SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
27/07/23
Regiones: Turquía
Perspectiva sobre las relaciones entre Türkiye y la OTAN
Por Yunus Soner

La reciente cumbre de la OTAN tuvo la membresía de Suecia como uno de los principales temas de negociación diplomática. Türkiye y Hungría siguen siendo los dos países miembros que aún no han aprobado esa membresía.

En cuanto a la aprobación de su país, el presidente Erdoğan presentó tres demandas principales: La lucha contra el PKK, la actualización de la unión aduanera y la eliminación de visados ​​entre la Unión Europea y Türkiye.

Talha Köse, Coordinadora en Bruselas y Directora de Sociedad y Medios de la fundación SETA evaluó que se produjo un cierto acercamiento entre la OTAN y Türkiye.

Se considera que la fundación SETA tiene mucha influencia en la política de Türkiye. Varios de sus autores son miembros de Consejos Presidenciales.

Talha Köse declaró a UWI:

Las prioridades de seguridad de “Türkiye” y la OTAN no han convergido mucho en los últimos 10 años. En Siria, los miembros de la OTAN como Estados Unidos y Francia siguieron la estrategia de luchar contra las organizaciones terroristas utilizando otras organizaciones terroristas. Establecieron así una relación con el PKK/PYD, lo que ha perturbado seriamente a Türkiye.

Ahora Türkiye ha planteado con decisión sus principales preocupaciones de seguridad y esto fue positivo.

Además, esta cumbre dio un mensaje claro de que se levantarán las sanciones aplicadas por Estados Unidos, Alemania o Canadá en la industria de la defensa, que debilitan la defensa de Türkiye y generan desconfianza”.

En declaraciones a UWI, el teniente general retirado Ismail Hakkı Pekin tiene una opinión más crítica. Pekin fue Jefe de la Inteligencia Militar del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de Türkiye, y durante su carrera militar representó al ejército turco también en la sede de la OTAN. Pekín declaró lo siguiente:

“Suecia ha entrado de facto en la OTAN. A cambio, hay promesas, pero el problema de fondo no se ha solucionado. Estados Unidos continúa enviando armas y dinero al PKK en Siria.

Que el PKK esté incluido en los documentos de la OTAN no significa nada, porque no hay ninguna institución que se queje si los aliados siguen apoyando a una organización que amenaza la integridad territorial de Türkiye.

Y con respecto a las ventas de F-16 a Türkiye como moneda de cambio: Estados Unidos tiene que vender estos aviones militares a Türkiye de todos modos si quieren que cumplamos las tareas que ya tenemos en la OTAN”.

Actualización de la unión aduanera

El presidente Erdoğan también pidió la actualización de la unión aduanera, en vigor entre Türkiye y la Unión Europea desde 1995. Según Köse, aquí hay dos problemas centrales:

“En primer lugar, la Unión Europea ha firmado desde 1995 acuerdos de libre comercio con terceros. Türkiye tuvo que aplicar estos tratados automáticamente. Esto nos afectó negativamente.

En segundo lugar, este acuerdo de 1995 se centró más en los productos industriales. Hoy, las exportaciones de Türkiye se destacan más en los sectores de servicios y agricultura, que no están incluidos. Por lo tanto, se necesita una actualización que considere mejor los intereses de Türkiye”.

Eliminación de visa entre la UE y Türkiye

Tercera exigencia de Erdogan: La eliminación del régimen de visados ​​entre la Unión Europea y Türkiye. En los últimos meses, la prensa turca informó que cada vez era más difícil recibir una cita para la visa en las embajadas europeas en Türkiye y que la tasa de rechazo de solicitudes de visa estaba aumentando.

Según Talha Köse, esta práctica indudablemente obedece a una decisión política por parte de la Unión y sus miembros.

“Türkiye es un candidato oficial para ser miembro de la Unión Europea. A pesar de esto, nuestros ciudadanos encuentran dificultades. Evidentemente, afecta negativamente a empresarios, científicos e incluso artistas que participan en proyectos de cooperación bilateral.

Creo que es un castigo colectivo a los ciudadanos turcos cuando el sindicato tiene problemas con nuestro gobierno.

Con mejores relaciones políticas, este problema se resolverá fácilmente. La Unión Europea debería eliminar las visas por completo o al menos introducir un proceso mucho más fácil y rápido”.

Para Pekín, la exigencia de eliminar las visas no es realista. El teniente general retirado apunta a Alemania y Francia.

“La posición de Alemania y Francia es decisiva en este tema. Y que París y Berlín aprueben que los ciudadanos turcos, una nación de 85 millones, viajen a Europa sin visa y control es muy poco probable.

Estos países nos consideran como el otro en un conflicto de civilizaciones, porque Türkiye es un país musulmán.

Además, hay que tener en cuenta las últimas protestas de inmigrantes en Francia. Europa no está en un proceso de apertura de puertas, sino de construcción de más muros en sus fronteras”.

Viajes de armas, mercancías y personas. Las demandas del presidente Erdoğan tocan temas muy fundamentales y las negociaciones probablemente tendrán muchos más episodios.

Respuesta del Parlamento de la UE

Una primera respuesta a las demandas provino de la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo, AFET. El 18 de julio, AFET aprobó un proyecto de informe por 47 votos a favor, ninguno en contra y 10 abstenciones.

El informe insta a Türkiye a que ratifique la adhesión de Suecia a la OTAN sin más dilación y subraya que el proceso de adhesión a la OTAN de un país no puede vincularse de ninguna manera con el proceso de adhesión a la UE de otro.

El informe no responde a las demandas relativas al PKK, pero una serie de enmiendas propuestas por el parlamentario pretenden ampliar la protección de los grupos separatistas, sus medios y organizaciones, así como su representación política.

Esta posición se confirma con el comité reconfirmando su demanda a Türkiye para cumplir con los 6 puntos de referencia pendientes para avanzar hacia la liberalización de visas, que incluye una reforma en las leyes antiterroristas de Türkiye.

En cuanto a la unión aduanera, AFET expresa su apoyo a una actualización con “alcance mutuamente beneficioso, que podría abarcar una amplia gama de áreas de interés común, incluida la digitalización y la alineación con el Green Deal”, pero “insiste” en que tal modernización tendría que basarse en una “condicionalidad fuerte relacionada con los derechos humanos”.

Además, según AFET, mientras no haya un “cambio drástico de rumbo” por parte del Gobierno turco, “el proceso de adhesión de Türkiye a la UE ha perdido su propósito y no durará mucho más en las circunstancias actuales”. El Comité recomienda a la Comisión que encuentre un «marco alternativo y realista» para las relaciones UE-Türkiye. Por lo tanto, el comité recomienda efectivamente finalizar el proceso de adhesión.

El 21 de julio, el Alto Representante de la UE para Política Exterior y Seguridad, Josep Borrell, hizo sonar la misma melodía. En lugar de la perspectiva de la membresía, Borrell declaró comprometerse con Türkiye en la «construcción sobre intereses comunes».

“Una desescalada sostenible en el Mediterráneo oriental [significaría que las personas pueden] beneficiarse [de] la estabilidad y la seguridad de toda la región.  

Resolver el problema de Chipre, de acuerdo con las Resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas, será clave en este nuevo compromiso con Türkiye”, afirmó Borrell.

Una mirada más cercana hacia Occidente mostrará que Ankara es cada vez menos bienvenida allí.

Fuente:
United World

Agenda

TV / Vídeo / Radio

Búsqueda temática

Buscar