SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
16/07/22
Regiones: Mundo
La crisis de los cereales y la seguridad alimentaria
Por Centro Katehon

La superación de la crisis requiere el desarrollo de relaciones económicas internacionales igualitarias

Las conversaciones en Estambul, celebradas el 13 de julio entre las partes rusa y ucraniana, con la participación de Turquía y la ONU, mostraron acuerdo para resolver el problema con la entrega de cereales ucranianos. Para ello se ha creado un centro de coordinación, del cual dependerá la exportación de productos. Aunque no se descartan especulaciones y presiones artificiales, que pueden ser beneficiosas para los países occidentales.

El tema de la seguridad alimentaria ha cobrado particular importancia este año. Según las previsiones de la ONU, la difícil situación alimentaria afectará a todos los estados. La situación está muy influenciada por el aumento generalizado de los precios de la energía, la complicación de la logística por la tensa situación geopolítica, las consecuencias de la pandemia, así como condiciones fuera del control humano, como el cambio climático, la sequía, la lluvia y otros factores que puede afectar la cosecha.

 Según los expertos mundiales, los 5 principales países exportadores de trigo en 2021 incluyeron:

  1. Rusia – 39,5 millones de toneladas;
  2. UE – 27,5 millones de toneladas;
  3. Canadá – 27,0 millones de toneladas;
  4. EE.UU. – 27,0 millones de toneladas;
  5. Australia – 19,5 millones de toneladas.

Rusia y Ucrania ocupan un lugar importante en la producción y suministro mundial de alimentos. Rusia es el mayor proveedor de trigo a los mercados internacionales, mientras que Ucrania es el quinto mayor exportador. La participación combinada de los dos países en el suministro mundial de cebada es del 19%, trigo – 14%, maíz – 4% y, por lo tanto, representan más de un tercio de las exportaciones mundiales de cereales. Estos países son líderes mundiales en el suministro de aceite de colza, poseen el 52% del mercado de aceite de girasol. Rusia ocupa una posición de liderazgo en el mercado mundial altamente concentrado de fertilizantes minerales.

Impacto de la coyuntura en los precios

Las estadísticas de precios muestran que el aumento de los precios de los alimentos desde mediados de 2020 alcanzó un máximo histórico en febrero de 2022. Entonces, en 2021, el trigo y la cebada aumentaron un 31%. Los precios del aceite de colza y girasol aumentaron más del 60%.

Los economistas están haciendo sonar la alarma: un fuerte aumento de los precios afectará negativamente los presupuestos gubernamentales y exacerbará el problema del hambre en el mundo. Los precios han subido a niveles vistos por última vez hace unos 14 años durante la crisis mundial de los precios de los alimentos, y han superado los máximos que impulsaron la Primavera Árabe hace una década. En el contexto de la operación especial de Rusia en Ucrania, los precios del trigo subieron a niveles récord.

Desde 2021, los recursos energéticos se han duplicado en precio, alimentos, en un 31%.

“Los mercados de materias primas están experimentando uno de los mayores impactos de oferta en décadas debido al conflicto en Ucrania”, dijo Ayhan Coase, director del grupo de perspectivas de desarrollo del Banco Mundial. “El consiguiente aumento de los precios de los alimentos y la energía tendrá consecuencias humanitarias y económicas. El aumento de los precios de las materias primas exacerbará las ya altas presiones de los precios en todo el mundo”.

Este año, los precios del trigo, según las previsiones del BM, subirán más de un 40% y alcanzarán máximos históricos. El aumento de los precios ejercerá una gran presión sobre los países en desarrollo que dependen de las importaciones de trigo.

Entre los TOP-5 países importadores de trigo en 2021 se encuentran:

  1. Egipto – 13,0 millones de toneladas;
  2. Indonesia – 10,5 millones de toneladas;
  3. China – 10,5 millones de toneladas;
  4. Turquía – 8,2 millones de toneladas;
  5. Filipinas – 6,8 millones de toneladas.

Las interrupciones en las cadenas de suministro y las cadenas de suministro de granos y semillas oleaginosas de Ucrania y Rusia, junto con las restricciones a la exportación impuestas a Rusia, tendrán un impacto significativo en la seguridad alimentaria. En primer lugar, esto lo sentirán unos cincuenta países que reciben más del 30% de su grano de Rusia y Ucrania. Muchos de estos países están ubicados en el norte de África, Asia y Medio Oriente. 1.600 millones de personas en 94 países se ven afectadas por al menos un aspecto de la crisis, y alrededor de 1.200 millones de ellos viven en países de «tormenta perfecta» que son gravemente vulnerables a los tres aspectos (alimentario, energético y financiero) de la crisis del costo de vida. , según los últimos hallazgos del Global Crisis Group (GCRG) del Secretario General de las Naciones Unidas sobre alimentos,

Mientras tanto, los agricultores estadounidenses están preocupados por la sequía y China se enfrenta a una cosecha históricamente mala.

Para el 14 de marzo de 2022, una parte significativa de las exportaciones mundiales de trigo se detuvo debido al cierre de los puertos del Mar Negro (Odessa, Novorossiysk). Las exportaciones rusas también se detuvieron.

Los transportistas no quieren enviar barcos a la zona de guerra. El precio de referencia del trigo estadounidense ha subido un 72% respecto al año pasado.

Según UNCTAD, 25 países africanos importan más de 1/3 de su trigo de Rusia y Ucrania. Para 15 países, esta proporción es más de la mitad.

Según los datos disponibles, hay un fuerte aumento del hambre. El Programa Mundial de Alimentos estima que en solo dos años el número de personas con inseguridad alimentaria severa se ha duplicado de 135 millones (antes de la pandemia) a 276 millones. Sin embargo, se espera que el impacto del conflicto en Ucrania aumente este número a 323 millones en 2022.

El último índice de precios de los alimentos de la Organización para la Agricultura y la Alimentación ya alcanzó un máximo histórico en febrero de 2022 antes de los eventos en Ucrania, desde entonces ha registrado uno de los mayores aumentos mensuales de su historia, alcanzando un máximo histórico en marzo de 2022.

En el lanzamiento de la sesión informativa del GCRG, el secretario general António Guterres dijo: «Para las personas de todo el mundo, el conflicto actual, junto con otras crisis, amenaza con desatar una ola de hambre y pobreza sin precedentes». “Ningún país o comunidad se verá afectado por esta crisis del costo de vida”, agregó.

Los precios de los alimentos están batiendo récords. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, este año los países del mundo gastarán 1,8 billones de dólares en importaciones de los alimentos que necesitan. Al mismo tiempo, debido al aumento de los precios, podrán comprar incluso menos alimentos que hace un año.

¿De dónde vienen las amenazas reales?

También está la cuestión de escalar artificialmente la situación. Zelensky participó de forma remota en la cumbre de seguridad asiática «Shangri-La Dialogue» en Singapur. En particular, habló sobre el riesgo de hambruna en los países asiáticos y africanos debido al cese del suministro de cereales ucranianos. Los representantes de Rusia no estuvieron presentes al mismo tiempo.

Cabe señalar que tras el discurso de Vladimir Zelensky en el foro económico internacional de Davos, la delegación china no se sumó a los aplausos y abandonó la sala.

 En la actualidad, quedan en Ucrania más de 23 millones de toneladas de residuos de cereales y semillas oleaginosas, que ocupan instalaciones de almacenamiento, más de 60 mil toneladas de semillas de maíz, soja y girasol preparadas para la exportación, pero bloqueadas en los puertos debido a las minas marinas colocadas frente a la costa. . La limpieza de los puertos permitirá la exportación de cereales y reducirá automáticamente su precio. Rusia expresó su disposición a garantizar la seguridad de los barcos que transportan granos desde los puertos bloqueados de Ucrania. A su vez, el canciller turco calificó de legítima la demanda de Rusia de levantar las sanciones contra los productos agrícolas rusos impuestas a causa de la operación en curso en Ucrania. Turquía, a petición de la ONU, se ofreció a escoltar los convoyes marítimos con cereales desde los puertos ucranianos. A cambio, Turquía, de acuerdo con Kyiv, recibirá cereales a un precio un 25% inferior al precio mundial.

