Quisiera escribir Eichmann (s) en plural porque considero que en el golpe fallido del 18 de abril participaron, no un Eichmann aislado, sino muchos Eichmann multiplicados en varios estratos de la sociedad. El título de mi artículo envía al libro de la filósofa alemana Hanna Arendt (1906- 1975), Eichmann en Jerusalén. Un estudio sobre la banalidad del Mal. Obra clave para comprender desde su interior El Holocausto, la ideología fascista y todos los significados  que pueda contener la palabra barbarie. Adolf Eichmann (1906-1962) fue la pieza humana que delineó toda la logística de la puesta en marcha de “la solución final”. Responsable del traslado de miles de judíos a los campos de exterminio.