SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
21/02/22
¿ Qué significa la evacuación de los civiles de la región del Donbass?
Por Dmitry Orlov

La evacuación de Donbass debería ser un típico movimiento de judo de Putin que desequilibraría a la OTAN y al Departamento de Estado de EEUU. Dado que esta sería una gran misión humanitaria, sería ridículo intentar presentarla como una «agresión rusa».

Denis Pushilin, líder de Donetsk, acaba de ordenar una evacuación total . Leonid Pasechnik, líder de Lugansk, hizo lo mismo.

Hace poco menos de un año, el 18 de abril de 2021, publiqué un artículo titulado “El judo ucraniano de Putin”. En ese artículo expliqué que la evacuación era el único movimiento ganador para el lado ruso.

Esto fue lo que escribí:

El ejército ucraniano ha estado concentrando tropas y blindados a lo largo de la línea de separación, mientras que el ejército ruso ha llevado sus fuerzas a su lado de la frontera. Los bombardeos, los disparos de francotiradores y otras provocaciones del lado ucraniano se están intensificando, con la esperanza de provocar a los rusos para que trasladen fuerzas al territorio ucraniano, permitiendo así que el Occidente colectivo grite : ¡Agresión rusa!” Luego, podrían detener el oleoducto Nord Stream II, logrando una gran victoria geopolítica para Washington y seguir con muchos otros movimientos beligerantes diseñados para dañar a Rusia política y económicamente.

Para los rusos, no hay buenas opciones que sean obvias.

No responder a las provocaciones ucranianas y no hacer nada mientras bombardean e invaden las ciudades de Donetsk y Lugansk, matando a los ciudadanos rusos que viven allí, haría que Rusia pareciera débil, socavaría la posición del gobierno ruso a nivel nacional y le costaría una gran cantidad de capital geopolítico a nivel internacional.

Responder a las provocaciones ucranianas con una fuerza militar abrumadora y aplastar a las fuerzas armadas ucranianas, como se hizo en Georgia en 2008, sería popular a nivel nacional, pero podría conducir a una gran escalada y posiblemente a una guerra total con la OTAN. Incluso si se contiene militarmente el conflicto y las fuerzas de la OTAN se quedan al margen, como hicieron en Georgia,

Esas son las malas elecciones obvias, ¿cuáles son las buenas obvias, si las hay? Aquí, tenemos que prestar mucha atención a los pronunciamientos oficiales que Putin ha hecho a lo largo de los años, y tomarlos como un valor nominal. Primero, dijo que Rusia no necesita más territorio; tiene toda la tierra que podría desear. En segundo lugar, dijo que Rusia seguirá el camino de la máxima liberalización en el otorgamiento de la ciudadanía a los compatriotas y, que el bienestar de los ciudadanos rusos es una máxima prioridad. En tercer lugar, dijo que resolver el conflicto en el este de Ucrania por medios militares es inaceptable. Dadas estas limitaciones, ¿qué cursos de acción quedan abiertos?

Evacuación

La respuesta, creo, es obvia: evacuación. Hay alrededor de 3,2 millones de residentes en la República Popular de Donetsk y 1,4 millones en la República Popular de Lugansk, para un total de unos 4,6 millones de residentes. Esto puede parecer un número enorme, pero es moderado por la escala de las evacuaciones de la Segunda Guerra Mundial. Tenga en cuenta que Rusia ya ha absorbido a más de un millón de inmigrantes y refugiados ucranianos sin mayor problema. Además, Rusia está experimentando actualmente una gran escasez de mano de obra, y una infusión de rusos sanos sería muy bienvenida.

A nivel nacional, la evacuación probablemente sería bastante popular: Rusia está haciendo lo correcto por su propia gente al sacarlos del peligro. La base patriótica se energizaría y el ya muy activo movimiento de voluntarios rusos entraría en acción para ayudar al Ministerio de Emergencias a ayudar a trasladar y reasentar a los evacuados. Las elecciones que se realizarán a finales de este año se convertirían en una fiesta de bienvenida a nivel nacional para varios millones de nuevos votantes.

