SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
11/07/22
Temas: Finanzas
Regiones: Rusia
Rusia diseña el futuro del sistema financiero mundial

El 8 de enero de 2022, el informe “Tendencias y desafíos globales para Rusia en 2022” de RUSSTRAT señalaba que las exigencias de Rusia a EEUU y a la OTAN en materia de garantías de seguridad son una declaración de la ruptura del viejo orden mundial. El 23 de enero de 2022 en el artículo “Rusia pasa el punto de no retorno” se concluyó que Rusia establece las nuevas reglas del juego mundial.

Esta conclusión se confirmó el 24 de febrero de 2022, con el inicio de la Operación Militar Especial en Ucrania. Sin embargo, un cambio en el orden mundial no puede producirse sin un cambio en el sistema financiero, y ha llegado el momento de que Rusia formule sus nuevos contornos.

La ley es la Taiga

El 16 de junio, Alexey Miller, presidente del consejo de administración de Gazprom, durante su intervención en el Foro Económico de San Petersburgo, hizo una serie de declaraciones históricas que los medios de comunicación occidentales ignoraron no por casualidad, mientras que los medios nacionales, en mi opinión, no prestaron la debida atención.

“Estamos asistiendo a la ruptura de dos sistemas, por un lado el sistema de los mercados de materias primas, el sistema de recursos, y por otro lado el sistema de los bancos centrales –llamémoslo sistema nominal– el sistema de reservas”, dijo Miller. Explicó que los bancos centrales del mundo regulan el valor nominal del dinero a través de los tipos de interés y los tipos de cambio. A través de estos instrumentos nominales, gestionan y controlan la demanda. Sin embargo, no controlan la oferta de los mercados de productos básicos, el suministro de materias primas y el volumen de dicho suministro.

“Lo que estamos viendo es que el dominio del dólar está desapareciendo, está surgiendo la liquidación en monedas nacionales y, en definitiva, hay un cambio de paradigma. Y si recuerdan, el esquema clásico es ‘dinero-mercancía-derrame de dinero’, el paradigma de Bretton Woods. Ahora entra en juego una fórmula totalmente diferente: “mercancía-dinero-mercancía”. Primero vendemos el gas, después lo extraemos. Nuestra mercancía, nuestras reglas. No jugamos a juegos cuyas reglas no hemos inventado nosotros. Algunos dicen: ‘La ley es el Atlántico’, y otros dicen: ‘La ley es la Taiga’”, dijo Miller.

Hay que dejar claro aquí que el mundo está en una “tormenta perfecta”, hay una crisis no sólo en el ámbito financiero, debido a la inflación galopante del dólar, sino que también hay una crisis energética, una crisis alimentaria y una crisis de liderazgo en el mundo como tal.

En estas condiciones, el sistema de Bretton Woods, que aseguró el papel del dólar como principal moneda de reserva, y la posterior conferencia de Jamaica, que aseguró la desvinculación del dólar con el oro, pierden toda relevancia en la situación actual.

El sistema dólar se extingue

El valor real del dinero y del dólar en particular, que no está respaldado por activos físicos, se está desdibujando, y la estimación aceptada de las reservas de oro-moneda de los Estados siempre ha sido muy vacilante. No se sabe con certeza cuánto oro hay realmente en el Fort Knox estadounidense. El valor del dólar desde 1971 se ha mantenido por acuerdo general, respaldado por el poder de los grupos de ataque de los portaaviones estadounidenses.

Explicando la situación, Miller dio otro ejemplo: “No se puede describir el estado del sistema energético o del sistema económico sin conocer las reglas de un determinado mercado de materias primas o sin conocer el volumen de la oferta en ese mercado. Y en esta situación resulta que las instituciones del sistema de Bretton Woods, las instituciones internacionales globales, pierden su sentido. No funcionan y se están extinguiendo silenciosamente.

“El sistema de regulación del valor nominal de Bretton Woods, como desvinculación del posible control de la oferta de materias primas, da un enorme impulso inflacionista”. Estas palabras de Miller se reflejan ahora vívidamente en las disparadas cotizaciones del petróleo y del gas.

Según el jefe de Gazprom, en estas condiciones la demanda de materias primas sustituirá a la demanda de reservas de divisas, lo que supone un cambio tectónico muy severo. “El esquema del nuevo tipo de estructura socioeconómica será, por supuesto, determinado en gran medida por la Federación Rusa, y no hay duda de ello”, resumió Miller.

Todas estas declaraciones del jefe de Gazprom podrían haber sido ignoradas, como ha ocurrido en Occidente, pero la conclusión de Miller tuvo eco en un discurso pronunciado al día siguiente por el presidente ruso Vladimir Putin. En su disertación, subrayó que se están produciendo cambios verdaderamente revolucionarios y tectónicos en la geopolítica, la economía mundial, la esfera tecnológica y todo el sistema de relaciones internacionales.

Nada es eterno

“Sin embargo, parece que las élites dirigentes de algunos países occidentales se hacen ilusiones. No quieren ver las cosas obvias y se aferran obstinadamente a las sombras del pasado. Por ejemplo, creen que el dominio de Occidente en la política y la economía mundiales es un valor constante y eterno. Nada es eterno”, dijo Putin.

Refiriéndose al enorme ritmo de “impresión de dinero” por parte de los países occidentales y a la intensificación de la inflación que está engullendo las reservas de oro y divisas, Putin dijo: “Según los expertos, ya en los próximos años (se trata de un análisis objetivo), se acelerará el proceso de conversión de las reservas mundiales de las monedas que pierden su valor en recursos reales como alimentos, energía, otras materias primas –simplemente no hay donde acudir con tanta escasez. Otros países lo harán, por supuesto, y obviamente este proceso alimentará aún más la inflación mundial del dólar”.

Esto es exactamente como lo resumió Miller: la demanda de materias primas sustituirá a la demanda de reservas de divisas, y el sistema de Bretton Woods en la ruptura del posible control de la oferta de materias primas da un tremendo impulso inflacionario. En consecuencia, esta lógica del proceso es compartida por la más alta dirección política del país. Muchos dirán que una cosa son las palabras y otra la acción real. Pero eso significa que no ven lo que ya está sucediendo.

El gobierno ha tomado una decisión y Gazprom está vendiendo el gas a precio de rublo en estos momentos. Sí, esto es en gran medida consecuencia de la equivocada “agenda verde” de Occidente y de su mal concebida política de sanciones. Sí, todas las transacciones tienen lugar en la jurisdicción rusa, pero el hecho mismo de que el rublo esté ya formalmente respaldado por el gas ruso lo saca del paradigma de Bretton Woods.

En una situación de fuerte inflación del dólar, muchos países se preguntarán en qué está respaldada su moneda, cómo puede resistir la amenaza de la hiperinflación.

Así, Rusia ya ha desafiado a todo el sistema financiero de Bretton Woods y el esquema de gas por rublos ha permitido mantener el valor de la moneda nacional e incluso aumentarlo frente al dólar, aunque la caída de las importaciones en nuestro país ha jugado un papel importante en este asunto.

Sin embargo, si damos un paso atrás y volvemos al viejo paradigma, la economía rusa se romperá. Tal vez no inmediatamente, pero los “señores que escriben las reglas”, tarde o temprano, están obligados a hacer cambios a su favor y los 200 rublos por dólar declarados por Joe Biden pueden hacerse realidad.

La vieja normalidad ya no existe

Es de esperar que los que quieren volver a los viejos tiempos hayan escuchado las palabras del Presidente: “Y es un error pensar que en la época de los cambios tormentosos se puede, por así decirlo, ‘esperar a que pase’, que todo volverá supuestamente a la normalidad, que todo será como antes. No lo hará”.

La importancia de estas declaraciones no puede ser subestimada, porque Rusia es la primera en formular el concepto del futuro sistema financiero mundial, en el que el papel de las instituciones financieras habituales se reducirá al nivel de sólo un intermediario.

Todavía no sabemos cómo será el nuevo sistema financiero en la realidad, qué lugar ocuparán en él los intercambios, el trueque y las monedas regionales. El Presidente ruso ya ha anunciado que se está estudiando la posibilidad de crear una moneda de reserva internacional basada en una cesta de monedas de los países BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) y ha invitado a los demás países BRICS a unirse al sistema de mensajería financiera del Banco Central de Rusia como alternativa al SWIFT.

Así pues, Rusia no está haciendo una apuesta por cambiar el sistema financiero mundial en solitario; las “partes interesadas” en forma de BRICS y otros países no agobiados por una enorme carga de deuda también pueden contribuir al proceso.

Por supuesto, el colapso de la moneda de reserva mundial no se producirá de la noche a la mañana; demasiados activos están denominados en dólares y nadie quiere perder su valor de forma abrupta. Sin embargo, ante la perspectiva de un colapso del comercio mundial, debido a las sanciones y a los elementos de proteccionismo, la cuestión de las monedas regionales será cada vez más aguda.

El hecho de que Rusia plantee ahora todas estas cuestiones nos hace confiar en que nuestro país determinará realmente los contornos del nuevo orden mundial.

Fuente:
La Primerísima / Russtrat

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales