SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
06/04/22
La OTAN y la masacre inventada para destruir Yugoslavia

En enero de 1999, el diplomático estadounidense William Walker, estrechamente vinculado a la CIA, organizó, junto con los combatientes albaneses, una provocación en el pueblo kosovar de Racak, que fue el inicio del bombardeo de Yugoslavia

Los belicistas occidentales tienen una amplia experiencia en la organización de provocaciones con víctimas humanas, destinadas a demostrar al mundo la “criminalidad” de un determinado Estado, que en este momento es un objetivo para el “mundo democrático”.

Así, los ataques químicos organizados por los servicios secretos británicos en Siria se producían cada vez que las fuerzas de Assad tenían éxito contra los terroristas islámicos.

Pero si en Siria, gracias a Rusia, las autoridades legítimas no sólo sobrevivieron, sino que tomaron el control de la mayor parte del territorio que antes habían tomado los islamistas, la Yugoslavia tras una de las provocaciones fue bombardeada por la OTAN, lo que provocó una “revolución de colores” y la desaparición del Estado del mapa de Europa.

Es cierto que el nombre del pueblo de Račak, en la provincia autónoma serbia de Kosovo y Metohija, no es tan conocido como Glejvic o Khan Sheikhoun. Sin embargo, la similitud de lo ocurrido en Račak con lo que está ocurriendo ahora en Kiev y sus patrocinadores occidentales trae a la memoria los acontecimientos de enero de 1999 en Yugoslavia.

El uso de terroristas

Para entender la situación en Kosovo y Metohija (en adelante Kosovo), es necesario remontarse al menos a 1992, cuando los albaneses locales, que ya eran la inmensa mayoría en la autonomía, crearon la organización terrorista Ejército de Liberación de Kosovo (ELK).

Desde el punto de vista organizativo, el ELK contaba con un cuartel general situado en la ciudad de Kukesh, en la vecina Albania, y siete zonas operativas en todo Kosovo. Al principio el número de combatientes era bajo, pero tras el fin de la guerra en Bosnia y Herzegovina a finales de 1995, a las filas del ELK se unieron unidades de musulmanes bosnios, albaneses que lucharon de su lado, así como numerosos islamistas de Afganistán, Argelia, Chechenia, Egipto, Arabia Saudí y Sudán.

Desde el principio, el AQC estuvo directamente controlado por los servicios de inteligencia de los países de la OTAN, especialmente de Gran Bretaña.

En 1996 el ELK inició una campaña de terror en Kosovo, y en dos años mató a decenas de personas. En el proceso, los combatientes se atribuyeron la responsabilidad de la muerte de cinco policías y 16 civiles, 11 de los cuales eran albaneses, que fueron calificados de “colaboradores”.

En la primera mitad de 1998, el ejército y la policía yugoslava expulsaron a la mayoría de los combatientes del territorio de Kosovo, para disgusto de la OTAN.

Tras una reunión a puerta cerrada del Consejo de la OTAN el 2 de julio de 1998, se anunció que la alianza se preparaba para intervenir militarmente en el territorio de Kosovo a un ritmo acelerado.

Las tropas de la OTAN se desplegarían en las fronteras de Yugoslavia con Albania y Macedonia (que entonces no formaban parte del bloque), y la Alianza estaría preparada para lanzar una operación “siempre que la situación requiera el uso de la fuerza”. A partir de entonces, se empezaron a escuchar amenazas de bombardeo de Yugoslavia desde el cuartel general de la OTAN casi a diario.

En octubre de 1998, el enviado especial estadounidense Richard Holbrooke llegó a Belgrado. Tras varios días de conversaciones entre él y el presidente yugoslavo Slobodan Milosevic, se firmó un tratado que preveía una solución pacífica al problema de Kosovo-Metohija y “el fin inmediato de la violencia y el terrorismo”.

Walker, agente de la CÍA sin escrúpulos

Sin embargo, en realidad fue una capitulación yugoslava: el AAK no cesó sus actividades y Belgrado aceptó retirar parte de sus fuerzas militares y policiales de la autonomía. Además, se concedió a la OTAN el derecho a patrullar Kosovo desde el aire, y se introdujo en Kosovo una “misión de observación de la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa)”, compuesta, en efecto, por militares en activo y oficiales de inteligencia. La misión estaba dirigida por un diplomático estadounidense, William Walker, estrechamente relacionado con la CIA. (La OSCE reúne a 56 países de América del Norte, Europa y Asia Central, después que Rusia abandonó la entidad en marzo pasado. Fue convocada por iniciativa de la URSS y de los Estados socialistas de Europa como un foro internacional permanente para los representantes de 33 Estados europeos, así como de Estados Unidos y Canadá, con el fin de elaborar medidas para reducir la confrontación militar y reforzar la seguridad en Europa.

Walker tuvo experiencia en una “operación de falsa bandera” cuando fue embajador de Estados Unidos en El Salvador en 1988-1992. En 1989, hombres con uniforme del ejército salvadoreño mataron a cuatro de los principales sacerdotes católicos jesuitas, a su ama de llaves y a su hija. Walker afirmó entonces que era obra de un guerrillero local que vestía deliberadamente uniformes del ejército regular para hacer recaer la culpa de la masacre en las autoridades salvadoreñas. Mientras tanto, los medios de comunicación latinoamericanos se refirieron directamente a lo ocurrido como una operación especial de la CIA.

William Walker

Con la llegada de los “observadores de la OSCE” al territorio de Kosovo, la actividad terrorista del ELK ha aumentado de forma espectacular. No es de extrañar, después de todo en esa época los combatientes albaneses comenzaron a ser entrenados por instructores de la CIA y del Servicio Aéreo Especial británico. La formación se llevó a cabo en el territorio de Albania, en los campos de Kukesh, Tropea, Bajram Kurri y Labinot.

Entre el 8 y el 10 de enero de 1999, se produjeron varios ataques de combatientes del ELK contra la policía yugoslava cerca de la localidad kosovar de Racak, en los que murieron 4 miembros del Ministerio del Interior yugoslavo. Racak se convirtió en un bastión del ELK, ya que la gran mayoría de los residentes habían abandonado el pueblo desde el verano de 1998.

Los sucesos de Račak

En la noche del 14 de enero, las fuerzas especiales de la policía rodearon Račak porque había informes de que los asesinos del policía Svetislav Przic, muerto en una emboscada cerca de la aldea de Slilovo el 10 de enero, se escondían allí. A primera hora de la mañana del 15 de enero, la policía comenzó a bombardear Račak desde dos colinas cercanas, mientras que las aldeas vecinas de Petra, Malopolce y Renaj también fueron objeto de fuego.

Tres equipos de representantes de la OSCE, entre los que se encontraban equipos de cámaras de Associated Press y Reuters, supervisaron la acción de las fuerzas gubernamentales.

Cuando las unidades de la policía yugoslava intentaron entrar en el pueblo, recibieron fuego de armas pequeñas y de mortero, mientras que los combatientes del AAK se refugiaron en trincheras y búnkeres improvisados. Tras romper las defensas, los combatientes se retiraron a las montañas al sur del pueblo.

Según los informes de la policía yugoslava, “varias docenas” de combatientes murieron en la batalla, tanto en el propio pueblo como en las montañas cercanas, y la mayoría de los muertos llevaban uniformes del ELK. Los trofeos de los policías eran dos ametralladoras y cinco lanzagranadas, dos fusiles de francotirador, 36 fusiles automáticos, granadas de mano, una emisora de radio, etc.

Un policía resultó herido en el lado yugoslavo y varios vehículos resultaron dañados por los bombardeos. Hacia las 15:30 horas, la policía yugoslava abandonó Račak y entraron los observadores de la OSCE. No encontraron nada en el pueblo que hiciera dudar de que se hubiera producido una operación antiterrorista.

Sin embargo, en la tarde del 15 de enero, la situación ya había empezado a cambiar.

Con la salida de los observadores de la OSCE, los combatientes del AOK volvieron a entrar en Racak, tras lo cual los medios de comunicación albaneses informaron de que “albaneses locales” habían sido asesinados en el pueblo y en sus alrededores. En la mañana del 16 de enero, un grupo de periodistas albaneses llegó a Racak y más tarde escribió que había visto “más de treinta cadáveres, en su mayoría uniformados” en el camino.

La falsa masacre creada por Walker

Walker apareció en Racak hacia la 1 de la tarde, acompañado por cuatro docenas de periodistas occidentales y albaneses. No había representantes de los medios de comunicación serbios entre ellos, porque antes de abandonar Pristina, Walker había dicho que no podía garantizar su seguridad. Lo mismo le dijo a Danica Marinkovic, la jueza de instrucción en Pristina, que quería viajar a Racak con sus colegas.

El estadounidense Walker entró primero en la aldea y pasó media hora negociando con los comandantes de AQC, mientras los periodistas y los observadores de la OSCE estaban rodeados por hombres armados.

William Walker dijo entonces a los periodistas que las fuerzas serbias habían ocupado Račak el día anterior, iniciaron los registros allí, condujeron a los habitantes del pueblo a su centro y luego separaron a los hombres, que fueron llevados a algún lugar. Sus cuerpos fueron encontrados supuestamente en un barranco cercano, y todos los muertos estaban vestidos de civil. Walker afirmó que “45 civiles” habían sido asesinados y que había visto los cuerpos decapitados, los cuerpos de los ancianos y la mayoría de los cuerpos tenían agujeros de bala en la cabeza.

Por su parte, la periodista de la BBC Jackie Roland escribió que “la gente común fue asesinada, agricultores, trabajadores, la mayoría con disparos en la cabeza, las víctimas tenían edades comprendidas entre los 14 y los 99 años”.

En una conferencia de prensa en Pristina esa noche, William Walker dijo: “Por lo que vi personalmente, no dudo en afirmar que fue una masacre y un claro crimen contra la humanidad”. Culpó a las tropas y a la policía serbias y volvió a repetir que se habían encontrado 45 cadáveres.

Los titulares de los medios de comunicación occidentales fueron apropiados: “Masacre de Kosovo: masa mixta de cuerpos” (BBC), “Cuerpos mutilados encontrados en Kosovo tras el ataque serbio” (New York Times), etc. El Centro de Información Albanés de Kosovo anunció que 80 civiles habían sido asesinados.

Jueza Danica Marinkovic

La verdad se abre paso

Después, la jueza Danica Marinkovic fue a Racak el 17 de enero, acompañado por la policía, aunque el adjunto de Walker, el general británico retirado Karol Drevenkiewicz, lo amenazó con mandarlo a juicio ante el Tribunal de La Haya por hacerlo.

Marinkovic relata: “El 15 de enero de 1999, encontramos representantes de la OSCE en Racak, que no querían unirse a nosotros, aunque habíamos tenido la cooperación correcta hasta entonces. También intentaron disuadirme de ir a un lugar específico y realizar una investigación, pero no lo acepté. En el centro del pueblo fuimos recibidos por una gran cantidad de disparos. La policía también tenía información de que había víctimas, pero tan pronto como fuimos cuesta arriba hacia el lugar donde estaban, nos dispararon. Dos días después, experimentamos el mismo escenario”, dice el juez jubilado.

Durante ese tiempo, antes de que se encontrara el cuerpo de los albaneses, los observadores de la OSCE continuaron presionándolo para que abandonara la investigación y luego le dijeron que si iba a Racak sin ellos, lo enviarían a La Haya.

La policía no consiguió retomar Racak hasta las 14:00 horas del 18 de enero, aportando vehículos blindados e incluso un tanque.

Un equipo de investigación acompañado por tres observadores de la OSCE (dos estadounidenses y un italiano) encontró 40 cadáveres vestidos de civil en una mezquita local. Fueron llevados a la oficina médica forense de Pristina. El examen de los restos de los muertos comenzó el 19 de enero por parte de expertos forenses serbios en presencia de dos especialistas bielorrusos y dos observadores de la OSCE.

Según la conclusión de los expertos, todas las víctimas murieron por armas de fuego, no se encontraron otras acciones ni rastros de tortura en los cuerpos. La edad media de los muertos era de unos 45 años. La víctima más joven tenía 17 años. La única mujer entre ellos (22 años) era la hija de Sadiq Muyota, comandante de una unidad del ELK en Racak.

Se encontraron partículas de pólvora en sus manos, así como en las de otros 36 cadáveres. Se identificaron 37 cuerpos, y se concluyó que tres cuerpos no identificados no eran musulmanes, ya que no habían sido circuncidados. Además, se observó que algunos de los cuerpos tenían tatuajes que indicaban la afiliación a las AAK, y algunos de los muertos llevaban botas de estilo militar y ropa interior térmica.

El 22 de enero, un equipo de forenses finlandeses dirigido por Helena Ranta llegó a Pristina para examinar los cadáveres junto con sus colegas serbios.

La mentira de Ranta

Fue la finlandesa Ranta quien, el 17 de marzo de 1998, presentó el informe sobre el examen de los cuerpos encontrados en Racak en nombre de la comisión internacional. En sus declaraciones en una conferencia de prensa en Pristina, Ranta no respondió a la pregunta de cómo habían sido asesinadas las víctimas, aunque calificó los asesinatos de albaneses étnicos de “crimen contra la humanidad” y refutó los informes serbios de que eran militantes. La afirmación de Ranta de que eran civiles desarmados se basaba únicamente en la ausencia de munición en los bolsillos de los asesinados.

Ranta también dijo que un gran número de balas había impactado en la mayoría de los cuerpos, pero no se ha podido determinar la distancia desde la que fueron disparadas. Las ropas de los cuerpos de los fallecidos probablemente no se habían cambiado después y todos estaban vestidos de civil. El hecho de que estuvieran desarmados se estableció mediante la prueba de residuos de pólvora utilizando la prueba estadounidense SEM-EDX, que según Helena Ranta es más fiable que la utilizada por los forenses serbios.

“Probablemente” y “lo más probable” fueron palabras frecuentes durante la rueda de prensa de Ranta, pero incluso ella tuvo que admitir que no se encontró ninguna mutilación en los cuerpos. Nadie preguntó a la experto finlandesa por qué había 40 cadáveres y no 45, ni dónde estaba el cuerpo decapitado, del que Walker había hablado varias veces.

Dos días después de que se hiciera público el informe, el 19 de marzo de 1999, el Presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, declaró en una conferencia de prensa en Washington: “Merece la pena recordar lo que ocurrió en el pueblo de Racak en enero: personas inocentes, mujeres y niños fueron sacados de sus casas a un barranco, obligados a arrodillarse en el polvo y acribillados a balazos, no por lo que hicieron, sino sólo por lo que eran”.

La OTAN masacra

Y ya el 24 de marzo ha comenzado el bombardeo de la OTAN sobre Yugoslavia que ha durado hasta el 10 de junio y ha matado a más de 2500 habitantes de la paz, entre ellos unos 400 niños, unos 6 mil civiles, entre los cuales 2 mil 700 niños han recibido heridas de diversa consideración. Los estadounidenses también utilizaron bombas de uranio empobrecido, lo que provocó que el número de casos de cáncer en Serbia aumentara una vez y media. El exceso de mortalidad causado por el empeoramiento de las condiciones de vida fue incalculable, y la pérdida de la economía de Yugoslavia se estimó en 30.000 millones de dólares.

De hecho, el país perdió Kosovo, al que llegaron las fuerzas de ocupación de la OTAN, provocando la huida de 164.000 serbios y 24.000 gitanos de la autonomía.

En octubre de 2000, los políticos prooccidentales protagonizaron la primera conspiración de colores de Europa en Yugoslavia, durante la cual Slobodan Milosevic fue expulsado del poder y posteriormente extraditado al Tribunal de La Haya, donde murió en una celda en marzo de 2006 antes de ser condenado.

La propia Yugoslavia “murió” incluso antes: en febrero de 2003 se transformó en la unión estatal de Serbia y Montenegro, que finalmente se disolvió en mayo de 2006.

Helena Ranta

La confesión de Ranta

No fue hasta 2008 cuando Helena Ranta afirmó en su libro autobiográfico que había escrito un relato de los sucesos de Račak bajo la presión de William Walker y del Ministerio de Asuntos Exteriores finlandés.

Ranta escribió en su biografía que en el invierno de 1999 Walker le pidió que hablara en el informe “de forma más convincente” sobre los supuestos crímenes serbios en Racak, y que tres funcionarios del Ministerio finlandés pidieron “conclusiones más profundas” en el informe.

Según Ranta, Walker insistió, por ejemplo, en que utilizara la palabra “masacre” en el informe, y fue capaz, según ella, de romper un bolígrafo y lanzarle los pedazos, porque no estaba satisfecho con su enfoque profesional.

En el documental Край. Обреченные на изгнание (La Región. Condenados al exilio), Ranta declaró a los periodistas rusos Evgeny Baranov y Alexander Zamislov que “Walker estaba horrorizado por los resultados de nuestra investigación”.

Además, Ranta mostró ante las cámaras el informe original de Racak, según el cual se concluía que los cuerpos pertenecían a combatientes del ELK, y no a civiles albaneses.

“Estaba confundida y no estaba preparada para responderle (a Walker). Eran los cuerpos de terroristas, soldados serbios y residentes locales. La primera versión del informe, que ahora les muestro, nunca se ha publicado y poca gente conoce su contenido. Pero ahora estoy dispuesto a contarles públicamente los resultados de la investigación”, dijo Ranta.

Las conclusiones de los expertos finlandeses fueron inequívocas: no hubo ejecuciones, ni signos de mutilación en los cuerpos, ni disparos a bocajarro.

“Treinta y nueve de los 40 cuerpos examinados no muestran evidencia de disparos a corta distancia. En un caso, una de las dos balas se disparó desde una distancia relativamente corta, pero no a corta distancia. Si los asesinatos se llevan a cabo por encargo, los rastros de las balas deben ser paralelos. Sin embargo, la autopsia de los cuerpos de los fallecidos con un gran número de heridas de bala mostró que las balas fueron disparadas desde posiciones completamente diferentes y en parte opuestas, lo que es característico de los conflictos armados”.

Pero a nadie le importó todo esto en 2008, al igual que a nadie le importó el juicio de Slobodan Milosevic, aunque el testimonio de Danica Marinkovic en La Haya hizo que los sucesos de Račak del 15 de enero de 1999 fueran retirados de la lista de cargos.

En una entrevista con el periódico alemán Berliner Zeitung en 2004, Helena dijo entre otras cosas: “Todos sabemos lo que dijo William Walker. Sigue diciendo que fue una masacre y que los serbios están detrás de ella. Y yo nunca he dicho eso. Ni siquiera señalé quiénes fueron los autores. Walker puso esas palabras en mi boca”, sin que yo se lo permitiera, dijo. “No estaba de acuerdo con él. Se enfadó conmigo”, declaró Ranta.

Por cierto, por sus “méritos” y simpatías, que sin duda sigue mostrando hacia los albaneses, Walker, antiguo general estadounidense, recibió en 2008 un busto en el pueblo de Racak. Walker, al que también se le llama el “creador del caso Racak”, ha recibido repetidamente diversos reconocimientos por parte de los albaneses.

“Desde hace 23 años repito lo que vi desde el primer día y lo que reuní como evidencia. Saqué de Pristina copias de todos los documentos sobre el «caso de la aldea de Racak». Nadie puede quitarme lo que he visto. Y ahora, más de dos décadas después, puedo recrear cada segundo de la investigación de Racak. Hubo un ejemplo clásico de operación antiterrorista, legal y legítima, por parte de nuestra policía contra miembros de la AOK. En La Haya, demostré que William Walker (agente de la CÍA) acudió a Racak para urdir el escenario que provocó los atentados de 1999. Esta es nuestra victoria. La verdad está de nuestro lado. Nadie negó lo que probé y determiné, especialmente los expertos de Pristina. Conocen la verdad, pero les conviene manipular, a partir del fraude y las mentiras contadas por William Walker en su momento, que llevaron a la agresión contra un estado soberano sin decisión del Consejo de Seguridad de la ONU. Hasta el día de hoy, nadie ha sido responsable de eso”, dijo la ex jueza Marinkovic en julio de 2021.

Excepto que ni Kosovo, ni Yugoslavia, ni los miles de civiles asesinados allí, pueden ser resucitados.

Fuente:
Ukraina.ru / Radio La Primerísima
Etiquetas: CIA | OTAN | Yugoslavia

Editorial

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales