SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
05/07/22
Grecia y Turquía, ¿guerra a la vista?

Hay muchos problemas entre Türkiye (nuevo nombre oficial de Turquía) y Grecia en muchos temas, que varían desde la disputa de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) en el Mediterráneo Oriental hasta la expansión griega de las aguas territoriales hasta 12 millas náuticas y la militarización de las islas del Egeo.

Entre estos problemas, la crisis relativa a las islas del Dodecaneso ha empezado a cobrar mayor protagonismo, debido a las prácticas de Grecia que no reconocen el derecho internacional, especialmente en los últimos tiempos.

A diferencia de lo que sugiere su nombre, las islas del Dodecaneso (que significa “doce islas”) no constan sólo de 12 islas, sino de 14 grandes y más de 20 islas pequeñas e islotes. Las 14 islas principales son: Batnoz (Patmos), Lipsi, Ileriye (Leros), Kelemez (Kalymnos), Istankoy (Kos), Incirli (Nisyros), Istanbulya (Astypalaia), Ileki (Tilos), Herke (Chalki), Kerpe (Karpathos), Coban (Kasos), Sombeki (Symi), Rodos (Rodas) y Meis (Kastellorizo).

Además de estas islas principales, hay aproximadamente 130 islas, islotes y rocas más en todo el Mar de las Islas (el Mar Egeo), que se definen en una “zona gris” o como “islas de propiedad indefinida”.

En la actualidad, el gobierno griego viola claramente los tratados de no militarización internacional al estacionar tropas a nivel de brigada y división y armas de diverso número y tamaño en una gran parte de estas islas.

El proceso histórico

Como resultado del proceso iniciado en 1821 con la ayuda de Gran Bretaña, Italia, Francia y la Rusia zarista, Grecia obtuvo su independencia del Imperio Otomano el 24 de abril de 1830.

Al obtener su independencia, Grecia ha basado su política exterior casi por completo en la ideología de la “Idea Megali”, y ha seguido un camino de expansión arrebatando constantemente tierras al Imperio Otomano.

Gran Bretaña cedió las Islas Jónicas a Grecia en 1864. Desde entonces, Atenas ha contado con el apoyo de las potencias occidentales, ha seguido haciendo correcciones fronterizas a su favor y se ha expandido entre 1881 y 1897 de nuevo con el apoyo de las potencias occidentales.

En este contexto, Italia, una de las principales potencias de la época y sobre todo de la segunda mitad del siglo XIX, extendió el conflicto hasta el Mar de las Islas, para cortar la ayuda otomana a la región de Tripolitania durante la Guerra Italo-Turca (1912). Después de esta guerra, Italia ocupó estas catorce islas y todos los demás islotes del Mar de las Islas, lo que dio una nueva dimensión a la cuestión del dominio del Mar de las Islas.

En el Tratado de Ouchy, firmado al final de la guerra, se decidió devolver las islas al Imperio Otomano. A pesar de este acuerdo, las islas no fueron devueltas al Imperio Otomano y permanecieron en posesión italiana tras el estallido de las Guerras de los Balcanes ocurridas en el sureste de Europa de 1912 a 1913.

Según el Tratado de Londres firmado el 30 de mayo de 1914, justo después de las Guerras de los Balcanes, las potencias occidentales decidieron ceder todas las islas, incluidas Meis (Kastellorizo), Bozcaada (Tenedos) y Gokceada (Imbros), a Grecia con la condición de que todas las islas, incluidas las del Dodecaneso, fueran completamente desmilitarizadas y desarmadas. Sin embargo, inmediatamente después del estallido de la Primera Guerra Mundial, las islas del Dodecaneso siguieron bajo el control de Italia.

Y con el fin de la Primera Guerra Mundial, el artículo 122 del Tratado de Sevres exigía que el Imperio Otomano renunciara a todos sus derechos sobre el Dodecaneso y Meis (Kastellorizo) a favor de Italia.

Entretanto, el Tratado de Bonin-Venizelos, que entró en vigor simultáneamente con el Tratado de Sèvres, declaró que todas las islas, excepto Rodas y Meis, quedaban en manos de Grecia.

Tras estos acontecimientos se inició el proceso que se extiende hasta nuestros días.

Como resultado de la derrota de Grecia en Asia Menor, el Tratado de Sevres y el consiguiente Tratado de Bonin-Venizelos quedaron anulados. El 8 de octubre de 1922 Italia anunció que las islas correspondientes volvían a estar bajo la protección italiana. Por otro lado, como la República Turca no ratificó el Tratado de Sevres, el estatus de las islas quedó pendiente de debate en la Conferencia de Paz de Lausana. Así, el Tratado de Paz de Lausana del 24 de julio de 1923 es el documento más importante que regula el estatus actual de las islas.

En cuanto a los derechos de soberanía sobre las islas, los artículos 12, 15 y 16 del Tratado de Paz de Lausana contienen las disposiciones pertinentes. El artículo 12 del Tratado de Paz de Lausana determina la devolución de las islas del Egeo oriental, excepto las islas de Gokceada (Imbros), Bozcaada (Ténedos) y Tavsan (Lagousos), al dominio griego, mientras que el artículo 15 decidió dejar a Italia las 13 islas y los islotes conectados a ellas alrededor de la región de Mentese. Y en el artículo 16, el Imperio Otomano pasó a ser reconocido como la República de Türkiye en el tratado.

Y Türkiye ha aceptado que ha renunciado a todos los derechos y títulos sobre las islas, aparte de los mencionados en el tratado, siempre que se reserve el derecho a opinar sobre su futura propiedad.

El conflicto se reanuda

Sin embargo, los que pensaban que el proceso relacionado con las islas había terminado aquí se equivocarían.

Las islas se convertirían en objeto de debate especial, a pesar de la política de neutralidad de Türkiye en la Segunda Guerra Mundial que comenzó en 1939 y terminó en 1945. Los alemanes ocuparon estas islas y Creta. Entonces, Alemania firmó el Pacto de No Agresión Turco-Alemán, para asegurar la frontera turca justo antes de atacar a la Unión Soviética.

Alemania incluso ofreció devolver estas islas a Türkiye en 1940, para evitar el acercamiento turco-soviético durante este periodo. Sin embargo, el presidente turco de la época, Ismet Inonu, que también fue una figura influyente en el Tratado de Lausana, rechazó esta oferta con el argumento de que “Türkiye no pretende apoderarse de más tierras de sus vecinos, y tampoco tiene recursos suficientes para gobernar las islas”, e informó a Gran Bretaña de esta decisión.

Ismet Inonu también rechazó la propuesta de Stalin de ceder a Türkiye parte de las islas del Dodecaneso, una porción de las tierras búlgaras y una parte del norte de Siria, diciendo que “no consideramos que esta propuesta sea genuina y no deseamos formar parte de ella”.

Tras todos estos acontecimientos, Türkiye emitió una declaración después de una serie de acontecimientos como la ocupación soviética de Rumanía y Bulgaria a principios de 1944, y la ocupación británica de Grecia en los últimos meses de ese mismo año. Türkiye informó a Grecia de que no tenía reclamaciones sobre las islas del Dodecaneso y que deseaba establecer una estrecha cooperación con Grecia al final de la guerra.

Tras la rendición de Alemania en 1945, las fuerzas alemanas estacionadas en el Dodecaneso se retiraron de las islas. Y tras su retirada, las fuerzas británicas se instalaron en todas estas islas y se estableció un gobierno británico de facto. A raíz de este acontecimiento, Grecia exigió que las islas del Dodecaneso, y especialmente Rodas, fueran cedidas inmediatamente.

Tras esta demanda de Grecia, la cuestión del Dodecaneso se discutió en el Consejo de Paz celebrado en Londres en 1945. Gran Bretaña confirmó el control de facto de las islas y declaró que la demanda de Grecia se consideraba bastante positiva. Gran Bretaña anunció que quería transferir estas islas a Grecia. Estados Unidos y Francia también apoyaron esta decisión.

A la luz de estos acontecimientos, las islas del Dodecaneso se incluyeron en el artículo 12 del proyecto final del Tratado de Paz de París de 1946, y las islas del Dodecaneso se transfirieron a Grecia con la condición de que fueran desmilitarizadas y desarmadas.

Una evaluación de este proceso histórico

A lo largo de las últimas décadas del Imperio Otomano, una gran parte de las islas del Egeo fue cedida a Grecia en el marco de los acuerdos celebrados tras las guerras de los Balcanes de 1913 y la Primera Guerra Mundial, al tiempo que se establecía que todas las islas más cercanas a las costas de Anatolia debían mantenerse desmilitarizadas.

Hay 6 estados supervisores que están autorizados por los acuerdos de Londres y París: Alemania, Austria-Hungría, Gran Bretaña, Francia, Italia y el Imperio Ruso. Todos ellos han establecido que las mencionadas islas “no pueden ser fortificadas” o “no pueden ser utilizadas con fines militares”.

Bajo el título de “Islas del Dodecaneso”, el Tratado de París menciona estas 14 islas, incluida la isla de Meis (Kastellorizo), y dicta que estas islas, que fueron cedidas por Italia a Grecia, serán “desmilitarizadas y permanecerán en ese estatus”.

En el artículo 12 del Tratado de Paz de Lausana, uno de los tratados de paz firmados tras la Primera Guerra Mundial, se aprobó exactamente esta decisión tomada por 6 estados.

El artículo 13 del Tratado de Paz de Lausana contiene la siguiente disposición: “No se establecerá ninguna base naval ni fortificación en dichas islas. (…) Las fuerzas militares griegas en dichas islas se limitarán al contingente normal llamado al servicio militar, que puede ser entrenado en el lugar, así como a una fuerza de gendarmería y policía en proporción a la fuerza de gendarmería y policía existente en todo el territorio griego.”

Los argumentos griegos

Grecia, que comenzó a remilitarizar algunas de estas islas a principios de los años 50, intentó mantener estas acciones en secreto hasta la Operación de Paz de Chipre de 1974. E inmediatamente después de la operación, han comenzado a esgrimir algunos argumentos legales para justificar este rearme.

La administración griega presenta actualmente los siguientes cuatro argumentos principales.

El primero de estos argumentos es la afirmación de que la Convención de Montreux suprime las disposiciones relativas al estatuto de desmilitarización de las islas de Limnos y Semadirek (Samotracia), situadas justo enfrente de los Dardanelos.

En segundo lugar, Grecia alega que deben tomarse las medidas necesarias para evitar la expansión de las aguas territoriales de Türkiye en el Mar de las Islas, tras la Operación de Paz de Chipre y la formación del Ejército del Egeo turco (4. Ejército).

El tercer argumento es la afirmación de que las disposiciones sobre la desmilitarización de estas islas han sido abolidas en el marco de las “condiciones actuales que demuestran que Türkiye es un Estado agresor”, en referencia a la decisión de la Gran Asamblea Nacional turca en 1995 de que “la decisión de Grecia de ampliar sus aguas territoriales a 12 millas náuticas, es un casus belli”.

Y por último, Grecia alega que el Tratado de Paz de París de 1947 es un tratado que constituye una “res inter alios acta”, es decir, un tratado que sólo otorga derechos y obligaciones a sus firmantes, y que como Estado no signatario de este tratado, Türkiye no tiene derecho a oponerse al rearme de estas islas por parte de Grecia.

Otra reclamación de Grecia sobre la misma región se refiere al espacio aéreo relacionado con estos acontecimientos sobre las islas. En contra de las objeciones de Türkiye, Grecia reacciona al hecho de que las aguas territoriales de estas islas griegas se extienden a 6 millas náuticas pero el espacio aéreo se extiende a 10 millas náuticas, y afirma que esta práctica paradójica se introdujo en 1931.

Grecia, que amplió tanto sus aguas territoriales como su espacio aéreo por decreto presidencial hasta las 10 millas náuticas en septiembre de 1931, decidió mantener sus aguas territoriales en 6 millas náuticas para facilitar el paso de los barcos por el Mar de las Islas. Sin embargo, notificó a Türkiye así como a la Comisión Internacional de Navegación Aérea (ICAN), que pasó a llamarse Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) más tarde, en 1949, que el espacio aéreo se mantenía a 10 millas náuticas.

También afirma que los mapas de Aviación Marítima Internacional publicados en 1955 también mostraban el espacio aéreo griego a 10 millas náuticas y sugiere que esto puede verse incluso en los mapas de aviación náutica turcos de aquella época.

Para reforzar este argumento, Grecia afirma que los vuelos militares turcos se mantuvieron alejados de estas 10 millas náuticas del espacio aéreo griego entre 1931 y la Operación de Paz de Chipre de 1974. Pero desde 1975, considera que los vuelos militares en las 4 millas náuticas restantes después de las 6 millas náuticas iniciales constituyen una violación del espacio aéreo griego.

Es necesario señalar que ni la mencionada reivindicación del espacio aéreo ni las demás reclamaciones reflejan la realidad.

De hecho, según los registros oficiales de la OTAN, de la que Grecia es Estado miembro, se acepta que su espacio aéreo está a 6 millas náuticas de la isla, y no a 10. Y lo que es más interesante, Grecia sigue actuando según esta norma en sus ejercicios de la OTAN. A la luz de estos datos, Estados Unidos y la OTAN parecen aceptar que el espacio aéreo de las islas griegas está a 6 millas náuticas de las mismas durante sus ejercicios celebrados en el Mar de las Islas.

En otras palabras, este argumento de Grecia se destaca como un argumento inválido en términos de acuerdos internacionales o del derecho internacional.

Las zonas grises

La cuestión de las zonas grises también llama la atención como un tema que se ha añadido a las disputas entre Türkiye y Grecia en el Mar de las Islas, especialmente en los últimos años.

La primera crisis estalló en 1996 a causa de las rocas de Kardak (Imia), lo que llevó a Türkiye y Grecia al borde de una guerra. Esto hizo que los dos países centraran su atención en las islas más pequeñas, los islotes y las rocas de todo el Mar de las Islas, que fueron etiquetadas con “propiedad indefinida”.

Remitiéndose al artículo 12 del tratado de Lausana de 1923, Grecia defiende el argumento de que “Türkiye sólo tiene derechos sobre las islas, islotes y rocas dentro de sus aguas territoriales de 3 millas náuticas”.

Algunos tratados y el derecho internacional refutan este argumento de Grecia, porque según el artículo 15 del Tratado de Lausana de 1923 y el artículo 15 del Tratado Greco-Italiano de 1947, Grecia sólo tiene derechos sobre las islas que se nombran en el tratado, transferidas por Italia.

Y no hay ningún acuerdo que determine la propiedad de las aproximadamente 130 islas menores, islotes y rocas, que se describen como “zonas grises” y cuya “propiedad no está definida”.

Los argumentos turcos

Türkiye envió por primera vez una nota diplomática a Grecia en 1964 al iniciarse el armamento de las islas, afirmando que las actividades de rearme detectadas en las islas de Rodos (Rodas) e Istankoy (Kos) contradecían los tratados internacionales. Türkiye exigió que se detuvieran estas actividades de armamento.

En respuesta a esta nota diplomática, Grecia negó las afirmaciones, afirmando que seguía cumpliendo los tratados y que no llevaba a cabo ninguna actividad de militarización en las islas en cuestión.

Türkiye dio un paso más en este sentido en 1969. Ankara reveló información sobre el armamento de la isla de Limni (Limnos) y entregó otra nota diplomática a Grecia. Grecia volvió a negar las acusaciones, alegando que respeta los tratados internacionales y que las actividades están reservadas únicamente a la aviación civil.

En ambas notas diplomáticas, Türkiye presentó los argumentos legales mencionados en los acuerdos internacionales y actuó dentro del derecho internacional refiriéndose tanto al artículo 12 del Tratado de Paz de Lausana, como al artículo 14 del Tratado de Paz de París.

Las recientes declaraciones oficiales de Türkiye y su enfoque, sugieren que las acciones de militarización griega constituyen una “violación material” para las disposiciones del Tratado de Lausana, sobre las islas. En este caso, Türkiye declara que tiene derecho a reclamar que las disposiciones del Tratado de Paz de Lausana sobre la soberanía de las islas han llegado a su fin.

Conclusiones

Los argumentos de Türkiye y Grecia deben evaluarse primero en el contexto del derecho internacional.

En primer lugar, el planteamiento griego de que “las actividades de Türkiye amenazan la seguridad de las islas” no indica que Grecia haya obtenido el derecho a rearmar las islas en el contexto del derecho internacional.

Esta situación es incompatible con la definición de “derecho a la autodefensa” en el derecho internacional. En el derecho internacional, el derecho a la autodefensa se define como “un derecho definido como resultado de un ataque”. En este contexto, es imposible que Grecia utilice las actividades rutinarias de Türkiye dentro de su plataforma continental como “derecho de autodefensa” y que utilice esta base para militarizar las islas.

Por otra parte, el hecho de que Türkiye no sea signataria del Tratado de Paz de París de 1947 no concluye que Grecia pueda violar las disposiciones de desarme, como pretende Grecia. Además, estas disposiciones ya están presentes en más de un acuerdo y el derecho internacional también utiliza como base las prácticas anteriores, en el caso de que no haya acuerdo entre dos partes. Ambas situaciones están claramente a favor de Türkiye.

También hay que tener en cuenta que las reivindicaciones sobre el espacio aéreo no reflejan la realidad como cualquier otra reivindicación.

Según los registros oficiales de la OTAN, de la que Grecia es miembro, su espacio aéreo no se define como de 10 millas náuticas, sino de 6 millas náuticas. Y de hecho, Grecia sigue actuando basándose en esta norma durante sus ejercicios de la OTAN. A la luz de estos datos oficiales, Estados Unidos y la OTAN aceptan que los espacios aéreos de las islas griegas son de 6 millas náuticas, durante sus ejercicios realizados en el Mar de las Islas.

En otras palabras, este argumento de Grecia se destaca como un argumento inválido en términos de los acuerdos internacionales y el derecho internacional.

Por último, es obvio que estas islas pueden suponer una amenaza directa para la seguridad nacional de Türkiye tanto en un posible conflicto entre los dos países, como en caso de una guerra en toda regla, debido a su proximidad a Türkiye. El artículo 13 del Tratado de Paz de Lausana relaciona claramente la disposición de desarme con el “mantenimiento de la paz”, en la cuestión del desarme de las islas. Las actividades de Grecia ciertamente violan este principio.

Todas estas conclusiones demuestran que la violación de las normas de desarme por parte de Grecia puede dar a Türkiye el derecho a rescindir las disposiciones del Tratado de Paz de Lausana, que regulan la soberanía sobre las islas. Esto daría a Türkiye el derecho a exigir una renegociación de la soberanía sobre las islas con Grecia.

Fuente:
La Gente

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales