SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
27/04/21
Cómo revertir el camino inducido de argentina al subdesarrollo
Por Alejandra Portatadino

Argentina está considerada en el mundo de la ingeniería como un país generador de ingenieros. Es conocido el reconocimiento en los países del primer mundo hacia los egresados de nuestras universidades públicas donde aportan sus conocimientos en diversos proyectos en el extranjero.

Pero la sorpresa viene que en los gobiernos argentinos prefieren comprar proyectos llave en mano a otros países que invertir en el desarrollo tecnológico de calidad propio.

¿Se entiende?, los propios gobiernos nos llevan a la mediocridad y el desempleo en un claro contraste con la creación de nuevas universidades públicas. ¿Qué futuro brindará Argentina a esos nuevos profesionales egresados?

¿Ser acaso el empleado del mes en un local de comidas rápidas o pedalear como locos sin seguro ni beneficios sociales haciendo cadetería, llevando conservadoras sobre sus espaldas? ¿Ese es el futuro que se está construyendo?

¿Nos preguntamos acaso por qué nos encontramos en este estado? ¿Será por ignorancia, corrupción, o ambos, de funcionarios y políticos con la anuencia de un pueblo embrutecido?

A principio de 1950 Argentina estaba perfilada como una incipiente potencia. ¿Qué nos pasó y nos pasa?

Existen infinidad de ejemplos de profesionales egresados de nuestras universidades que han tenido que migrar para ejercer sus profesiones y han podido desarrollar sus capacidades en otros países, hemos tenido gobiernos que los han repatriado y luego otros, vuelto a expulsar.

Paradójicamente, los que los han repatriado y generado nuevas universidades públicas han sido gobiernos peronistas y los que los han expulsados lo han hecho en nombre del desarrollo y la integración nacional, pero impulsando medidas destinadas a llenarse los bolsillos, protegidos por medios de comunicación donde ellos mismos son los propietarios, pergeñando un nefasto modelo, con el fin de llevar los niveles de información y entretenimientos a la mediocridad más absoluta, con programas periodísticos donde las discusiones son más similares a los que mantendrían la Tota y la Porota que personas de la talla de Enrique Mosconi, Luis Leloir, Bernardo Houssay, Ramón Carrillo, o José Balseiro mencionándolos como algunos ejemplos.

Para ilustrar la magnitud de lo expuesto escribimos unos pocos ejemplos, donde queridos lectores si es de su interés ahondar pueden investigar y con asombro, comprobarán la gran cantidad de profesionales argentinos que han desarrollado y desarrollan grandes proyectos y obras alrededor del mundo.

¿Acaso es conocida la ingeniera Elisa Beatriz Bachofen, que se recibió de ingeniera civil en 1917 en la Universidad de Buenos Aires?, quien fuera la primera ingeniera civil del país y de toda América Latina.

Comenzó su profesión en la Dirección de Puentes y Caminos, hasta que en 1955 llegaron los llamados “Revolución Libertadora” obviamente ni del Pueblo ni de Argentina, cuando debió abandonar el país. A su regreso, fue elegida como directora técnica y presidente del Centro de Investigación Documentaria del Instituto Nacional de Tecnología Industrial, así como de la Comisión Nacional de Clasificación Decimal Universal del Centro de Documentación Científica del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas, pero en 1955 tuvo que dejar el país, junto al Dr. Ramón Carrillo y otros grandes profesionales.

Pero vamos ahora al siglo XXI con algunos ejemplos: ¿Qué está sucediendo?

El primer caso es del fueguino (hecho en casa) Facundo Elías, graduado de la Universidad de Buenos Aires, migró con sus sueños a Italia, donde terminó diseñando los 4 últimos Lamborghini y acá festejamos como pavotes, sin entender la pérdida que ha sufrido Argentina, porque así nos han llevado a pensar que el éxito está en el extranjero.

El segundo caso son los ingenieros, físicos y técnicos que trabajaron y trabajan en los proyectos de diseño y construcción de las Centrales Modulares de Energía de Fisión Nuclear de Uranio enriquecido CAREM (Central Argentina de Elementos Modulares) tecnología 100% Argentina que lideró a nivel mundial otros proyectos en Francia, Estados Unidos, El Reino Unido, Rusia, Japón, Italia, China y Suecia.

Sin contar que tenemos las Plantas CANDU (Canadá Deuterio Uranio) que se fabrican 100% en Argentina y han demostrado ser muy seguras y económicas al utilizar uranio no enriquecido y agua pesada, con materia prima de la planta de Agua Pesada también Argentina. Donde tienen la propiedad de generar Tritio como residuo, isótopo de hidrógeno necesario para las nuevas tecnologías de Fusión Nuclear que serán el futuro energético y no dejan residuos radiactivos.

También un gran reconocimiento a los profesionales del INVAP con sus desarrollos por todos conocidos, así como los investigadores del Instituto Balseiro.

El tercer caso lo tenemos en la competencia de la organización de norteamericana de ingenieros navales SNAME (Society of Naval Architects and Marine Engineers) denominada Dr. James A. Lisnyk que se realiza entre estudiantes de distintas universidades del mundo.

Consiste en el diseño preliminar de un buque, cálculos estructurales, propulsores, operativos, habitacionalidad y marco legal para su puesta en servicio, en pocas palabras un diseño completo de un buque para su posterior fabricación.

El año 2017 por primera vez la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) participó de la competencia, y, “oh sorpresa” para muchos y no para otros que conocemos nuestras capacidades, el proyecto presentado por los estudiantes avanzados de la UTN resultó la ganadora, habiendo competido con universidades de renombre en países fuertes en tecnología naval como la Universidad de Michigan y La Universidad de Ciencia y Tecnología de Noruega (NTNU), los estudiantes vale la pena mencionarlos y recordarlos son Martín Jacoby, Nicolás Maslein, Ignacio Lozano, Federico Cascon.

El proyecto consistió en el diseño de un buque tipo AHTS destinado a operar en los mares del sur argentino, hecho a medida para nuestras necesidades

¿Qué hicieron los cabezas de corcho funcionarios de Gobierno?

Comprar un buque a España, que nos salió dos veces el haberlo construido en nuestros astilleros generando puestos de trabajo genuinos para nuestro pueblo.

Llegó el año 2018 y la UTN volvió a participar nuevamente y llegó la otra sorpresa resultó campeona por segunda vez, ahora con el diseño de un buque de investigación pesquera FISHERIES RESEARCH VESSEL’”, que permite estudiar el lecho marino, la fauna, y hacer relevamientos sobre los recursos pesqueros destinado a modernizar la flota del INIDEP en el diseño trabajaron los siguientes alumnos Ignacio Lozano, Federico Cascon, Maximiliano Mavica, Tomas Veiga, Emanuel Viglione, Leonel Yancsura, Martin Finalmente en el 2019 la UTN volvió a participar y afianzando nuestras capacidades tecnológicas, otra vez se llevó el máximo galardón con el proyecto de un Buque Logístico Polar como buque de apoyo para el rompehielos Almirante Irizar.

En dicho grupo estaban los siguientes alumnos: Maximiliano Mavica, Esteban Escudero, Juan Cruz Tauterys, Agustin Ibarra, Ian Alverenga, María Junco, vale mencionar al coordinador, el Ing. Agustín Ibarra.

La ceremonia de entrega del premio se realizó en la ciudad de Tacoma, Washington, Estados Unidos, durante la SNAME Maritime Convention.

El Ing. Oscar Álvarez, Director del Departamento de Ingeniería Naval de la Facultad, aseguró que “este premio es muy importante por su relevancia internacional, y que por segundo año consecutivo lo obtengan alumnos de la UTNBA demuestra la calidad de los profesionales que estamos formando. Es un gran orgullo para todos nosotros”

Es lamentable observar la falta de importancia que le dan los políticos y funcionarios a estos logros, que seguramente ignoran, y nos hacen ver que en realidad no somos un país inviable, nos quieren convertir en un país inviable haciéndonos creer que no somos capaces de fabricar nada.

Este artículo lo escribo desde Buenos Aires, donde tuve que viajar a TANDANOR (Talleres Navales Dársena Norte) para el proyecto conjunto llamado “La Sanmartiniana” entre la Fundación para Promover la Cultura del Agua FIPCA y la Universidad Nacional de Tierra del Fuego Antártida e Islas del Atlántico Sur UNTDFA e IAS“ este proyecto es un trabajo sobre una embarcación llamada “La Sanmartiniana” que velero de 2 palos tipo ketch de instrucción que será reconstruida para realizar viajes para afianzar nuestra soberanía e investigación científica en nuestro atlántico sur, donde actuará también en el marco del proyecto Pampa Azul que ha presentado nuestra vicepresidenta Cristina.

Los ingenieros senior entendemos cada proyecto como interdisciplinario donde se enriquece con la suma de saberes. Lo grato de la tarea es poder realizarla en TANDANOR, donde el trabajo es compartido con profesionales como ingenieros, técnicos, maquinistas y electricistas navales altamente capacitados y formados.

Muchos argentinos ignoran lo que es y significa para nuestro país TANDANOR y realmente nos tiene que llenar de orgullo, un lugar donde se percibe el amor y la entrega que los trabajadores le ponen a las tareas que realizan, ese amor, entrega y sentido de pertenencia que por suerte no han podido destruir.

El compromiso hacia este proyecto de su presidente el Ing. Miguel Tudino, que comparte la visión de la necesidad de poder navegar nuestros mares del Atlántico Sur, así como los profesionales, los trabajadores y sindicatos que ponen todo lo disponible para hacer trabajos de calidad para que podamos contar con una embarcación propia, para que la UNTDFA e IAS junto a la Fundación FIPCA puedan en forma conjunta realizar las tareas de investigación y soberanía en nuestros mares correspondientes fueguinos.

Solo recordemos lo expresado por el Ingeniero Enrique Mosconi:

“En torno al petróleo se han entablado las más tenaces luchas económicas y armadas, y se presencia ya a diario cómo se utilizan grandes cantidades de oro, destinado a obtener, por acaparamiento, la complacencia, la infidelidad, el soborno y la traición de los encargados de custodiarlo.”

Hoy al Petróleo y al saqueo del oro (producimos de este metal 60 toneladas por año aproximadamente) hay que agregarle el Litio, las conocidas tierras raras para súper conductores y tecnologías espaciales y de comunicación y la sangría por nuestro Río Paraná de nuestros recursos de proteínas vegetales, tratando de poner trabas al canal de Magdalena, un canal que junto a un puerto excavado con entrada por la caleta en zona cercana a Rio Grande, permitirán la soberanía económica y control estratégico sobre los mares de nuestra provincia.

*Alejandra Portatadino es Ingeniera Mecánica, Miembro de Ingeniería sin Fronteras Argentina, del ASME Sociedad Americana de Ingenieros Mecánicos, CAI Centro Argentino de Ingenieros, profesora post Grado UTN Buenos Aires, Presidenta de FIPCA Filial Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur.

Fuente:
Diario Tiempo Fueguino

Editorial

Efemérides

Buscar

Búsqueda temática

Revistas Digitales