan de Acción entró en vigor en 2021. El Plan de Acción revisado está más enfocado y tiene en cuenta los desafíos globales emergentes, el nuevo marco estratégico de la UE y el Marco Financiero Plurianual 2021-2027, así como los desafíos de la Estrategia. El Plan de Acción revisado también contiene referencias para «incrustar» la Estrategia en las políticas y programas de financiación de la UE.

El área cubierta por la Estrategia es principalmente la cuenca del Mar Báltico, incluidas también las zonas del interior. Tiene alrededor de 85 millones de habitantes, incluidos 8 estados miembros de la UE (Dinamarca, Estonia, Finlandia, Alemania, Letonia, Lituania, Polonia, Suecia), así como Rusia.

Ocho de los nueve países que bordean el Mar Báltico son miembros de la Unión Europea, y las nuevas oportunidades para una mejor coordinación han asegurado un nivel de vida más alto para los ciudadanos de estos estados miembros. Sin embargo, incluso con una buena comunicación y cooperación internacional e interregional, los nuevos beneficios de la pertenencia a la UE no se han materializado plenamente y los problemas de la región aún no se han resuelto. La Región del Mar Báltico (BSR) es muy diversa en términos de economía, naturaleza y cultura.

Los estados miembros comparten muchos recursos comunes y son interdependientes. Esto significa que las acciones realizadas en un área pueden generar resultados rápidamente en otras áreas o afectar a la región en su conjunto.

El área de política de BSR de la UE «Energía», coordinada por BEMIP, Lituania y Letonia, tiene como objetivo garantizar una energía competitiva, confiable y sostenible en la región del Mar Báltico.

La cooperación regional en el sector de la energía se basa en el Plan de interconexión de los mercados energéticos del Báltico (BEMIP), que abarca la infraestructura energética, los mercados de gas y electricidad, la producción de energía, la seguridad del suministro energético, la eficiencia energética y las fuentes de energía renovables. En el área de los mercados de electricidad y gas, la atención se centra en la creación de un mercado energético regional abierto, competitivo y totalmente integrado en la región del Mar Báltico.

En el sector de la energía, a Lituania se le confía el desarrollo de la eficiencia energética y las fuentes de energía renovables para lograr los objetivos estratégicos de la UE en esta área (coordinado con Letonia).

Actualmente está en marcha una iniciativa para crear una Plataforma de Eficiencia Energética para promover la cooperación transfronteriza entre los Estados del Mar Báltico para lograr los objetivos de eficiencia energética de la UE.

Al evaluar la implementación de la Estrategia, se debe prestar atención a tres “puntos”.

En primer lugar, el hecho de que el alcance de la Estrategia fuera elaborado por el Consejo Europeo influyó en la forma en que se llevó a cabo la discusión en esta región. El texto del documento se centra en la solución de problemas ambientales, especialmente los relacionados con el transporte marítimo. La conclusión del Consejo pide una separación efectiva de las esferas política interior y exterior. Esta disposición contradice la experiencia ya existente en la solución de los problemas más apremiantes del Mar Báltico, incluidos los medioambientales, así como los problemas de transporte marítimo de carácter transnacional y transfronterizo, por lo que incluye por definición a Estados que no son miembros de la UE.

En segundo lugar, las diferencias que conciernen a la gestión parecen ser importantes. La Comisión Europea ha propuesto una Estrategia que debe coordinar los elementos existentes, así como monitorear y revisar cuidadosamente los logros, necesidades y desafíos, con el objetivo de mantener el impulso del Plan de Acción como resultado. En la resolución, el Parlamento pidió una solución muy diferente: en parte a través de su propuesta de celebrar cumbres anuales de los estados del Mar Báltico antes de la reunión de verano del Consejo Europeo y ampliar las organizaciones regionales dentro y fuera del sistema de la UE.

La última conclusión importante fue el proceso de trabajo para mejorar la Estrategia. El proceso de consultas públicas, que se llevó a cabo de agosto de 2008 a febrero de 2009, estuvo diseñado no solo para mejorar la Estrategia, sino también para facilitar el proceso de su aprobación. En las consultas participaron estados, regiones, una serie de organizaciones gubernamentales internacionales y no gubernamentales, así como ciudadanos individuales. Durante varias reuniones, la Estrategia pudo resaltar las posiciones básicas compartidas por una mayoría significativa de los participantes:

  • La absoluta necesidad de una Estrategia para la Región del Mar Báltico,
  • La necesidad de un enfoque integrado para obtener resultados,
  • El importante papel de la Comisión Europea en el desarrollo de la Estrategia,
  • Centrarse en proyectos específicos para obtener resultados reales,
  • La ausencia de la necesidad de crear nuevas instituciones, dada la presencia de un número significativo de organizaciones existentes,
  • El deseo de ir más allá de declaraciones vacías y trabajar con países líderes con objetivos específicos y plazos claramente definidos.

Vale la pena señalar el papel del estudio de la experiencia de la OTAN en la región del Mar Báltico. Es que con el final de la bipolaridad de la Guerra Fría, el sistema de seguridad europeo está cada vez más fragmentado en líneas regionales, lo que a menudo refleja fracturas históricas y patrones tradicionales de cooperación y conflicto. Durante la Guerra Fría, los miembros de la OTAN como Noruega y Turquía compartían una preocupación de seguridad nacional común: la amenaza soviética percibida. Cualesquiera que fueran las diferencias en la situación geoestratégica, ésta les planteaba un problema común, que servía de base para la cooperación en el ámbito de la seguridad dentro de la Alianza. Con el final de la Guerra Fría y la desaparición de la Unión Soviética, los intereses de seguridad nacional de Noruega y Turquía se han centrado en sus problemas regionales específicos, que, por cierto, son muy diferentes. En toda Europa, la regionalización de la agenda de seguridad es evidente. En el sureste de Europa, ha resurgido la tradicional rivalidad «balcánica», junto con nuevos problemas de construcción de estados y naciones. Esto es lo que le da a las relaciones internacionales en esta convulsa región un carácter especial y muy sangriento.

Los desarrollos en el campo de la seguridad en el área del Mar Báltico muestran la misma tendencia: el deseo de regionalización de la seguridad europea. Los estados de la región del Mar Báltico comparten preocupaciones comunes sobre la seguridad regional derivadas de diferentes modelos de cooperación en la región. En este sentido, forman parte del “complejo de seguridad” regional.

Las principales amenazas para la biodiversidad del Mar Báltico son las siguientes.

 Eutrofización . Ha llevado a un aumento en la cantidad de algas planctónicas, un aumento en la frecuencia de la proliferación de algas venenosas y una disminución en los niveles de oxígeno en las aguas profundas del Mar Báltico.

pesca _ La pesca de especies de peces clave como el bacalao, el arenque, el salmón y la anguila es actualmente insostenible debido a la sobreexplotación y al deterioro de las condiciones de reproducción. La captura incidental de mamíferos marinos, aves marinas y especies de peces no objetivo es demasiado alta.

Contaminación con sustancias nocivas y aceite . Los contaminantes orgánicos causan problemas de salud y reproducción para los mamíferos marinos y las aves.

Introducción de especies no autóctonas . Los cambios en la estructura y los componentes del ecosistema son causados ​​por especies introducidas. La introducción intencional, el ensuciamiento y el agua de lastre son tres vías importantes para que los organismos ingresen al Mar Báltico. Las conexiones fluviales con las aguas salobres de los mares Negro y Caspio aumentan el riesgo de introducciones desde estas áreas.

Por lo tanto, se introdujo el Programa de Monitoreo del Báltico (BPM). Los objetivos del Monitoreo Cooperativo del Medio Marino del Mar Báltico (COMBINE) son identificar y cuantificar los efectos de las descargas/actividades antropogénicas en el Mar Báltico en el contexto de los cambios naturales en el sistema, e identificar y cuantificar los cambios en medio ambiente a través de acciones regulatorias. El programa incluye mediciones hidrográficas, el impacto de los aportes de nutrientes antropogénicos en la biota marina, los niveles de contaminantes en organismos individuales y el impacto de los contaminantes en la estructura de la comunidad.

El Programa de Monitoreo del Báltico, como parte de COMBINE, es implementado por la Comisión de Helsinki. El programa de seguimiento proporciona una buena base para desarrollar una idea general de las condiciones ambientales en el Mar Báltico y las formas de mejorarlas. Además, se han firmado acuerdos bilaterales que cubren el control ambiental de partes del Mar Báltico, como el Golfo de Botnia entre Finlandia y Suecia y el Sound entre Dinamarca y Suecia. Dinamarca, Noruega y Suecia cooperan en Kattegat y Skagerrak. Estos programas brindan alguna compensación temporal por la falta de programas de monitoreo en las Áreas Marinas Protegidas (AMP) mismas.

Por supuesto, la región de Kaliningrado y Rusia en su conjunto son ahora tanto un desafío como una amenaza descabellada para los países de la UE con acceso al Báltico. Las acciones inadecuadas de Lituania ya han dado lugar a un nuevo foco de tensión. También son posibles otras provocaciones. En respuesta, Rusia podría tomar medidas que potencialmente podrían socavar la Estrategia Báltica de la UE, lo que podría hacer que tanto los países bálticos como Bruselas sean más prudentes.

Fuente:
Katehon

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales