SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
25/02/22
La operación especial de Rusia en Ucrania restaurará la estabilidad estratégica mundial
Por Andrew Korybko

Si Rusia se hubiera sometido al intento de chantaje nuclear de EE.UU., Washington habría puesto inmediatamente su mirada en China, tras lo cual habría restaurado su decadente hegemonía unipolar sobre el planeta si posteriormente lograba neutralizar también a ese país.

El autor advirtió a principios de esta semana que «Kiev debe retirarse de Donetsk y Lugansk si realmente quiere evitar la guerra», señalando que Moscú apoyará decisivamente a sus nuevos aliados del Donbass con medios militares para garantizar la seguridad de sus poblaciones civiles si Ucrania mantiene su ofensiva genocida no provocada contra ellos. Lamentablemente, EE.UU. no logró frenar a su ejército proxy de Europa del Este, lo que llevó a Rusia a iniciar su actual operación especial en Ucrania.

El embajador ruso ante la ONU, Vasily Nebenzya, ha explicado esta mañana los motivos de la decisión del presidente Putin. Acusando a Occidente, liderado por Estados Unidos, de explotar a la población del Donbass como «moneda de cambio en el juego geopolítico que busca debilitar a Rusia y acercar a la OTAN a nuestras fronteras», criticó su doble rasero respecto a los mismos derechos humanitarios que hasta ahora decían considerar sagrados, aunque solo cuando eso favorecía sus propios objetivos geoestratégicos.

La continua negativa de Kiev a aplicar los Acuerdos de Minsk, respaldados por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, provocó directamente la decisiva intervención de Moscú en el resto de Ucrania, que Rusia sigue reconociendo que pertenece a ese gobierno. Para ser exactos, el Kremlin cree que el gobierno ucraniano ya ni siquiera ejerce una soberanía práctica al haber sido tomado por Estados Unidos tras el golpe de estado de 2014 que siguió a la oleada de terrorismo urbano de meses de duración conocida como «EuroMaidan».

Dejando a un lado la semántica, la operación en curso tiene por objeto obligar a las autoridades ucranianas posteriores al golpe de Estado, respaldadas por Estados Unidos, a volver a sus políticas pacíficas anteriores al cambio de régimen hacia su propio pueblo, Rusia y el resto de la región. En su discurso a la nación del jueves por la mañana, el presidente Putin declaró que los objetivos de su país eran garantizar la desmilitarización y desnazificación del país, y llevar ante la justicia a los autores de crímenes contra la población civil, incluso contra ciudadanos rusos.

El contexto más amplio en el que esto está ocurriendo es la crisis de misiles no declarada y provocada por Estados Unidos en Europa, que se inició por el deseo de Washington de neutralizar las capacidades nucleares de segundo ataque de Moscú para colocarlo perpetuamente en una posición de chantaje nuclear. El presidente Putin ya expuso estas preocupaciones tan creíbles durante su «Reunión ampliada de la Junta del Ministerio de Defensa» del 21 de diciembre, así como en la «Reunión del Consejo de Seguridad» del 21 de febrero y en su posterior discurso a la nación esa misma noche.

El objetivo final es revisar la arquitectura de seguridad europea a través de medios militares, en ausencia de que el Occidente liderado por Estados Unidos no respete las peticiones de garantía de seguridad de Rusia, de modo que sea más favorable a los intereses de seguridad nacional de Moscú. Esto está en consonancia con el principio de seguridad indivisible de la OSCE que ha sido violado durante décadas por la expansión de la OTAN hacia el este a su costa. Ese es el único resultado que puede restaurar la estabilidad de la seguridad estratégica que Estados Unidos socavó.

Sergey Karaganov, presidente honorario del muy influyente Consejo de Política Exterior y de Defensa de Rusia, publicó el miércoles un artículo analítico muy detallado en RT titulado «La nueva política exterior de Rusia, la doctrina Putin». Se recomienda encarecidamente a todos los lectores interesados que lo lean en su totalidad, ya que es similar a la versión rusa del siglo XXI del «Telegrama Largo» de Kennan, en el sentido de que describe meticulosamente los medios previstos por Moscú para contener de forma sostenible las amenazas dirigidas por Estados Unidos a su seguridad nacional.

Los observadores deben recordar que no había que llegar a esto, pero que Rusia no tenía literalmente otra opción para no acabar chantajeada por Estados Unidos con medios nucleares. El presidente Putin lo insinuó en su citado acto del 21 de diciembre cuando admitió que «lo que están haciendo, o intentando o planeando hacer en Ucrania, no está ocurriendo a miles de kilómetros de nuestra frontera nacional. Está en la puerta de nuestra casa. Deben entender que sencillamente no tenemos ningún lugar al que retirarnos».

Sin «ningún lugar donde retirarse» y con Estados Unidos negándose a recurrir a los medios diplomáticos propuestos por Rusia para resolver esa crisis de los misiles que la propia América inició, era obvio, a posteriori, que Moscú se vería obligado a actuar por los mismos medios técnico-militares de los que antes advirtió vagamente para garantizar la integridad de sus líneas rojas de seguridad nacional. Este hecho confirma la legitimidad de la referencia del presidente Putin al artículo 51 de la Carta de la ONU para justificar su operación.

Aquellos que realmente apoyan el derecho democrático inherente de todos los Estados a gobernar y desarrollarse según lo que sus líderes reconocidos internacionalmente consideren oportuno, así como a garantizar defensivamente su seguridad nacional frente a amenazas extranjeras no provocadas, deberían por tanto apoyar la operación especial de Rusia en Ucrania. El objetivo de Moscú no es desestabilizar aún más el mundo, sino restablecer por fin la estabilidad después de que Washington haya socavado unilateralmente el estado estratégico de las cosas.

La gran potencia euroasiática está empleando su derecho legal internacional a la autodefensa, no solo para proteger sus propias líneas rojas de seguridad nacional y los intereses humanitarios del pueblo del Donbass, sino también por el bien del mundo entero. Si Rusia se hubiera sometido al intento de chantaje nuclear de EE.UU., Washington habría puesto inmediatamente su mirada en China, tras lo cual habría restaurado su decadente hegemonía unipolar sobre el planeta si posteriormente lograra neutralizar también a ese país.

Por estas razones, la causa de Rusia es justa y está en plena consonancia con el espíritu de la Carta de la ONU, que decreta oficialmente la igualdad de las naciones y la inadmisibilidad de que una como Estados Unidos garantice supuestamente su propia seguridad a expensas de cualquier otra, como la de Rusia (y también la de China). Moscú no es una de las llamadas «potencias revisionistas», sino Washington, ya que todo lo que Rusia quiere hacer es volver al orden internacional consagrado por la ONU y acordado anteriormente por los propios EE.UU. en ese momento también.

Fue únicamente la búsqueda desestabilizadora global de Estados Unidos de una hegemonía unipolar tras la disolución de la URSS al final de la Vieja Guerra Fría lo que hizo que todo llegara al punto nefasto en el que se encuentra actualmente. Por lo tanto, Estados Unidos es incuestionablemente la verdadera potencia revisionista que ha intentado engañar al mundo para que piense que Rusia es a través de su red global de «gestores de percepción». Por lo tanto, el inminente éxito de la operación especial de Rusia en Ucrania devolverá la estabilidad al mundo.

*Andrew Korybko, analista político estadounidense.

Artículo publicado en One World.

Fuente:
PIA

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales