Hablemos claro

Si conoces al enemigo y, además, te conoces a ti mismo, no debes temer por el resultado de cien batallas. Conocer al enemigo te permite tomar la...