SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
11/08/22
Temas: Soberanía
Regiones: China
“No renunciaremos a la fuerza para tomar Taiwán”, advierte China en nuevo informe
Por Tulio Ribeiro

La intensidad de la noticia es la novedad, pues se acerca el momento impulsado por las visitas estadounidenses a la isla rebelde como la diputada y alcaldesa Pelosi. La reacción ha sido tal que China ha retirado su promesa de no enviar tropas ni administradores a Taiwán si toma el control de la isla, según muestra un documento oficial, lo que aparentemente indica una decisión del presidente Xi Jinping de otorgar menos autonomía que la ofrecida anteriormente.

China aprovechó este miércoles para presentar el último libro blanco de China sobre el gobierno autónomo de Taiwán luego de días de ejercicios militares sin precedentes por parte de las fuerzas chinas cerca de la isla autónoma, que Beijing reclama como su territorio.

El nuevo documento de posición reafirma la amenaza de China de usar la fuerza armada para tener a Taiwán bajo su control, ya que los ejercicios militares, llevados a cabo en respuesta a la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, Nancy Pelosi, a Taipei la semana pasada, parecían estar terminando.

El ejército de China dijo el miércoles que había «completado varias tareas» en Taiwán, pero que realizaría patrullas regulares, lo que podría indicar el final de los días de juegos de guerra, pero también que Beijing mantendrá la presión sobre la isla.

En resumen, el Comando del Teatro del Este del Ejército Popular de Liberación informó oficialmente que el conjunto de operaciones militares conjuntas en el mar y en el espacio aéreo alrededor de Taiwán «completaron con éxito varias tareas y probaron de manera efectiva las capacidades integradas de combate de las tropas».

“Las fuerzas de teatro vigilarán los cambios en la situación en el Estrecho de Taiwán, continuarán realizando entrenamiento y preparación para el combate, organizarán patrullas regulares de preparación para el combate hacia el Estrecho de Taiwán y defenderán resueltamente la soberanía nacional y la integridad territorial. ”

Se notó el silencio de la isla. Los ejercicios militares chinos incluyeron el lanzamiento de misiles balísticos, algunos de los cuales sobrevolaron la capital de la isla, Taipei, y simularon ataques aéreos y marítimos en los cielos y aguas alrededor de Taiwán.

A partir del miércoles por la tarde, continuaron las actividades de la armada china cerca de la línea media, un amortiguador no oficial en el Estrecho de Taiwán, y los aviones de combate chinos también continuaron volando cerca de la línea, dijo la fuente, y agregó que Taiwán había enviado aviones y barcos en el área. . para monitorear la situación.

Pero la verdad que se acerca es que: ‘No renuncies al uso de la fuerza’
La publicación del ‘libro blanco’ publicada el miércoles dijo que Beijing «trabajará con la mayor sinceridad y ejercerá sus mayores esfuerzos para lograr la reunificación pacífica».

“Pero no renunciaremos al uso de la fuerza y nos reservamos la opción de tomar todas las medidas necesarias. Esto es para protegerse contra la interferencia externa y todas las actividades separatistas”, dijo el comunicado.

“Siempre estaremos listos para responder con el uso de la fuerza u otros medios necesarios para la interferencia de fuerzas externas o la acción radical de elementos separatistas. Nuestro objetivo final es asegurar las perspectivas de China para la reunificación pacífica y avanzar en ese proceso”.

Basándose en la historia y dándose cuenta del cambio de objetivo, China declaró en dos libros blancos anteriores sobre Taiwán, en 1993 y 2000, que «no enviará tropas ni personal administrativo a su base en Taiwán» después de lograr lo que Beijing llama «reunificación». ”. Este paradigma garantizaría a Taiwán que podría gozar de autonomía tras convertirse en una región administrativa especial de China, no aparece en el último diario.

Un tema importante es que la línea del libro blanco de 2000 que decía «cualquier cosa puede ser negociada» siempre y cuando Taiwán acepte que solo hay una China y no busque la independencia, ha sido eliminada del texto.

El Partido Comunista de China había propuesto que Taiwán pudiera volver a su dominio bajo un modelo de “un país, dos sistemas”, similar a la fórmula bajo la cual la antigua colonia británica de Hong Kong volvió al dominio chino en 1997.

«Solo los 23 millones de habitantes de Taiwán tienen derecho a decidir el futuro de Taiwán y nunca aceptarán un resultado establecido por un régimen autocrático», dijo el consejo de la isla. Siguiendo este razonamiento de confrontación, todos los principales partidos políticos taiwaneses han rechazado durante mucho tiempo la propuesta de “un país, dos sistemas” y casi no recibe apoyo público, según las encuestas de opinión.
Las relaciones entre Beijing y Taipei han empeorado significativamente desde que Tsai Ing-wen asumió la presidencia en 2016. Tsai y su partido no consideran a Taiwán parte de China, algo que la relación de poder no permite.

La diferencia tecnológica, bélica, un Estados Unidos y una Europa debilitados, no corrobora la posibilidad de que el Ejército Popular de Liberación de China, que tiene 2 millones de soldados en servicio activo, contra sólo 170.000 en Taiwán, pueda hacer ganar a la isla rebelde. La eliminación de una sola frase dice mucho en este choque geopolítico. Se acerca el momento de una China unificada.

Fuente:
Portal Alba

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales