SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
07/09/21
João Pedro Stedile: «Brasil atraviesa la peor crisis de su historia»
Por Brasil de Fato

Un gobierno popular y progresista no solo es posible, es necesario. «El gobierno de Bolsonaro es solo el espejo de la crisis, es el espejo de la burguesía», dice João Pedro Stedile, economista y activista de la reforma agraria, en una crítica a las posiciones recientes de los empresarios brasileños, que recién ahora se han posicionado. contra el presidente Jair Bolsonaro, en medio de la crisis social y económica más grave de Brasil.

Brasil de Fato: Brasil atraviesa una crisis sin precedentes, el hambre ha vuelto a afectar a las familias, la economía no puede dar los pasos adecuados y las reformas propuestas y los riesgos que mostraban, de hecho, se materializaron. Social y políticamente, creo que nunca hemos tenido un entorno tan alejado de la democracia. ¿Cuál es el estado real de nuestra democracia desde 2016?

João Pedro Stedile: Creo que el país atraviesa un momento serio, porque es la peor crisis de toda su historia y es una crisis estructural de la forma en que el capitalismo domina la sociedad y la economía y esto se manifiesta en la producción, en la economía, cada vez más concentrada. Antes de la crisis teníamos 45 multimillonarios, hoy tenemos 65 multimillonarios.

Tenemos una economía que está muy concentrada entre esta gente rica y esta economía tiene la contradicción fundamental, que ya no produce los bienes que necesita la población. Esta es la gran contradicción del capitalismo brasileño, dependiente, y trae como consecuencias una verdadera tragedia social, que es la profundización de la desigualdad social. Esta es la herida más grande, la marca de nuestra sociedad.

Brasil, junto con Sudáfrica, son los dos países con mayor desigualdad social y la crisis ha arrojado a la cuneta a 67 millones de trabajadores, según revela la PNAD (Encuesta Nacional por Muestra de Hogares) del IBGE. Están los 14 millones de parados, los seis millones que ya no buscan trabajo, y los 40 millones que no tienen trabajo fijo, viven de trabajo, en trabajos precarios y, por tanto, no tienen una renta fija, no tienen derechos, están fuera de la ciudadanía.

Lo importante es entender en este momento de la crisis brasileña que es estructural. Esto significa que va más allá del período de esta coyuntura y de este gobierno. Significa que tenemos que pensar después de los “Foros Bolsonaro” en cambios estructurales para sacar al país de la crisis y ponerlo en nuevos caminos, que garanticen el bienestar de toda la población.

Y una parte de estos parados ya estaba en el mercado informal, que ha crecido enormemente en los últimos años, desde 2018. Y la pandemia llegó para sacar a estas personas de las calles. ¿Cuál es el nivel de precariedad laboral en Brasil?

La precariedad del trabajo que revelan estos datos de la PNAD es solo una fotografía de la crisis estructural. No es por la pandemia del covid-19, hemos tenido estos signos desde 2014. Y no sirve de nada que los economistas digan que esta es la tendencia del capitalismo moderno tampoco.

No es así, la sociedad brasileña en el próximo período tendrá que realizar un gran programa de reindustrialización en el país y reenfocar inversiones productivas en la agricultura familiar para producir alimentos, porque estos son los dos pilares para que usted produzca los bienes que la sociedad necesita. Necesitamos zapatos, ropa, casas, alimentos, y todo esto debe producirse en la industria y la agricultura familiar.

Entonces, estos tiempos de precariedad, de retirada de derechos desde el gobierno [de Michel] Temer hasta ahora son solo signos de la crisis y de esta codicia de la burguesía brasileña que, ante la crisis, le echó todo el peso a la espalda. de la clase trabajadora, hasta el punto de que como usted mencionó, llegar al absurdo de un país continental, con tanto potencial para la producción de alimentos, tener alrededor de 20 millones de brasileños que se mueren de hambre. No tienen hambre porque no hay producción, tienen hambre porque no tienen ingresos, no pueden permitirse comprar alimentos en el supermercado o en el mercado.

Y según los investigadores, tenemos otros 70 millones en la llamada inseguridad alimentaria, que significa comer de la peor forma posible, por debajo de lo necesario, o con alimentos sanos y nutritivos, lo que también garantiza la salud. Esta es la imagen de la crisis.

El gobierno de Bolsonaro ahora cuenta con el apoyo del centro. De hecho, fue tomado por asalto por la fisiología. Bolsonaro ya no parece tener apoyo del mercado e incluso esa base social que lo ha estado apoyando está cada vez más restringida a ese 20%. Aún así, ¿sigue siendo difícil hablar de un juicio político?

Bueno, primero creo que tenemos que entender la naturaleza del gobierno de Bolsonaro y, por supuesto, cada analista tiene su forma de interpretar, y la población también tiene su forma de interpretar.

Nosotros, los movimientos populares del Frente Brasil Popular y el MST, hemos dicho que el gobierno de Bolsonaro es solo el espejo de la crisis, es el espejo de la burguesía, Bolsonaro solo está ahí porque la burguesía brasileña lo puso ahí.

Recuerde la campaña “Bolsodoria”, la campaña Globo, la campaña de otros gobernadores. En mi país, [Eduardo] Leite, que ahora se cree completamente independiente, hizo campaña por Bolsonaro. ¿Qué revela esto? Ese Bolsonaro solo está ahí porque las fuerzas de la burguesía, ya sea el poder económico, sus manipulaciones, sea por los medios, sea por los partidos burgueses, todos apoyaron a Bolsonaro y pusieron a ese loco allí.

Ahora, una gran parte de ellos lo lamenta y el propio Bolsonaro, como espejo de la crisis, no tiene una fuerza social organizada propia, ni sindicato, ni universidad, ni intelectuales, porque tampoco tiene proyecto de país, no tiene proyecto para una nación.

Y aquellos que no tienen un proyecto para una nación no pueden reunir una fuerza aliada en torno al proyecto. En el fondo, es un bicho raro dirigido por la familia que todos conocemos, su práctica de cracking, su vida, que siempre ha estado haciendo uso de los recursos públicos.

Pero aun así, en la derrota del PEC del voto impreso, el gobierno de Bolsonaro tuvo cierta mayoría, sin reservas, hasta el punto de aprobarlo. ¿Eso entierra las posibilidades de juicio político por ahora?

El tema de “Fora Bolsonaro” y el juicio político es otro aspecto. Para que haya un alejamiento del gobierno de Bolsonaro, en forma de juicio político, o de otras formas, analizamos que depende del comportamiento de las clases sociales en la sociedad. Concretamente, de la burguesía o de la clase obrera.

¿Qué escenario estamos viendo ahora? La burguesía se ha venido manifestando a diario contra Bolsonaro, pero está dividida en relación a qué hacer se divide, en mi opinión, en tres corrientes dentro de ella:

El primero es el sector de la burguesía, estúpido, en mi opinión, que sigue apostando por el mantenimiento de Bolsonaro, por el acceso a los recursos públicos y por esta estúpida política de privatizar el Estado. Según analistas, debe haber un 20% de la burguesía en esta corriente, porque está Bradesco, el banco Pactual, de la ex Guedes.

Y hay otro sector de la burguesía, que en mi opinión es la mayoría y es difícil de cuantificar, pero digamos que es el 60%, que ya no puede apoyar a Bolsonaro. Incluso son la mayoría del poder económico. Imagino que el presidente de la FIESP, hijo del legendario Alencar da Silva, vicepresidente de Lula, no está de acuerdo con Bolsonaro. La pandilla Itaú no está de acuerdo con Bolsonaro, la señora María Luiza [Trajano] no está de acuerdo con Bolsonaro.

Sin embargo, este grupo que es la mayoría, necesita resolver un tema desconocido. antes de intentar sacar a Bolsonaro, ellos necesitan crear una unidad sobre quien va encabezar la lista de candidatos de la llamada ‘tercera vía’. Cuando tengan la lista, saben que solo tendrán viabilidad de impulsarla apartando a Bolsonaro

La tercera corriente de la burguesía, en mi opinión, todavía minoritaria, es la que se ha expresado junto a Delfim Neto. Por supuesto, no es empresario, pero es un intelectual orgánico de la burguesía, es un referente histórico para la burguesía. Ha repetido: “dejad de decir tonterías sobre la tercera vía, tenemos que apoyar a Lula en la primera vuelta, porque Lula ganará las elecciones”.

Con eso, este sector más inteligente de la burguesía tenderá a posicionarse mejor en una alianza con Lula, porque saben que si Lula gana las elecciones, tendrá que llevar a cabo un programa de reformas estructurales.

Es posible que la burguesía llegue pronto a un acuerdo sobre la tercera vía y es posible que luego la burguesía active su poder económico, su poder mediático en Globo, sus influencias en el Congreso, para encontrar una solución legal a la destitución del gobierno de Bolsonaro.

Otra hipótesis que algunos están planteando es que si no hay tiempo suficiente para un juicio político, pueden encontrar alguna forma de criminalizar al presidente Bolsonaro por lo que está revelando el CPI del Senado e interceptarlo, es decir, evitar que vuelva elección. Entonces sería un 2022 de un gobierno sin sentido y ya se anticiparía a la campaña electoral.

Por parte de la clase trabajadora, debemos continuar con la consigna que nos une, que es Fora Bolsonaro. Sin embargo, la clase obrera es incapaz de ejercer su fuerza política, que se manifiesta en las manifestaciones callejeras, en la lucha concreta, ya sea por huelgas u ocupaciones. Y la clase obrera por el Covid-19, por el paro, por el hambre, no ha participado activamente en las movilizaciones.

Pero como dijo un gran pensador clásico, a veces la clase trabajadora aprende en veinte días lo que no ha aprendido en veinte años. Por eso nunca podemos ser pesimistas y nuestro trabajo como militantes, como participantes de movimientos populares y partidos de izquierda es siempre seguir esta locura de explicar al pueblo, hacer trabajo de base, organizar al pueblo y tratar de movilizarlo para la lucha.

Hay un componente que ha ido ganando fuerza en los últimos días, que es la cuestión del apoyo de la policía militar, milicias armadas al gobierno de Bolsonaro en las calles, el 7 de septiembre. ¿Es esto factible? ¿Es una preocupación que deberíamos tener? ¿Puede esto materializarse incluso en un intento de ruptura, o en el inicio de una ruptura institucional?

Bueno, así como el presidente está loco, los fanáticos que lo apoyan también lo están. Por eso hay que tener cuidado, ser cautelosos, que no nos provoquen y podemos tener manifestaciones locas como propone Sérgio Reis, al final de su carrera. Afortunadamente, el STF lo enmarcó.

Puede que haya provocaciones aquí y allá, pero no lo creo, y no debemos caer en esta paranoia de que habrá un intento de golpe por parte de los PM. Creo que la reunión de los veinticinco gobernadores fue muy simbólica porque son ellos quienes dirigen los PM. Creo que la mayoría de la corporación es sensata, son profesionales responsables, aunque aquí y allá practican el racismo, la violencia en los suburbios.

La mayor parte de la corporación son profesionales responsables, conocen sus responsabilidades constitucionales. Ni siquiera creo que haya apoyo de ellos, ni que haya intentos de golpe, como he repetido varias veces que no se puede poner al milico en la misma canasta.

Las contradicciones son evidentes, cada vez mayores, entre los milicianos que fueron a Brasilia, que están chupando las tetas del gobierno, unos generales con un salario de R $ 100 mil. Brasil de Fato reveló en estas semanas que [Eduardo] Pazuello gana R $ 57 mil mensuales y fue a su taller dos veces en los últimos dos meses, es decir, un insulto para los trabajadores.

Pero una cosa son esos soldados oportunistas, que están al final de sus carreras. Otra cosa son los soldados que están en el cuartel, que tienen sus responsabilidades. Y también han dado muestras de su descontento con la dirección del gobierno. Incluso porque, el hecho de que Bolsonaro siga publicitando que es capitán, a pesar de que fue expulsado del Ejército, saben que todas las perversidades del gobierno actual se están derramando en sus uniformes y los militares con sentido común quieren alejarse de este fanático que propaga los problemas.

La mayoría de los sectores que están en el cuartel, entiendo que defienden la Constitución, que no van a entrar en aventuras golpistas, aunque ideológicamente se formaron en una ideología pro-estadounidense, ideología que no necesariamente está a favor. de un proyecto nacionalista o de un diseño popular.

Me asombra, por ejemplo, su silencio, imagino que también les preocupa el desmantelamiento de las EPE. ¿Cómo puede Brasil ser soberano si pierde el control de su electricidad, si está perdiendo el control del petróleo, si va a perder el control de las comunicaciones y si va a perder el control de Correos?

El Presidente y la caca

Usted mencionó el tema de la soberanía nacional e imagino que los militares también deberían preocuparse por el tema ambiental. Recientemente vimos un estudio de Mapbiomas que habla de una pérdida de agua del 15% en el país. ¿Es posible revertir estos abusos ambientales?

Me alegra que haya sacado el tema porque la crisis ambiental es parte de esta crisis estructural. Está representado por delitos ambientales cometidos por el capital. En tiempos de crisis, los capitalistas van a los bienes de la naturaleza y tratan de apropiarse en privado, para luego ahorrar su dinero y transformar el dinero en bienes, en activos, que dan una tasa de ganancia extraordinaria.

Eso es lo que explica esta verdadera codicia con la que los capitalistas pasaron por la Amazonía, por las tierras públicas, por los minerales, por las tierras indígenas, por las tierras quilombolas. Y eso explica esta rabia incontrolable por la liberación total de pesticidas. El pesticida aplicado por la agroindustria mata la biodiversidad y, por lo tanto, también desequilibra el medio ambiente y afecta el clima en todo Brasil.

Nos enfrentamos a una crisis medioambiental muy grave. Ahora nada es irreversible en la vida excepto la muerte. Creo que todavía tenemos tiempo, cambiar de gobierno y tener un gobierno popular, para recuperar toda la legislación ambiental, todas las precauciones, replantar árboles, adoptar la agroecología, no solo para salvar la biodiversidad, sino para salvar el medio ambiente y reconstruir un territorio que tiene menos consecuencias para toda la población.

Y quiero señalar que estos ataques que hace el capital contra el medio ambiente están provocando contradicciones para los propios capitalistas, porque este modelo agresivo de agroindustria, de pesticidas que matan la biodiversidad y cambian el clima, terminan afectando a otros sectores de la agroindustria.

La última cosecha de naranjas aquí en São Paulo, que es el mayor productor mundial de jugo de naranja, cayó un 40% ¿por qué? Porque las lluvias que solían venir del Amazonas y del Pantanal no venían de la quema. Entonces, el sector naranja en São Paulo también se vio afectado.

Con la sequía aquí en el Sureste también se afectó el sector de la caña de azúcar, se afectó la ganadería, en fin, otros sectores de la agroindustria comienzan a darse cuenta de que este modelo depredador de agroindustria, con uso intensivo de plaguicidas, es insostenible.

Entonces, José, como diría Drummond: “Y ahora José”, no seas pesimista. Brasil tiene futuro, tenemos un pueblo generoso y trabajador y soy optimista de que llegarán nuevos tiempos para volver a poner a Brasil en los caminos del progreso, la igualdad social y el bienestar para todos.

Para finalizar nuestra conversación, existe la perspectiva de que el expresidente Lula al menos llegará a una segunda vuelta. Hay encuestas que apuntan a una victoria en la primera ronda. ¿Es posible analizar una composición de lo que podría ser este gobierno de Lula, en esta correlación de fuerzas? ¿Es posible tener un gobierno progresista en una posible administración de Lula?

Un gobierno progresista y popular no solo es posible, es necesario, para evitar la tragedia social que se acumula día a día. Sin embargo, para viabilizar un gobierno de Lula tenemos varios aspectos: Uno de ellos son las alianzas de partidos, que tienen su propia metodología. Pero los partidos, aquí entre nosotros, tienen sus modos de funcionamiento, que no necesariamente representan las fuerzas de la sociedad organizada, ya sea en la burguesía, en la clase media o en la clase obrera.

Creo que la clave para hacer viable una candidatura de Lula no son las siglas, ni qué figuras lo apoyarán. Por supuesto, cuantos más partidos y más figuras públicas lo apoyen, mejor. Pero creo que nosotros, como movimiento popular y como militantes, deberíamos preocuparnos, después de los foros de Bolsonaro, que es la tarea número cero, aprovechar el 2022 para realizar una gran campaña nacional para movilizar a la población, movilizar a la clase obrera. para discutir un nuevo proyecto de país.

Discuta qué reformas estructurales se necesitan. Es imposible encaminar a Brasil sin controlar el capital financiero, que es lo que se lleva toda la riqueza. No es posible encaminar a Brasil sin controlar a las empresas transnacionales. No es posible volver a encarrilar a Brasil sin tener un impuesto sobre el patrimonio.

Esos multimillonarios brasileños, el Banco Central reveló que tienen 400 mil millones de dólares depositados en paraísos fiscales y tienen un billón y 800 mil millones depositados aquí en Brasil, en acciones especulativas, nada de eso es inversión productiva.

Entonces, el gobierno tiene que redirigir este excedente de capital, producido por el pueblo brasileño, a la industria, a la agricultura, a la producción de alimentos. Y por lo tanto, tenemos que tener reformas estructurales en el país.

Y estas reformas estructurales no dependerán de la buena voluntad de Lula, ni de las alianzas partidistas, dependerán de la capacidad del pueblo para entender su necesidad de luchar por ellas. Y para que la gente los entienda y luche, será necesario un largo trabajo a lo largo de 2022 y 2023, para explicar y movilizar al pueblo, para realizar cientos, miles de asambleas populares, para debatir la necesidad de un nuevo proyecto de país.

Fuente:
Brasil de Fato
Etiquetas: Jair Bolsonaro

Agenda

Buscar

Búsqueda temática

Revistas Digitales