La evacuación de Donbass podría allanar el camino para otras oleadas de repatriación que probablemente sigan. Hay unos 20 millones de rusos repartidos por todo el mundo y, a medida que el mundo fuera de Rusia se hunde cada vez más en la escasez de recursos, ellos también querrán volver a casa. Si bien actualmente pueden ser reacios a hacerlo,

La óptica negativa de entregar territorio puede contrarrestarse no entregando ningún territorio. Como garante de los Acuerdos de Minsk, Rusia debe negarse a entregar el Donbass al gobierno ucraniano hasta que cumpla los términos de estos acuerdos, algo que no ha mostrado intención de hacer desde hace siete años y que recientemente ha repudiado por completo. Es importante tener en cuenta que el ejército ruso puede disparar directamente a través de todo el Donbas, sin poner un pie en suelo ucraniano. Si las fuerzas ucranianas intentan ingresar a Donbass, serán tratadas como se muestra en este video instructivo . Tenga en cuenta que el alcance máximo del sistema Tornado-G que se muestra en el video es de 120 km.

Y si los ucranianos quisieran responder atacando territorio ruso, otro de los pronunciamientos de Putin nos ayuda a comprender lo que sucedería a continuación: si es atacada, Rusia responderá no solo contra los atacantes sino también contra los centros de toma de decisiones responsables del ataque. El comando ucraniano en Kiev, así como sus asesores de la OTAN, probablemente tendrían en cuenta esta declaración al considerar sus pasos.

La evacuación de Donbass debería resonar bastante bien a nivel internacional. Sería un típico movimiento de judo de Putin que desequilibraría a la OTAN y al Departamento de Estado de EE. UU. Dado que esta sería una gran misión humanitaria, sería ridículo intentar presentarla como una «agresión rusa». Por otro lado, Rusia estaría en todo su derecho de emitir severas advertencias de que cualquier intento de interferir con la evacuación o lanzar provocaciones durante el proceso de evacuación sería tratado con mucha dureza, liberando las manos de Rusia para enviar a Dios a los berserkers del Los batallones nazis de Ucrania, a algunos de los cuales no les gusta especialmente seguir órdenes.

Status quo

Occidente se quedaría con el siguiente statu quo. El Donbass está vacío de residentes pero fuera del alcance de los ucranianos y de EEUU . La evacuación no cambiaría en ningún sentido la posición o la posición negociadora de los evacuados y sus representantes con respecto a los acuerdos de Minsk, bloqueando esta situación hasta que Kiev emprenda la reforma constitucional, se convierta en una federación y otorgue plena autonomía a Donbass, o hasta que el estado ucraniano deje de existir y se divida. Ucrania no podría unirse a la OTAN (una quimera que estúpidamente votó en su constitución) ya que esto violaría la carta de la OTAN, dado que no controla su propio territorio.

Más sanciones contra Rusia serían aún más difíciles de justificar, ya que sería insostenible acusarla de agresión por emprender una misión humanitaria para proteger a sus propios ciudadanos o por cumplir con sus responsabilidades como garante de los acuerdos de Minsk. El Donbass permanecería como una zona de acecho recorrida por robots de combate de origen ruso que impedirán la intromisión a los merodeadores ucranianos. Y, posiblemente, con algún que otro autobús lleno de escolares en una excursión para depositar flores en las tumbas de sus antepasados. Sus edificios en ruinas de la era soviética, que no han sido renovados por tres décadas de abuso y negligencia ucranianos, serán testigos silenciosos de la ignominia del fallido estado ucraniano.

La historia se basa tanto en los accidentes como en la lógica, pero dado que no podemos predecir los accidentes, la lógica es la única herramienta que tenemos para tratar de escudriñar el futuro. Parafraseando a Voltaire, esto, entonces, es lo mejor que podemos esperar que suceda en el este.

Fuente:
Observatorio de la Crisis
Etiquetas:

Editorial

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales