SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
19/02/22
Temas: Ecología
Regiones: China
El conocimiento chino sobre el cambio climático cuenta

En su discurso de video durante la sesión virtual del Foro Económico Mundial (FEM) de 2022 el 17 de enero, el presidente chino, Xi Jinping, enfatizó una vez más la importancia de fortalecer la cooperación internacional para combatir el cambio climático. En los últimos años, China ha demostrado continuamente un fuerte sentido de responsabilidad, determinación y ambición para enfrentar el desafío global. Esto se evidencia no solo por sus compromisos característicos para alcanzar las emisiones máximas de carbono antes de 2030 y la neutralidad de carbono antes de 2060, sino también en sus promesas de contribuir con la sabiduría y el conocimiento chinos a la gobernanza climática global.

En campos como el desarrollo verde y la gobernanza climática, ha habido una supresión epistemológica de algunos países occidentales hacia China, en la forma de ignorar deliberadamente las voces de China o tergiversar la narrativa. Sin duda, Estados Unidos y otros buscan la cooperación china en temas climáticos, como vimos durante la Conferencia de Cambio Climático de la ONU en Glasgow, Reino Unido, el año pasado, y la inclusión es vital; sin embargo, nunca debemos equiparar esto con el reconocimiento y el respeto.

Supresión 

Los países occidentales han dominado la producción del conocimiento relacionado desde que se observó por primera vez la crisis climática. Por un lado, la investigación científica todavía no puede escapar del occidentecentrismo. Por ejemplo, la serie de informes publicados por el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, el organismo de la ONU para evaluar la ciencia relacionada con el cambio climático, fueron escritos principalmente por investigadores provenientes de países occidentales y se hizo referencia más a menudo al trabajo de la academia occidental que a la investigación de países en desarrollo. Esto permitiría a Occidente tener más poder para dar forma a la agenda de las negociaciones climáticas, lo que provocaría que las voces y los llamamientos de los países en desarrollo fueran marginados e ignorados.

Por otro lado, la actual filosofía de gobernanza ambiental global se enmarca bajo el ethos occidental de la civilización, defendiendo la ciencia y la tecnología, la racionalidad, la democracia burguesa, el liberalismo, la libertad y el individualismo. Esta idea, que permitió revoluciones tecnológicas y un rápido desarrollo, ha sido dotada de privilegio epistemológico a partir del siglo XVIII, intensificando la supremacía occidental en todo el mundo.

Sin embargo, muchos argumentan que los desastres ecológicos de hoy en día son el resultado en gran medida de esta tradición ilustrada occidental que fomenta la competencia económica y nacional, la producción y el consumo en masa y el crecimiento ilimitado. Además, este estatus se logra mediante la supresión de otras formas de conocimiento consideradas «no científicas», por ejemplo, el conocimiento indígena y religioso, en forma de colonialismo epistemológico occidental e incluso «epistemicidio».

China de ninguna manera está fuera de la influencia de tal colonialismo. Desde la introducción del «peligro amarillo» en el siglo XIX, China ha sido durante mucho tiempo el «otro» inferior imaginado con una cultura irracional que no se ajusta a la mentalidad occidental y la amenaza.

Cuando se trata de cuestiones ambientales, hay tres tipos de supresión que invalidan la experiencia y el conocimiento de China. El primero es el desconocimiento del sistema de valores basado en la civilización china que conlleva visiones y sabidurías diferentes. El segundo es la «amenaza ambiental de China», un derivado de la retórica de la «amenaza de China», que exagera el papel del país en la creación de desastres ambientales globales. Un ejemplo es una lista titulada Abusos ambientales de China, publicada por la embajada y los consulados de EE. UU. en China en septiembre de 2020. Afirma que China «amenaza la economía mundial y la salud mundial» y exporta un «desprecio deliberado por el medio ambiente». El tercero se manifiesta como una profunda duda sobre la determinación, eficiencia y legitimidad de la fuerte gobernanza ambiental liderada por el gobierno chino. Esto se caracteriza por la crítica constante de que la gobernanza ambiental de China es «antidemocrática» y contiene «violaciones de los derechos humanos».

Las dudas anteriores sobre la determinación de China de perseguir el progreso ecológico presentan un rechazo deliberado del conocimiento chino que contiene sus visiones del mundo, filosofías de gobierno y metodologías. 

Experiencia china 

La sabiduría y el conocimiento de China pueden ser un poderoso motor para repensar los desafíos ambientales, la relación entre el ser humano y la naturaleza y la gobernanza ambiental. De hecho, los científicos de la antigua China ya rastrearon los fenómenos del cambio climático. Por ejemplo, Shen Kuo, un científico de la Dinastía Song del Norte (960-1127), especuló sobre cambios en el clima a través de fósiles y plantas en su libro Mengxi Bitan. En la década de 1970, basándose en documentos históricos y materiales arqueológicos, el meteorólogo Zhu Kezhen examinó cómo el cambio climático había influido en la sucesión de dinastías y causado malestar social. Estos registros históricos y los esfuerzos de investigación no solo brindan materiales valiosos y experiencia para comprender las crisis climáticas actuales, sino que también desafían la opinión común de que los estudios relacionados se originan en la academia occidental.

La gobernanza ambiental adoptada por el gobierno chino también tiene sus raíces en la filosofía tradicional. En su reciente discurso en el Foro Económico Mundial, el presidente Xi usó el idioma chino «drenar un estanque para pescar» para describir el sacrificio del medio ambiente para lograr el desarrollo, y «trepar a un árbol para pescar» para resaltar la inutilidad de la protección ambiental a costa del crecimiento, haciendo hincapié tanto en la conservación ecológica como en el progreso económico.

Esta ilustración, junto con su teoría de que «el verde es oro», también traducida como «las aguas lúcidas y las montañas exuberantes son activos invaluables», muestra una unidad dialéctica entre la protección ecológica y el crecimiento económico, y entre la humanidad y la naturaleza. Este pensamiento dialéctico, arraigado en la filosofía china y en la cosmovisión y metodología del Partido Comunista de China, contrasta fuertemente con la forma lineal de pensar que domina la filosofía occidental. Contribuye en gran medida a nuestra comprensión y gestión de varios desafíos implicados en el desarrollo sostenible, ofreciendo una alternativa importante a la lógica de «el hombre dominando la naturaleza» bajo el dualismo de uno u otro, posiblemente una de las causas profundas de la agitación ecológica que enfrentamos hoy.

Otras ideas, como una comunidad con un futuro compartido para la humanidad, un gobierno centrado en las personas y seguir las palabras con las acciones, también se remontan a la filosofía tradicional china. Estos, a su vez, pueden ayudar a abordar mejor los problemas clave de la construcción de la cooperación, el logro de la justicia y la adopción de medidas en la gobernanza climática global.

Reconocimiento 

Tanto los académicos como el gobierno chino se han dado cuenta de la importancia de mejorar el papel de China en el liderazgo de la gobernanza climática y la gobernanza global en general, a través de una mayor participación en la producción de conocimiento climático y revirtiendo el discurso occidental sobre China. 

Por supuesto, es importante amplificar las voces de China en el escenario mundial. Aún más importante, sin embargo, es que los países occidentales abran sus oídos y mentes a estas voces. Esto es urgente de dos maneras. En primer lugar, como el país en desarrollo más grande del mundo, China desempeña un papel fundamental en la reducción de las emisiones de carbono. Al instar a China a asumir responsabilidades climáticas, los países occidentales deberían trabajar con China, particularmente cuando China ya se ha comprometido a trabajar con otros países en la lucha contra el cambio climático. El primer paso para construir una cooperación efectiva sería escuchar las ideas, experiencias y soluciones de China, un país con una tradición epistemológica diferente.

En segundo lugar, dado que la concepción occidental del avance humano ha sido una de las principales causas de las crisis ecológicas, se vuelve crucial una comunidad con un conocimiento compartido que abarque varios sistemas de valores de diferentes tradiciones.

El reconocimiento del conocimiento no occidental requeriría eliminar tanto el sentido de superioridad occidental como el sesgo hacia el conocimiento de otras culturas. Sin embargo, en el caso de China, esto parece particularmente difícil de lograr frente a la creciente estigmatización de la nación. En cualquier caso, no hay tiempo que perder en la lucha contra el cambio climático.

El autor es profesor asistente en la Escuela de Marxismo de la Universidad de Contabilidad y Finanzas de Shanghai Lixin.

Fuente:
China.org.cn

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales