SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
13/07/21
Los agrogarcas dicen que son la vida y la Patria
Por Sergio Ortiz

Es notable la capacidad camaleónica de la oligarquía por presumir lo que no es. Dice defender la República y tiene una mentalidad monárquica y semifeudal. Agita una bandera celeste y blanca pero ama la de barras y estrellas. Hace su acto en el día de la Independencia, pero opera a favor del neocolonialismo. Dice que sus productos no son caros en pesos, pero ama el billete verde con la cara de George Washington. Hace campaña contra las vacunas contra el COVID-19, pero se va a Miami a ponerse la Pfizer.

La aletargada Mesa de Enlace Rural, de la Suciedad Rural, Confederaciones Rurales, Coninagro y Federación Agraria, organizó un acto opositor en San Nicolás el 9 de julio, fecha de la independencia. Como son mentirosos inflaron la concurrencia hasta las 65.000 personas, cuando hubo menos de 20.000, un número nada despreciable y muchos canales de TV como amplificadores.

Así son de falsificadores. Exportan por equis toneladas y declaran la mitad de la cifra real. Obtienen una determinada cantidad de dólares y los liquidan cuando se les da la gana, o mejor dicho, cuando la cotización es más elevada, y siempre ocultan una parte, la evaden y fugan.

Su proclama tuvo 8 puntos. Los primeros cinco sanatearon sobre la Constitución, las actividades productivas, las sagradas exportaciones y la más sagrada aún propiedad privada, un asunto donde el Papa Francisco, con su llamado a ponerle ciertos límites, podría ser ingresado al Purgatorio por desviaciones cuasi marxistas. También reclamaron clases presenciales a como dé lugar, en una profesión de fe macrista-larretista-cortesupremista.

Otro reclamo llamativo fue que los bonos o aumentos salariales del Estado en ningún caso deberían superar los dados al personal de Salud. Quiso ser un saludo demagógico al sector, pero como ese bono es muy pijotero, de 6.500 pesos, su propuesta implicaría un ajuste contra los trabajadores en general, para que no puedan superar ese techo. Quieren igualar para abajo.

Los dos últimos puntos fueron claves. El 7 clama contra las limitaciones o cupos para exportar, y exige reducción y eliminación de las retenciones. Pide terminar con el desdoblamiento cambiario, como apurando un dólar único de 200 pesos en línea con los economistas del establishment.

La frutilla podrida del postre vino al final, punto 8. Como las medidas que reclaman en su exclusivo beneficio provocarán déficit fiscal, entonces urgen “una reducción del gasto público”. O sea menos gasto e inversión del Estado en favor de los desocupados, precarizados, trabajadores; menos Salud, Educación, Vivienda, Pymes y vacunas.

La receta de ajuste brutal no es sólo de la Mesa de Enlace pues piensan parecido la Unión Industrial Argentina, los banqueros, FMI y Club de París.

Después de los discursos del cuarteto sojero-ganadero, la mayoría de los asistentes se fue en sus 4×4, incluida Patricia Bullrich, que se disfrazó de gaucha, a caballo, mintiendo que no estaba en función política. Llevaba su puñal afilado bajo el poncho y dudaba si quería clavárselo a Cristina o a María Eugenia Vidal. El asado y el vino tuvieron esos efectos confusos.

GARCAS EN PROBLEMAS

Otros oligarcas tuvieron noticias adversas.

Uno es el dueño del Ingenio Ledesma, Carlos Blaquier, procesado por delitos de lesa humanidad cometidos en marzo-julio de 1976 en Jujuy, con participación activa de su empresa. Está demostrado que prestó los vehículos para que fuerzas represivas del Ejército, Gendarmería y policía trasladaran a numerosas personas. Estas fueron detenidas ilegalmente, secuestradas, torturadas y varias permanecen aún desaparecidas, asesinadas.

Por la justicia injusta de nuestro país, el dueño del ingenio y otro directivo gozaron de impunidad muchos años. Recién en 2012 un nuevo juez, Fernando Poviña, decidió su procesamiento, pero los amigos del poder económico, enquistados en la Cámara de Casación, lo sobreseyeron en 2015.

Y pasaron otros seis años hasta que esta semana la Corte Suprema falló en contra de ese sobreseimiento. Eso sí, alargando más la impunidad, el alto tribunal, o bajo, según se mida su estatura democrática, devolvió el expediente a la Casación del fallo anterior. Así correrán más meses y/o años, siendo probable que Blaquier muera impune, toda vez que pronto soplará 94 velitas.

El caso muestra que en Derechos Humanos la impunidad existió y fue comparativamente más corta con los uniformados. En cambio, fue larga y eficaz para favorecer a los monopolios que eran el sostén de la dictadura, de allí su caracterización como militar-cívica.

Otro vaciador de empresas, fugador de capitales hacia guaridas fiscales y endeudador serial del país, que ha tenido noticias poco alentadoras fue Mauricio Macri, CEO de Sideco y Socma que llegó a presidente. El desastre que causó, comparable en varios aspectos -no todos – con la dictadura de 1976, demuestra que la democracia con el voto de la gente es mejor que los decretos de una Junta de Comandantes y un superministro como José A. Martínez de Hoz. Pero también advierte sobre votar con conocimiento y no dejarse llevar al cuarto oscuro por la mano visible del mercado y las directivas de Clarín.

A Macri le salieron mal dos cosas y media.

Una fue el fallo de la jueza Marta Cirulli, decretando la quiebra del Correo, privatizado a favor de su grupo empresario en 1997 y que desde 2001 dejó de pagar su canon semestral al Estado. Luego de negarse a oblar 16 años esa deuda, durante su presidencia ofreció un pago que implicaba una licuación casi total del pasivo, según la fiscal Gabriela Boquín. Más recientemente, quería abonar 1.000 millones de pesos cuando la deuda era como mínimo seis veces superior. La jueza le bajó el pulgar.

La segunda cosa fue que Bolivia denunció el apoyo del gobierno macrista a la golpista Jeanine Añez en 2019. Se mostró una carta enviada por un alto jefe militar golpista al entonces embajador argentino en La Paz, donde se agradecía el aporte de Macri a Añez. La ayuda política, en línea con la golpista OEA y la ídem Casa Blanca de Donald Trump, incluyó el envío de gendarmes, pistolas, munición, granadas de gas y elementos antidisturbios. Este embarque fue a Bolivia el 12 de noviembre de 2019, dos días después del sangriento golpe de Estado, que para Macri y Clarín no era tal, contra Evo Morales, quien había ganado limpiamente las elecciones.

La “media” derrota fue en la interna del PRO-Juntos por el Cambio. Le viene ganando Rodríguez Larreta, quien puso a la Vidal en CABA y bajó del caballo a la disfrazada de gaucha.

“AFLOJALEQUECOLEA”

El gobierno nacional también está de campaña para las PASO de septiembre y las legislativas de noviembre. No es sólo la oposición quien ha puesto a éstas como prioridades, para que no seamos “Argenzuela”, como sostuvo el comunicado del Correo macrista y piensa el 99 por ciento de los ruralistas de San Nicolás.

Al menos el gobierno de los Fernández hace su campaña con elementos más válidos y cercanos a la verdad. Por ejemplo, no mintió el jefe de Gabinete Santiago Cafiero en su informe a los Diputados, cuando cuantificó en casi 28 millones las vacunas recibidas. Eso es lo principal, sin desconocer que con las dos dosis está vacunado sólo el 11 por ciento de la población.

Tampoco se faltó a la verdad cuando Salud informó los acuerdos por 20 millones de vacunas con Moderna, una estadounidense con la que no había convenio. Eso sí, se aguardan habilitaciones de las entidades europea y estadounidense, EMA y FDA, para que esa vacuna pueda utilizarse en menores, como es nuestra necesidad. Y también tener en cuenta que no estarán llegando en poco tiempo, como sí son los vuelos de Rusia y Beijing, que engrosan aquellos 28 millones con más Sputnik y Sinopharm.

Aún con esos logros, la estrategia sanitaria del oficialismo ofrece dos flancos. Uno, fundamental, su tendencia a la flexibilización y relajamiento de las restricciones, que no condice con una segunda ola vigente y estando en ciernes una tercera que ya mostró sus colmillos en Europa con la variante Delta. Con nuestros 4.64 millones de contagios y 98.781 muertos lo conveniente es no abandonar las restricciones y sí poner recursos del Estado para que todos puedan afrontar las carencias que de ahí deriven.

No se entiende entonces esa seudo normalidad, acrecentada por las vacaciones de invierno, y que se expresó en los amontonamientos y festejos por la Copa América, en el Obelisco. Esos son goles en contra, con más posibles contagios y muertes.

Es criticable el DNU albertista-ibarrista que modificó la ley de patentes de noviembre de 2020 a pedir de Pfizer, Moderna y Johnson y Johnson. Cuando la oposición acusó al FdT de que pagará juicios a esas multinacionales con regalías petroleras provinciales, la desmentida gubernamental fue preocupante. Dijo que no eran regalías provinciales sino federales y corresponden a las de alta mar, que en 2020 fueron de “sólo” 26 millones de dólares.

Esa fue una concesión. Hasta Máximo Kirchner, jefe del bloque de diputados, en la reunión con Cafiero expresó que se había retrocedido “ante un capricho de un laboratorio” y se preguntó si pasará lo mismo con el FMI.

En estos temas fundamentales el macrismo es horrible: son los de “dame mi Pfizer” y “paguemos todo al Fondo”. Eso no quita que Alberto Fernández está aflojando y en buena medida claudicando. Su barrilete no es cósmico y ante los primeros vientos en contra, su política es onda Vicentín, “aflojale que colea”.

Fuente:
plsergio.wixsite.com

Editorial

Efemérides

Agenda

Buscar

Búsqueda temática

Revistas Digitales