SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
17/08/21
Preocupan los niveles de seguridad alimentaria y desnutrición África
Por PIA Global

El informe de la ONU sobre nutrición hace reflexionar sobre África y los niveles de seguridad alimentaria. Los mismos no están mejorando a nivel mundial y la tendencia para África es especialmente preocupante.

El informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación sobre el estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo (SOFI) muestra un próximo cambio global de la inseguridad alimentaria hacia África. También apunta a múltiples tendencias que amenazan con socavar décadas de progreso global para asegurar el acceso universal a alimentos nutritivos y seguros.

El citado informe dice que alrededor de 690 millones de personas en todo el mundo sufrieron desnutrición en 2019, pero a la vez dice que África no tiene el mayor número de personas desnutridas en términos absolutos, con alrededor de 250 millones contra 380 millones de personas desnutridas en Asia. Sin embargo, y desde aquí surge la preocupación, Africa presenta la mayor proporción de ciudadanos que vivían sin acceso suficiente a las calorías necesarias para la vida (alrededor del 19% frente al 8,3% en Asia).

Pero esa no es toda la historia. Entre 1990 y 2012, el porcentaje de personas que sufren desnutrición en todo el mundo se redujo de casi el 25% a aproximadamente el 9%, una reducción de casi 500 millones de personas. Durante el mismo período en África, el porcentaje de personas desnutridas se redujo del 29% al 17%.

La desnutrición se define como el número de personas “cuyo consumo habitual de alimentos es insuficiente para proporcionar los niveles de energía alimentaria necesarios para mantener una vida normal activa y saludable”.

La desnutrición no es un problema del pasado, sino que es muy vigente y afecta a multitud de personas en el mundo

Ocho conflictos africanos han afectado los sistemas alimentarios y contribuido al aumento del hambre desde 2014

Sin embargo, entre 2014 y 2019, la tendencia a la baja se detuvo. El porcentaje de personas que padecen desnutrición en todo el mundo rondaba el 8,5% (la cifra de África era de aproximadamente el 18,5%, pero todavía relativamente constante). Pero debido al crecimiento de la población, el número total de personas aumentó en aproximadamente 40 millones en todo el mundo, 30 millones de los cuales viven en África.

Hay varias razones para el estancamiento mundial de la seguridad alimentaria desde 2014. Las alteraciones de los patrones climáticos causadas por el cambio climático han aumentado la sequía en algunos lugares, al tiempo que han interrumpido la producción agrícola a través de inundaciones y tormentas tropicales en otros. La creciente variabilidad y volatilidad de la temperatura y la precipitación continuará, causando problemas adicionales de producción y distribución de alimentos en África.

También existe una fuerte relación inversa entre la seguridad alimentaria y los conflictos violentos. El informe SOFI cita ocho conflictos africanos que han dañado los sistemas alimentarios y además han contribuido al aumento del hambre y la desnutrición desde 2014. Cuando los enfrentamientos se prolongan, pueden “destruir fácilmente la resiliencia de los sistemas alimentarios que funcionan bien” mucho después de que se haya resuelto la situación.

El informe también destaca que la inseguridad alimentaria, el cambio climático y los conflictos no son problemas independientes, son parte de un intrincado nexo que incluye los recursos naturales y otros componentes importantes de la vida diaria.

Para 2030, se pronostica que África tendrá la mitad del total mundial de personas desnutridas, frente al 19% actual.

Con respecto a África, el estudio SOFI señala que el cambio climático y la “propagación asociada de plagas y enfermedades’ durante los últimos 15 años han contribuido a ‘círculos viciosos de pobreza y hambre, particularmente cuando se ven agravados por instituciones frágiles, conflictos, violencia y el desplazamiento generalizado de poblaciones”

Además de la inseguridad alimentaria crónica, hay otros dos mil millones de personas en todo el mundo que sufren niveles moderados de inseguridad alimentaria. Esto significa que su suministro de alimentos es impredecible y es posible que tengan que reducir la ingesta calórica debido a las fluctuaciones estacionales en los ingresos u otros recursos.

Cuando se suman las dos categorías, el número de personas en África que experimentan inseguridad alimentaria aumenta a 675 millones, aproximadamente la mitad de la población. Además, los alimentos más saludables como las frutas y verduras son relativamente caros en los países de bajos ingresos. Como resultado, las dietas son ricas en alimentos básicos como cereales, raíces y tubérculos, alimentos que no necesariamente apoyan el desarrollo fisiológico y mental de los niños y pueden representar un peligro para las mujeres durante el embarazo.

El informe estima que alrededor de 965 millones de personas en África (alrededor del 75% de la población) no pudieron permitirse regularmente una dieta saludable en 2017. Esto tiene implicaciones significativas para el desarrollo humano y económico a largo plazo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) de datos, el 37% de los niños con retraso del crecimiento en el mundo viven en África. Una vez más, a pesar de las mejoras en la reducción de la proporción de niños con retraso en el crecimiento, el número absoluto sigue aumentando.

Un niño sufre desnutrición severa en Yemen, en el distrito de Hajjah, en una fotografía tomada el 17 de julio. REUTERS/EISSA ALRAGEHI

La solución a la inseguridad alimentaria no puede ser simplemente aumentar la producción agrícola total

La OMS dice que en 2020, alrededor del 31% de los niños en África sufrieron retraso en el crecimiento, frente al 45% en 1990. Pero durante las mismas tres décadas, el número total de niños que experimentan retraso en el crecimiento ha aumentado de 49 millones a aproximadamente 61 millones, donde se ha mantenido desde aproximadamente 2015.

El retraso del crecimiento es una condición irreversible. Los niños afectados tienen menos probabilidades de desarrollar funciones cognitivas adecuadas o tener éxito en la escuela, y tienen más probabilidades de sufrir problemas de salud relacionados con la nutrición, como diabetes, en el futuro. Esos mismos niños tienen estadísticamente más probabilidades de ser empleados en trabajos de bajos salarios cuando sean adultos, lo que puede perpetuar el ciclo por generaciones. 

Los datos de 2014-19 muestran que los esfuerzos actuales no son suficientes para alcanzar las segundas metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para acabar con el hambre, lograr la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y promover la agricultura sostenible. Y el informe SOFI indica que la pandemia de COVID-19 podría sumar entre 83 y 132 millones de personas a los 690 millones que estaban desnutridos en 2019.

Incluso antes de ajustar por los efectos desproporcionados en los sistemas alimentarios causados ​​por COVID-19, África sigue siendo la región del mundo más desviada para cumplir con el segundo ODS. En la trayectoria actual, se pronostica que África tendrá alrededor de 430 millones de personas que padecen desnutrición para 2030, o aproximadamente la mitad del total mundial en ese año, frente a solo el 19% del total mundial actual.

Sin embargo, el problema no es una cuestión de producción. Ya se cultivan alimentos suficientes para alimentar a la población mundial, si se distribuyeran de manera equitativa. Pero hay otras razones por las que la solución a la inseguridad alimentaria no puede ser simplemente aumentar la producción agrícola. Actualmente, el sistema alimentario mundial representa hasta el 37% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero y casi el 70% del consumo mundial de agua.

Desafortunadamente, no existe una fórmula mágica para resolver la seguridad alimentaria, pero existen algunas pautas generales para construir un sistema alimentario saludable. El Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias ofrece siete consideraciones en el sentido de coordinar los esfuerzos de pureza del agua con intervenciones de nutrición y salud, y mejorar la gestión del agua para la agricultura.

La lista no es exhaustiva y algunas intervenciones serán más adecuadas para ciertas partes del continente que otras. Por ejemplo, no se puede recurrir a tecnologías sofisticadas sin la infraestructura subyacente. Pero muchas comunidades africanas pueden abordar las desigualdades sociales existentes en los vínculos entre el agua y la nutrición, especialmente donde las mujeres constituyen gran parte de la mano de obra agrícola.

Quizás lo más importante es la necesidad de que los legisladores piensen de manera integral sobre el nexo entre los alimentos, el agua, la energía y el cambio climático mientras se esfuerzan por utilizar las condiciones y la experiencia locales siempre que sea posible. Es mucho más fácil decirlo que hacerlo, pero si no se logra, las intervenciones pueden terminar perjudicando a las mismas personas a las que deben ayudar.

Fuente:
PIA Global
Etiquetas: Desnutrición | SOFI

Agenda

Buscar

Búsqueda temática

Revistas Digitales