SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
28/08/21
Regiones: Brasil
¿Brasil rumbo a la dictadura?
Por Frei Betto

Los militares han publicado 13 manifiestos a favor de Bolsonaro en las últimas dos semanas.

Donde hay humo, hay fuego, dice el refrán popular. La mayoría de los brasileños y la opinión pública mundial saben que Brasil está gobernado por un hombre de convicciones fascistas. Bolsonaro siempre elogia a los torturadores de la dictadura militar implantada en Brasil en 1964 y lamenta que no se haya fusilado a «al menos 30.000 subversivos».

Elegido presidente sobre la ola de moralismo desencadenada por la fraudulenta operación Lava Jato, Bolsonaro nombró para funciones civiles importantes en el gobierno a más de 6.000 militares; desató la difusión orquestada de noticias falsas; ignoró la gravedad de la pandemia, que calificó de «pequeña gripe»; recomendó medicamentos sin evidencia científica; Se retrasó la importación de vacunas y, a pesar de las casi 600 mil muertes por Covid 19, el Ministerio de Salud aún no ha adoptado un protocolo para las pruebas y la inmunización nacional y, ahora, es investigado por el Senado como una guarida de corrupción en la compra de vacunas a sobreprecio, en la que habría militares involucrados.

Bolsonaro repite: «sólo Dios puede sacarme del poder». Todo ello a pesar de los 15 millones de desempleados, los 30 millones de personas en la miseria, los 19 millones que sufren hambre crónica y la inflación de más del 8% anual.

Habrá elecciones presidenciales en 2022. Todos los sondeos señalan a Lula como el candidato preferido de los votantes. Aunque muchos de ellos se arrepienten de haber votado a Bolsonaro en 2018, y otros siguen negándose a votar al PT, lo cierto es que, hasta ahora, no se ha encontrado un candidato alternativo a la polarización Lula versus Bolsonaro. Hay varios nombres en la agenda, pero ninguno que reúna los votos suficientes para amenazar a cualquiera de los dos candidatos y representar una alternativa entre la izquierda y la derecha.

Al pronosticar que Lula podría derrotarlo en 2022, como indican las encuestas, Bolsonaro comenzó a defender el voto impreso. Desde hace 25 años, Brasil ha adoptado las urnas electrónicas, y nunca ha habido ninguna sospecha de fraude. El pasado electoral brasileño enseña que el voto impreso es vulnerable al fraude. Los votantes con escasa educación e ingresos suelen ser presionados por los «coroneles» (milicia, policía, agricultores, jefes, pastores y sacerdotes) para que den su voto a un determinado candidato a cambio de dinero, favores o miedo a las amenazas.

En el voto electrónico no hay forma de verificar el voto del votante. Pero una papeleta de voto en papel da un recibo. Hay una prueba en papel si el votante realmente votó por el candidato indicado. Y esto favorece el fraude electoral, el único recurso con el que cuenta Bolsonaro para intentar evitar la derrota el próximo año.

Para el regreso del voto impreso, que se sumaría al electrónico (se colocaría una impresora en la urna), es necesaria una enmienda constitucional aprobada por el Congreso Nacional. El tema debería haber sido votado por la Cámara de Representantes en la primera quincena de julio. Cuando los diputados bolsonaristas se dieron cuenta de que serían derrotados, hicieron una maniobra que trasladó la decisión a agosto, después del receso parlamentario.

La democracia brasileña no se vería amenazada si dependiera del Supremo Tribunal Federal (STF) y del Tribunal Superior Electoral (TSE), contrarios al voto impreso. Sin embargo, el 9 de julio, el comandante de la Fuerza Aérea, Carlos Baptista Junior, declaró al diario «O Globo» que corresponde a las Fuerzas Armadas proteger la democracia brasileña. En la misma entrevista, afirmó: «No vamos a renunciar a eso». Y pontificó: «Los hombres armados no amenazan».

Recuerdo a Brasil en la víspera del golpe de 1964, que implantó 21 años de dictadura militar. Los líderes de la izquierda, en la que yo militaba a través del movimiento estudiantil, decían que no temían un golpe, que las instituciones democráticas eran sólidas, que el presidente Jango Goulart tenía un fuerte respaldo militar contra la violación de la Constitución.

Ahora escucho el mismo discurso de la solidez de las instituciones democráticas y la falta de condiciones coyunturales para una vuelta a la dictadura, incluso de voces de la derecha. Sin embargo, ningún militar en activo se atrevió a discrepar de la amenaza golpista del comandante del Ejército del Aire. Ninguno se ha pronunciado contra las reiteradas bravatas golpistas de Bolsonaro. Y el 8 de julio, el ministro de Defensa, el general Braga Netto, que manda en las tres armas, habría dicho al presidente de la Cámara de Diputados que «si no hay papeletas impresas y auditables en 2022, no habrá elecciones». Ese mismo día, Bolsonaro declaró en público: «O hacemos elecciones limpias en Brasil o no tenemos elecciones». Teme que el Parlamento rechace la enmienda constitucional para permitir el voto impreso.

Las autoridades civiles recibieron las manifestaciones golpistas como un «bluf», en opinión de un ministro del STF que no quiso ser identificado. Pero, repito, donde hay humo, hay fuego. El silencio ensordecedor de los militares en activo es preocupante. Ninguno se atreve a discrepar.

El pueblo brasileño ha ocupado las calles en manifestaciones masivas contra el gobierno de Bolsonaro. Este es el recurso que tenemos para salvar la democracia. Pero si los militares optan por un golpe de estado, institucionalizando a Bolsonaro como dictador.

Fuente:
Question Digital
Etiquetas: Jair Bolsonaro

Agenda

Buscar

Búsqueda temática

Revistas Digitales