SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
02/09/21
Brasil, Amazonía, Mundo: Fake News y el contrato social
Por PIA Global

Racistas, supremacistas blancos, homófobos, misóginos, xenófobos, antisemitas, islamófobos y contrarios a los derechos humanos, representan el auge de la ultraderecha en todo el mundo.

Las noticias falsas, la desinformación, el discurso del odio, la posverdad, la teoría de la conspiración, las diversas formas de negacionismo y las mentiras descaradas de los políticos se unen como algo parecido al sello ideológico del neoliberalismo. Hay muchas mentiras, de muchos tipos, pero tiene que haber un contenedor donde todas coexistan cómodamente. Y esta es la enorme mentira del neoliberalismo de que, si hacemos que “el” (como si sólo hubiera uno) mercado sea libre, lo dirigirá todo. La ley obstaculiza la libertad del mercado, al igual que la idea de un contrato social. Un contrato requiere que las partes digan la verdad, y la idea de un gobierno democrático implica que los elegidos por el pueblo para representarlo no mentirán. Pero el gobierno, tal como existe, sirve al “mercado” de individuos ricos y poderosos, corporaciones y medios de comunicación, élites blancas cuya riqueza supuestamente demuestra su superioridad sobre grupos históricamente marginados. Cuando las personas son mónadas cuya libertad se limita a los patrones de consumo dictados por el beneficio, la responsabilidad pública está supeditada al interés privado.

Una de las formas de la mentira es el rechazo a la investigación profunda del contexto social, que se banaliza en la gratificación inmediata y el sensacionalismo, un aluvión de frases hechas sin profundidad ni amplitud. En palabras de Edward Snowden, el hiperconsumo de información en línea “tiene el coste de ser hiperconsumido”, desangrado de los datos relativos a nuestras “preferencias” (impuestas externamente) que luego se utilizan para reconstruir nuestra “realidad”. Entonces, “el coste real de esta construcción recursiva de la realidad a partir de las efemérides de nuestras preferencias es que crea un mundo separado para cada individuo”, en el que el significado se fabrica a partir de la mera coincidencia, que es “la esencia de la paranoia”, un estado mental que es el más modificable para la manipulación política. La idea hiperindividualista de la libertad como “estoy bien, Jack” conlleva la complicidad con las injusticias y los crímenes que inevitablemente aparecen cuando las enormes desigualdades son encubiertas por el sistema que las provoca. Cuanto peor es la injusticia, más intrincados son los sistemas nacionales e internacionales en los que prosperan las falsedades y se transforman en formas violentas.

Hay conexiones, pues, entre atrocidades aparentemente aisladas en Brasil, como la masacre escolar en el municipio de Suzano, en São Paulo (2019), el asesinato de la socióloga, lesbiana y activista de los derechos humanos Marielle Franco y de su chófer, Anderson Pedro Gomes, en Río de Janeiro (2018), y la masacre en la Escuela Municipal Tasso da Silveira de doce niños de entre doce y catorce años, diez de ellos niñas, en 2011, también en Río de Janeiro. Y tienen elementos en común con los asesinatos en masa en otros países, por ejemplo, la masacre de la mezquita de Christchurch (2019), el tiroteo en la sinagoga de Pittsburgh (2018) y el tiroteo de El Paso (2019). Los asesinos son varones que suelen frecuentar foros de la deep web donde el anonimato cubre la criminalidad. Consumen teorías conspirativas y noticias falsas, detestan el conocimiento en profundidad, difunden discursos de odio contra las mujeres y minorías étnicas, religiosas y sexuales históricamente difamadas, fetichizan las armas de fuego y veneran a líderes políticos facistoides como Bolsonaro y Trump. Racistas, supremacistas blancos, homófobos, misóginos, xenófobos, antisemitas, islamófobos y contrarios a los derechos humanos, representan el auge de la ultraderecha en todo el mundo, que también se manifiesta como una especie de venganza resentida y violenta contra los logros políticos y culturales de los movimientos LGBTQI+, negros, indígenas, ecologistas y feministas de los últimos años.

Han ganado terreno a través de los medios de comunicación, las redes digitales y en el ámbito político, donde los partidos y grupos de extrema derecha avanzan en las llamadas democracias fuertes de Europa, Estados Unidos, Reino Unido, Canadá y Australia. En países como Brasil y Filipinas, se vinculan abiertamente con organizaciones paramilitares y mafiosas que controlan territorios por medio de milicias e iglesias pentecostales o evangelistas. En Brasil, la extrema derecha ha infectado a todo el cuerpo social principalmente a través de la violencia letal “en el límite”, donde se dirige a grupos históricamente vulnerables. Pero el terror aleatorio se abanica hacia el interior desde la periferia para convertirse en terror total, porque todo el mundo sabe que un policía militar puede golpear a dos empleados de un bar de aperitivos en Río de Janeiro si el aperitivo no es lo que él ordena, o que un hombre puede estar a punto de matar a una recolectora de chatarra en São Paolo porque ella rechaza sus avances. La violencia puede producirse en cualquier lugar y en cualquier momento cuando el sistema legal no persigue a quienes incitan a la violencia en los foros de Internet, e incluso respalda a los líderes religiosos y políticos que incitan al discurso del odio. Entonces, los objetivos pasan a ser marcados como “otros”, no aptos para ser considerados ciudadanos o tener derechos.

Tres grandes fake news de la campaña presidencial de 2018: libro de educación sexual apodado de kit gay, fotos de mamaderas con formas fálicas e imagen alterada de Manuela D´Avila, ex candidata a vicepresidenta.

Las autoridades no van a rectificar el mendaz sistema que les llevó al poder. En Brasil son la jueza Marília Castro Neves, el juez Marcelo Bretas (defensor del trabajo infantil), el fiscal Deltan Dallagnol -que se confabuló con el juez Sergio Moro para seguir un guión que llevó a la destitución de la ex presidenta Dilma Rousseff y al encarcelamiento del ex presidente Lula- y el presidente Jair Bolsonaro. Todos ellos son instigadores de la violencia y difusores de noticias falsas para “justificarla”. La Policía Federal, profundamente homofóbica, misógina y antiintelectual, no va a escuchar a un periodista gay y a una académica feminista que denuncian la violencia de la deep web cuando uno de los dos asesinos de la escuela de Suzano aparece con una pistola y vistiendo una camiseta con el retrato de Bolsonaro antes de abrir fuego contra estudiantes y profesores en la escuela. Llevaban un año planeando el ataque y habían pedido armas y apoyo en el tablero de imágenes de extrema derecha Dogolachan, donde los usuarios discuten, alaban y planean actos de violencia y apoyan el neonazismo y la pedofilia.

No cabe duda de que (lógicamente) es cierto que la policía carece de recursos y competencias para vigilar a los asesinos potenciales que se reúnen en foros violentos, pero la principal explicación de la inacción es mucho peor porque los agentes de la policía civil, militar y federal se unen a los milicianos para frecuentar estos foros e instruir a los asesinos. No se toma ninguna medida porque personas de alto nivel comparten las opiniones de los miembros de los foros. Así, cuando la jueza Marília Castro Neves fue criticada por comentar en un grupo de Facebook con otros magistrados que uno de los autores de este artículo, el ex diputado Jean Wyllys, debía ser asesinado en aras de la “ejecución profiláctica”, pudo desentenderse de ello como una “broma”. Pero este uso de “profiláctico” no es una broma cuando se sitúa en el contexto de otros comentarios como “¡Los socialistas están enfermos, son psicópatas, deben ser segregados de la vida social!” y sus calumniosas declaraciones justo después de que Marielle Franco, crítica directa de la brutalidad policial y las ejecuciones extrajudiciales, fuera asesinada por dos ex policías. Castro responsabilizó a Franco de su propia muerte porque “se juntaba con bandidos… La izquierda trata de dar valor a un cadáver como cualquier otro”. Fue absuelta por unanimidad de la calumnia. Sus mentiras no sólo diluyeron la indignación por los asesinatos de Franco y su conductor, sino que desviaron la atención de lo que no se hizo, es decir, establecer conexiones entre los sospechosos de asesinato, los grupos de milicias parapoliciales, la policía federal (que había comprado el lote del que procedían las balas), la familia Bolsonaro, los foros de odio en línea y las noticias falsas sobre Marielle Franco que propagan las autoridades jurídicas, políticas y religiosas.

Parece increíble que la gente pueda creer la fanfarronada antivacunas de Bolsonaro cuando afirmó -pero, para muchos, ordenó- “El pueblo brasileño no será el conejillo de indias de nadie”. A continuación, añadió algunas alegaciones extrañas, aderezadas con su habitual machismo, haciéndose eco de las teorías en línea de que la vacuna altera el ADN de las personas: “Si te conviertes en un caimán, es tu problema… si a una mujer le crece la barba o un hombre empieza a hablar con voz fina…” Pero esto fue sólo el comienzo. Los pastores evangélicos propagaron el mensaje a través de los teléfonos móviles y de Facebook, Instagram y WhatsApp, que son gratuitos en Brasil, mientras que comprobar la información puede costar dinero. Según la influencia de los pastores locales, los indígenas suelen creer que historias como la de la vacuna son obra del diablo para alejar a la gente de Dios. En consecuencia, la tasa de mortalidad por COVID-19 de los indígenas es un 110% superior a la media nacional. El periodista indígena Anapuaka Tupinamba cita una noticia falsa sobre la muerte de novecientas personas de Xingu tras recibir la vacuna, y añade: “Lo que tenemos hoy es un Internet ‘falso’. Cuando ves noticias falsas, no puedes comprobarlas. Así que parece que estoy en Internet, pero no realmente. Estoy casi en la intranet de una gran empresa”. Quien no se lamenta de la alta tasa de mortalidad de los indígenas es Bolsonaro, que fue citado el 12 de abril de 1998 por el diario Correio Brazilienseas diciendo: “Es una pena que la caballería brasileña no haya sido tan eficiente como la americana, que exterminó a los indios”.

Anapuaka Tupinamba tiene razón en lo que respecta a la inmensa intranet. Las noticias falsas y otros discursos que deshumanizan a individuos o grupos como parte de una campaña de desinformación para obtener beneficios políticos no podrían tener éxito sin el modelo de negocio, o lo que Shoshana Zuboff llama capitalismo de la vigilancia (“Al quedar tan poco que se pueda mercantilizar, el último territorio virgen era la experiencia humana privada”), de plataformas como Google, Twitter, Instagram, Amazon, Netflix, WhatsApp, YouTube, Facebook, Tik Tok, etcétera, que extraen datos de sus usuarios para enviar propaganda a la medida de sus deseos y temores. El nuevo hardware de comunicaciones es tan manejable que emisor y receptor no están separados en el tiempo ni en el ciberespacio, por lo que la gente está sometida a un flujo ininterrumpido de información que manipula cada vez más sus creencias, prejuicios, traumas, miedos y resentimientos. Es muy fácil apartar a la gente de las causas reales y dirigirla hacia los chivos expiatorios elegidos por quienes tienen el control. Y cuando una población no está bien informada, debido a los enormes déficits del sector público, de la educación por ejemplo, la difusión de la desinformación no siempre es maliciosa. Pero se sigue difundiendo.

Brasil tiene una base de usuarios de redes sociales que es terreno fértil para las noticias falsas. El uso de las redes sociales es relativamente nuevo y más de la mitad de la población votante de Brasil no ha terminado la escuela secundaria y es muy susceptible a la desinformación. Un estudio llega a la asombrosa conclusión de que, en términos de alfabetización funcional (habilidades de lectura y escritura y aritmética suficientes para funcionar en la comunidad), “el 90% de la población podría considerarse analfabeta, ya sea porque nunca asistió a la escuela, abandonó tempranamente o tiene pobres habilidades cognitivas”. Esta es la infraestructura humana de las fake news en Brasil y es la gran suerte de Bolsonaro. La publicación RioOnWatch analiza cuatro factores que lo llevaron a ser elegido: el analfabetismo digital y las “fake news”, el papel crucial de WhatsApp, el sentimiento anti Partido de los Trabajadores (antipetismo) y las iglesias evangélicas. Fue prácticamente excluido de los principales medios de comunicación, pero aun así fue capaz de montar una campaña multimillonaria en las redes sociales para difundir falsas acusaciones contra su rival del PT, Fernando Haddad (por ejemplo, utilizando el programa “Escuela sin Homofobia” para acusarle de proporcionar un “kit gay” a los niños pequeños). Un estudio reveló que el 86% de los contenidos falsos compartidos en WhatsApp beneficiaban a Bolsonaro y apuntaban a Haddad y al PT.

El diputado federal e hijo del presidente brasileño, Eduardo Bolsonaro, junto con el ex estratega de la campaña de Donald Trump Steve Bannon.

En ese momento, el hijo de Bolsonaro, Eduardo, se jactó de haber conocido a Steve Bannon, quien le ofreció ayuda, concretamente en lo que respecta a la manipulación de datos. Esto debería ser una advertencia de que las noticias falsas serán un enorme problema para las elecciones de 2022, en las que Bannon ya ha intervenido: “Unos 30 días antes de las grandes elecciones intermedias, Jair Bolsonaro se enfrentará al izquierdista más peligroso del mundo, Lula. Un criminal y comunista apoyado por todos los medios de comunicación aquí en Estados Unidos, todos los medios de izquierda. Esta elección es la segunda más importante del mundo y la más importante de todos los tiempos en Sudamérica. Bolsonaro ganará a menos que sea robado por, adivinen, las máquinas”.

Durante la bonanza económica del mandato de Lula el antipetismo no estaba muy extendido pero, ahora, con un floreciente uso de los medios digitales, crece día a día, resucitando la Operação Lava Jato (Operación Lavado de Coches) a raíz de la cual Lula fue encarcelado, mientras se ignoran las pruebas producidas en 2019 de que el juez instructor, Sergio Moro, ministro de Justicia y Seguridad Pública de Bolsonaro (2019 – 2020), fue -como dictaminó el Tribunal Supremo en marzo de 2021- imparcial en sus decisiones y pasó información privilegiada a los fiscales. Las pruebas no importan, ya que Lava Jato cumplió su propósito de impedir que Lula ganara las elecciones de 2018. Como funcionó tan bien en 2018, y toda la infraestructura de noticias falsas sigue en pie, el antipetismo seguramente será una influencia importante en las elecciones de 2022. Todos los avances sociales logrados durante los años de Lula en la presidencia se borran. Mientras tanto, los medios de comunicación críticos están siendo desvirtuados. En 2019, hubo 208 ataques contra ellos, casi el 60% de ellos en discursos pronunciados por miembros del gobierno y dirigidos a periodistas concretos.

En las favelas, sin embargo, algunas encuestas sugieren que ni el antipetismo ni el WhatsApp son tan influyentes como los cristianos de ultraderecha, aunque por supuesto despliegan las otras dos estrategias. RioOnWatch describe las iglesias evangélicas como “focos de actividad política conservadora”. De ahí que en las elecciones de 2018, el 46% de los evangélicos pentecostales supieran que su pastor apoyaba a un candidato y, en casi todos los casos, se trataba de Bolsonaro con su aversión a los derechos LBGTQI+ y sus promesas de restaurar los “valores familiares” (“Si tu hijo empieza a actuar así, tipo gay, se merece un coscorrón”), que luego incitaba a la enemistad política con el alarmismo sobre Haddad fomentando la homosexualidad.

Las tres palabras Biblia, Bala y Carne son algo más que un juego de aliteración. Designan un poderoso lobby en el Congreso, apoyado plenamente por Bolsonaro, ya que es su base de poder. Y están empeñados en talar la selva amazónica. El lobby bíblico, con 326 escaños en la Cámara Baja de 513 (2018), representa el creciente poder de los evangélicos, con un rebaño del 30% de los brasileños, además de grandes riquezas (especialmente en el caso del multimillonario Edir Macedo, fundador de la Iglesia Universal), y poder mediático, con televisiones y radios que utilizan, además del púlpito, para instruir a sus feligreses sobre cómo votar. El lobby de la carne incluye a los ganaderos (Ruralistas, cuyos miembros asesinaron al ecologista y activista de los derechos humanos Chico Mendes), a los madereros y a los grandes terratenientes, que quieren expulsar a los indígenas de sus tierras y reservas para poder entregar la selva a la agroindustria. Los ganaderos y los candidatos elegidos con dinero del agronegocio se solapan con los lobbies de la biblia y la bala, de modo que los tres grupos representan un bloque poderoso y cohesionado que ocupa más de la mitad de los escaños del Congreso. Los tres grupos son muy conscientes de que la pobreza (que afecta a un 30% de la población) proporciona la excusa perfecta para talar la selva. Y los seres humanos indefensos son arrastrados al proceso: “Los fiscales de delitos ambientales describen ahora un fraude que convierte a los brasileños pobres en soldados de a pie para las bandas criminales, las empresas madereras y las operaciones agrícolas industriales”. El caótico sistema legal relativo a la gestión de la tierra también se convierte en carne de falsas noticias para ser explotadas por los grupos de presión. Las bandas criminales encuentran los resquicios legales.

Luego, con documentación falsa en mano, reclutan a familias desesperadas y las convencen de que la tierra está en juego. Las envían en autobús a reservas remotas, prometiendo que pagarán los suministros y la comida. Las reclamaciones siempre son impugnadas en los tribunales, pero permanecen en el limbo legal durante años. Para entonces, los campamentos se han convertido en aldeas, y resulta más complicado desde el punto de vista político desalojar a cientos de familias con niños. Mientras tanto, los autores intelectuales están despojando al bosque de su madera dura. Cuando terminan, pasan a su siguiente objetivo. Muchas de las familias no pueden salir adelante por sí solas y acaban abandonando la tierra por la que tanto lucharon, o vendiéndola barata a los grandes agricultores que amasan imperios de soja y ganadería.

La bancada de la Biblia es una de las más grandes del Congreso Brasileño.

Se miente sobre la ley, que es en sí misma una mentira. De ahí que Luis Antônio Nabhan García, ganadero y responsable de la política de tierras de Bolsonaro, afirme que “toda esa tierra que se ha desbrozado en la Amazonia, la ley lo permitía”. Cualquier intento, nacional o internacional, de salvar la selva es un complot, impulsado por la envidia de los recursos naturales de Brasil, “Detrás de todo esto -todas las mentiras sobre la Amazonia- hay una guerra sucia alimentada por la geopolítica y la hipocresía […]. “Ningún otro país del mundo tiene el potencial de aumentar la producción como lo hace Brasil, y eso asusta a la gente”.

El lobby de las balas está formado por policías y militares en activo y retirados, con casi 40 escaños en el Congreso. Financiados por las empresas de armas, dominan o dirigen milicias en zonas de las ciudades donde reina la violencia. “Gestionando la violencia”, cobran impuestos mensuales a los residentes y propietarios de negocios por su servicio de protección. Como ellos y sus milicias asociadas están en connivencia con las fuerzas de seguridad y la familia Bolsonaro, cometen crímenes con impunidad. En algunos barrios, controlan la distribución de gas, el transporte público y la televisión por cable, además de constituir la “narcomilicia neopentecostal”. Por último, Bolsonaro ha cooptado a los militares ofreciéndoles puestos en el gabinete y en otros gobiernos. Aparte de alimentar un pernicioso déjà vu de las dictaduras, su nombramiento, por ejemplo, del general Eduardo Pazuello como ministro de Salud de mayo de 2020 a marzo de 2021 sólo exacerbó la gestión deliberadamente negligente de la pandemia. Pazuello también ha sido acusado de otra grave forma de desinformación al obstruir el acceso a información esencial sobre el COVID-19 y sus efectos.

Steve Bannon no se equivoca sobre la importancia de las elecciones de 2022. Existe el riesgo de que los partidarios extremistas de Bolsonaro, en gran medida desestructurados (como la turba que asaltó el Capitolio: “nuestro presidente nos quiere aquí”), engrosen las filas de la bancada balear para mantenerlo en el poder si pierde. El propio Bolsonaro es descrito a menudo como poco carismático, mediocre, inepto, un hombre sin sustancia y una vergüenza para algunos de sus adinerados patrocinadores. Como populista lo compensa con su estilo cockalorum y su fanfarronería, pero la fanfarronería es también una forma de fake news porque es una cortina de humo que distrae la atención de lo que se esconde detrás: los crímenes y la injusticia de un sistema construido sobre la mentira, y por tanto la ruptura de la esfera social y cívica. También es una cuestión de Estado de Derecho, que se supone que debe garantizar que no se produzcan abusos de poder y proteger los derechos humanos. El Índice de Estado de Derecho 2020 del World Justice Project muestra un retroceso a escala mundial, por tercer año consecutivo. Si las biblias, la carne y las balas de Bolsonaro no son derrotadas en las elecciones del próximo año, los perdedores serán la Amazonía, el Estado de Derecho, los derechos humanos y el contrato social.

*Jean Willys es periodista y ex diputado federal brasileño. Julie Wark es politóloga, antropóloga y autoria de varios libros.

Fuente:
PIA Global

Agenda

Buscar

Búsqueda temática

Revistas Digitales