En Washington, en la cumbre ASEAN-EE. UU., el líder estadounidense Biden se reunió con los líderes de los países del sudeste asiático. Los problemas económicos son actualmente los más agudos, pero el presidente estadounidense quería obtener el apoyo de socios en la región del Indo-Pacífico para contener a China e involucrar a los estados de la ASEAN en la guerra de sanciones contra Moscú. Pero los países de Asia, a pesar de sus ambiguas relaciones con China, no van a renunciar a los beneficios de la cooperación económica con la RPC y, además, a romper los lazos comerciales y económicos con Rusia.

Acciones de Seguridad Alimentaria

El 14 de marzo de 2022, el gobierno ruso introdujo una prohibición temporal a la exportación de azúcar y cereales. La prohibición de cereales se aplica al trigo, el centeno, la cebada y el maíz para proteger el mercado alimentario nacional frente a las restricciones externas.

Las organizaciones internacionales también están hablando activamente sobre la amenaza de la hambruna para el mundo.

“ La crisis alimentaria de este año se debe a la falta de acceso. Puede haber escasez de alimentos el próximo año ”, dijo el secretario  general de la ONU . “ Necesitamos garantizar la estabilidad en los mercados mundiales de alimentos y energía para romper el círculo vicioso del aumento de los precios y brindar alivio a los países en desarrollo. La producción de alimentos en Ucrania, así como los alimentos y fertilizantes producidos por Rusia, deben devolverse a los mercados mundiales, a pesar del conflicto ”.

La ONU planea coordinar dos grupos de trabajo para garantizar «exportaciones seguras de productos alimenticios ucranianos a través del Mar Negro» y también para garantizar «el acceso sin obstáculos a los mercados mundiales de alimentos y fertilizantes rusos».

La crisis ha envuelto a todos los países y continentes, y ningún país puede resolverla de forma aislada.

Este tema fue discutido en el foro  de la Organización Islámica de Seguridad Alimentaria . La organización incluye 34 estados. Sus actividades están dirigidas a desarrollar la agricultura y mejorar la seguridad alimentaria del mundo islámico.

La Unión Económica Euroasiática  (EAEU) incluye cinco países: la República de Armenia, la República de Bielorrusia, la República de Kazajstán, la República Kirguisa y la Federación Rusa. Los miembros de la EAEU no pagan aranceles ni aranceles aduaneros cuando importan bienes a los territorios de los demás. Se está discutiendo el tema de la incorporación a la organización de Irán, Egipto, Vietnam y Siria.

Los países del mundo islámico acordaron los principios de la seguridad alimentaria y firmaron un memorando correspondiente. Se han dado a conocer áreas prometedoras en las que los países de la UEEA trabajarán con la Organización Islámica para la Seguridad Alimentaria. Entre las decisiones tomadas se encuentran las siguientes:

  • concesión de desgravaciones arancelarias en forma de exención de los derechos de aduana de importación de productos alimenticios y bienes utilizados en su producción (papas, cebollas, ajo, repollo, zanahorias, cereales, productos lácteos, jugos, cacao en polvo, almidones, etc.);
  • normalización del trabajo para garantizar la estabilidad de los mercados internos de los Estados miembros, incluida la posibilidad de introducir medidas conjuntas en relación con la exportación de determinados productos agrícolas (trigo y morcajo, cebada, maíz, aceite de girasol y azúcar) fuera del territorio aduanero de la Unión, teniendo en cuenta los saldos de producción y consumo de los bienes correspondientes;
  • no aplicación temporal de una medida antidumping en relación con los herbicidas importados en el territorio aduanero de la Unión Económica Euroasiática.

La interrupción de las cadenas logísticas y productivas internacionales, la destrucción del derecho internacional, la situación política actual en el mundo, las sanciones contra Rusia y Bielorrusia son obstáculos para la seguridad alimentaria mundial, según lo decidido por los participantes de la mesa redonda de la  Comisión Económica Euroasiática.

Las sanciones han aislado a Rusia y Bielorrusia de la Unión Europea, que representa la mitad de las exportaciones de la UEE y casi la mitad de sus importaciones.

Sergey Glazyev, miembro de la Junta de Integración y Macroeconomía de la CEE, señaló la necesidad de un cambio fundamental en el comercio internacional y las relaciones económicas: “ Estamos estableciendo la tarea de desarrollar el espacio de intercambio euroasiático, estamos pensando en cómo desarrollar un nuevo sistema monetario y financiero internacional que sería invulnerable a las sanciones”.

En la reunión de la  Organización de Cooperación de Shanghái  se identificaron como áreas prioritarias en los Objetivos de Desarrollo Sostenible la erradicación de la pobreza, la reducción de la pobreza, la mejora de la calidad de la educación y el compromiso con la agenda verde, entre otras.

Se hacen eco de  ASEAN  , organización que incluye 10 estados: Brunei, Vietnam, Indonesia, Camboya, Laos, Malasia, Myanmar, Singapur, Tailandia y Filipinas. El representante de Pakistán, Ahmad Zafarullah, destacó que desde 2020, más de 10 millones de personas han vuelto al nivel de pobreza extrema. Y, a pesar de la recuperación posterior a la pandemia en la ASEAN, la situación en Ucrania podría interrumpir la cadena de suministro mundial, especialmente de alimentos, combustibles y fertilizantes.

La mesa redonda de la CEE sobre el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible se llevó a cabo en el marco del Foro sobre Desarrollo Sostenible  de la Comisión Económica y Social de las Naciones Unidas para Asia y el Pacífico.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación  está considerando cómo mejorar el sistema de información del mercado de alimentos para que los países puedan recibir los datos necesarios en tiempo real. Además, pide el establecimiento de un fondo de financiación de la importación de alimentos para ayudar a los países de bajos ingresos a hacer frente al aumento de los precios.

Pronósticos

Por primera vez en cuatro años, la producción mundial de cereales disminuirá en lugar de aumentar en 2022, según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. En el contexto del aumento del consumo de cereales, se espera que disminuya la producción de cereales secundarios y arroz, que se utilizan como alimento para animales.

A pesar de esto, se espera que las existencias mundiales de trigo aumenten, aunque modestamente, en 2022 y un aumento récord en la cosecha de maíz. Al mismo tiempo, la demanda de aceites vegetales superará la producción. Se espera que la producción de carne disminuya en Argentina, la Unión Europea y los Estados Unidos. Pero gracias a un aumento del 8% en la producción de carne de cerdo de China, se espera que las exportaciones mundiales de carne aumenten un 1,4%. Una disminución en el número de razas de vacas lecheras conducirá a una disminución en la producción de leche. La producción de azúcar aumentará en India, Tailandia y la UE. Se espera un aumento del 2,8% en las exportaciones de acuicultura y los ingresos de la pesca, a pesar de una disminución en la producción.

“ Las cadenas de distribución de productos básicos se están derrumbando, los productos básicos y los precios de los productos básicos, incluidos los alimentos, están aumentando. En estas condiciones, será difícil alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, especialmente los relacionados con acabar con el hambre y promover la salud y el bienestar. En muchos países, vemos una tendencia hacia mercados de alimentos caóticos. Necesitamos pensar en cómo estabilizarlos ”, dijo Sergey Glazyev, miembro de la Junta de Integración y Macroeconomía de la CEE. – «Los recursos y tecnologías disponibles en el mundo hacen posible producir alimentos para 20 mil millones de personas, el doble de las que viven en el planeta. El problema radica en su distribución justa, el desarrollo de relaciones económicas internacionales equitativas y los aumentos de precios debido a la política de flexibilización cuantitativa de los países emisores de monedas de reserva ”.

Fuente:
Katehon

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales