SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
21/04/23
Temas: Finanzas
Regiones: Mundo
La superación del dólar y su etapa actual
Por Tulio Ribeiro

Son muchas las naciones sancionadas por Estados Unidos, transversalmente a través de diversos mecanismos, comerciales, militares y financieros.

Esta política recurrente penaliza a países como Cuba, Irán, Rusia y China, entre otros grandes números. El uso repetitivo obligó a los países penalizados a utilizar una canasta de monedas para parte del comercio. La imposición del dólar en realidad presiona a los países a vender sus recursos a precios degradados para absorber la moneda estadounidense con el fin de saldar los compromisos internacionales, incluidos los cargos del FMI y el Banco Mundial, un proceso que ahora intenta debilitar a la Argentina con la clara intención de asfixiarla económicamente.

De hecho, ya sea porque más de la mitad de los ahorros de los rusos están en yuanes, y ahora la venta de petróleo de Arabia Saudita en otras monedas, el comercio en rublos y rupias entre India y Rusia, ciertamente en la actualidad hay líneas auxiliares para el dólar. China ya comercia a través de su yuan con 25 países. La pregunta es el tamaño del cambio. Esta situación fue explicitada por el senador estadounidense y su teoría de la ‘incapacidad para sancionar’ de Marco Rubio suena a muerte para la hegemonía del dólar estadounidense.

En un video, Marco Rubio lamentó el declive de la hegemonía del dólar y dijo que “habrá tantos países comerciando en monedas distintas al dólar que no podremos sancionarlos”. Hoy, con la política monetaria estadounidense irresponsable, especialmente las continuas subidas de tipos de interés, se ha ido acumulando la ira y el descontento con la hegemonía del dólar estadounidense. Con esto como antecedente, la teoría de la “incapacidad para sancionar”. Algo que podría agregar combustible a ese fuego.

Durante mucho tiempo, el abuso de la hegemonía del dólar por parte de EEUU se consideró una presión sobre la economía mundial, pero cuando más países, especialmente los en desarrollo, sufren la hegemonía de EEUU y pagan por sus políticas monetarias irresponsables, es irónico que algunos políticos estadounidenses solo estén interesados en si Estados Unidos perderá su capacidad de imponer sanciones unilaterales irrazonables y medidas coercitivas. Esto refleja el pensamiento hegemónico habitual de las élites políticas estadounidenses sobre la economía mundial.

Echando un vistazo rápido y sopesando la realidad, cuando los tiempos son buenos y el sentimiento de riesgo es alto, el dólar estadounidense generalmente funciona bien ya que los inversores acuden en masa al potencial de crecimiento de los activos estadounidenses. En malas situaciones globales, los inversores son cautelosos, buscan refugios seguros de alta calidad como los bonos del Tesoro de EEUU, lo que genera una presión alcista sobre el dólar. Cuando las perspectivas son difíciles para la rentabilidad de EEUU, los inversores a menudo buscan oportunidades de inversión fuera de EEUU y el dólar se debilita. Las tasas de interés más altas, las condiciones crediticias más estrictas y la disminución de los ahorros de los hogares están contribuyendo a una recesión en EEUU y, potencialmente, a un periodo de débil crecimiento mundial. Entonces, ¿esto no debería significar una apreciación del dólar? No es una respuesta sencilla ya que depende de la geopolítica, los tiempos de guerra e incluso del poderío militar de la OTAN-EEUU contra naciones como China, Rusia e Irán.

En otros tiempos anteriores, los americanos y principalmente el mercado establecieron la hegemonía del dólar para mantener bajo su control las finanzas globales y la circulación monetaria. Después de la Segunda Guerra Mundial, eran los que tenían las mayores reservas de oro, pero han pasado tantos años que el sistema financiero centrado en Estados Unidos ya no se ha adaptado a los nuevos patrones del desarrollo económico global. Si bien no es necesario negar que el dólar seguirá siendo la moneda más utilizada en el futuro previsible, debe reconocerse que ya ha comenzado una tendencia mundial hacia la desdolarización. Dentro del liderazgo político estadounidense hay pánico por el posible colapso de la hegemonía financiera estadounidense. Dado que quieren interrumpir y obstaculizar la tendencia de diversificación de divisas, pueden hacer cualquier cosa desesperadamente. En el proceso, no será sorprendente que pronuncien comentarios radicales o exageren en una retórica extrema, pero tal proposición no refleja nada más que su miedo y pánico internos.

No se trata de la destrucción del dólar, ya que China posee la mayoría de los títulos de deuda estadounidenses respaldados por esta moneda y otros países económicos importantes mantienen reservas de la misma manera; sino el comienzo de una nueva organización de transacciones y un futuro a mediano plazo, un sistema financiero internacional moderno y aún no determinado. Estados Unidos todavía tiene años por delante como lugar de reservas cambiarias, la mayoría salvo para la ‘seguridad’ de la mayor potencia mundial, por lo que aniquilar el dólar es devaluar el patrimonio de la mayoría de los países.

Ahora que la política monetaria irresponsable de los EEUU y el dólar fuerte resultante se han convertido en un peligro para la economía global, las economías de todo el mundo se han dado cuenta de la importancia del comienzo reflexivo de la ‘desdolarización’. El yuan chino y algunas otras monedas que tienen un valor estable se han convertido en una herramienta ideal para la diversificación del dólar. En marzo, los medios informaron que China y Brasil llegaron a un acuerdo para permitir que los dos países realicen transacciones comerciales y financieras directamente en el yuan chino o el real brasileño, en lugar de utilizar el dólar estadounidense como intermediario. Rubio advirtió que estos países están creando una economía paralela completamente independiente de EEUU. Sus palabras, en cierta medida, reflejan el pánico de las élites políticas estadounidenses por la tendencia actual de ‘desdolarización’ y diversificación de divisas.

La hegemonía del dólar proviene de la posición de EEUU como potencia económica global fundamental y de la estabilidad política y económica del país. Debemos recordar que los ricos buscan naciones fuertes que permitan la libre circulación de sus fortunas y EEUU es la potencia que tiene este atributo. Si el país quiere confianza global en su dólar, debe inculcar más aspectos positivos en la economía global. Como mínimo, EEUU debe mantener un valor estable de su moneda y adoptar una política monetaria responsable.

Desde su pico más reciente en septiembre pasado, el dólar estadounidense ha caído un 10% a medida que la perspectiva económica se desplaza cada vez más hacia una recesión, un asunto que es más fuerte hoy en los EEUU que hace unos meses. Los inversionistas buscan cada vez más oportunidades de inversión fuera de los EEUU y se cuestiona el periodo prolongado de expansión de los EEUU. El mercado de valores de ese país rindió un 12,6% sobre una base anualizada durante 10 años hasta 2022, en comparación con el 7,6 % de las acciones europeas y el 5,1 % de Asia sin Japón. Cabe señalar que la reapertura de China aún debe avanzar, lo que eleva las expectativas de crecimiento regional. Mientras tanto, la crisis energética sigue limitando el crecimiento europeo, un cambio que beneficia al viejo continente. Esto aumenta el potencial de un cambio en el liderazgo del mercado de valores global.

La imprecisión a la hora de determinar en qué dirección podrían ir las divisas proviene de la gran cantidad de variables que pueden influir en su rendimiento, sobre todo el ‘sentimiento de expectativa’. Si bien los elementos descritos anteriormente justifican una depreciación del dólar más prolongada, un cambio rápido en el sentimiento del mercado puede hundir estos factores, y la fuerza del vuelo hacia la seguridad es la inercia resistente. La visión alcista de una leve recesión en EEUU y un ciclo de tipos muy cerca del máximo juegan bien en la depreciación del dólar. Sin embargo, si las réplicas de la minicrisis bancaria fueran más severas o se avecinara otro choque inflacionario, el vuelo hacia la seguridad podría volver a convertir el flujo en positivo hacia el dólar.

Fuente:
Portal Alba

Agenda

TV / Vídeo / Radio

Búsqueda temática

Buscar